Las Cortes no logran la unanimidad para rechazar el trasvase del Ebro

Sólo dos de las cuatro propuestas han sido propuestas, pero ninguna ha logrado salir adelante por unanimidad
ebro
photo_camera El trasvase del Ebro ha sido protagonista en el primer Pleno del año en las Cortes

Hasta cuatro propuestas se votaban este jueves en el Pleno de las Cortes en busca de un rechazo rotundo al trasvase del Ebro, pero ninguna de ellas ha logrado ser aprobada por unanimidad. Entre multitud de reproches y acusaciones sobre los antecedentes de PP y PSOE en el Congreso y en Moncloa, la Cámara no ha sido capaz de mandar un mensaje común ante las últimas amenazas de transferencias de agua.

En términos prácticos, únicamente Vox ha votado en contra de la propuesta del PAR, que mostraba el “rechazo categórico a cualquier trasvase del Ebro”. La formación de Abascal, que este mismo jueves acusaba a la “derechita autonomista” de oponerse a un Plan Hidrológico Nacional, sólo ha apoyado la proposición que ellos mismos presentaban junto al PP, y que simplemente rechazaba la idea de la Generalitat de “sacar agua del Ebro para nuevos regadíos en Cataluña”. Los otros dos textos, de PSOE y CHA, con la misma idea en el fondo, pero con mínimos matices en la forma, no han logrado los votos de la derecha.

Así, el debate se ha ido encendiendo conforme PP y PSOE sacaban la hemeroteca y se acusaban mutuamente de apoyar los trasvases a lo largo del siglo XXI. “El PSOE con Zapatero y Marcelino Iglesias en 2008 aprobaron un trasvase a Cataluña con el voto a favor de Alegría. Ya tienen precedentes de aprobar trasvases”, ha iniciado el popular Fernando Ledesma. “El 18 de febrero de 2004, Aznar colocó la primera piedra del trasvase del Ebro, la mayor amenaza al desarrollo de Aragón y la cuenca del Ebro. Antes, en junio de 2001, se aprobó el plan del trasvase, con votos de PP, Coalición Canaria y Convergencia”, respondía el socialista Marcel Iglesias.

Mientras, y ya volviendo al 2024, Ledesma acusaba al PSOE aragonés de ser cómplices del “chantaje” de Junts a Sánchez al reclamar la “independencia del Ebro”, cuestionando, además, si Lambán se atreverá a votar en contra en el Senado. “En Aragón no sobra agua. Cuando Junts chantajea a Sánchez, ya sabemos lo que hace Sánchez. Cuando aceptas un chantaje, te piden más y más”, ha advertido el portavoz popular.

Ante ello, Iglesias reseñaba que el mayor riesgo para el Ebro es que “PP y Vox reactiven” el trasvase, defendiendo que el PSOE de Aragón “siempre ha estado en contra”. “Lo reclaman sin complejos el líder de la derecha, Jose María Aznar, y los lideres de Murcia, Andalucía y Valencia. Abascal defiende los trasvases y no se esconde como Feijóo. PP y Vox son el verdadero problema. Tiene el PP un rechazo selectivo al trasvase”, ha subrayado.

“VOX NO HA CAMBIADO DE OPINIÓN”

Entre esta disputa, el portavoz de Vox, Santiago Morón, defendía un “Plan Hidrológico Nacional” que contemple la “interconexión de cuencas” y mire “por los intereses generales, y no los particulares de cada comunidad”, incluso con un mensaje a PP y PSOE. “Les recomendaría que se aflojen el nudo del cachirulo. Va a ser un debate nacional que queramos o no va a estar ahí. Van a estar en ese debate. No podrán decir con esa rotundidad que no al trasvase. La legislatura es muy larga y volveremos a hablar del tema”, ha aseverado.

Porque, para Vox, los “enemigos” de los regantes aragoneses no son los de Murcia, Cataluña o Valencia, sino “el ecologismo radical de Bruselas” que, a su juicio, acabará con la “pérdida de soberanía alimentaria”. “Existen dos modelos para hacer frente a esta escasez de agua. El modelo tradicional, que apuesta por regulación de ríos, embalsar agua y modernización de regadíos, que es el de Vox, y otro que se denomina progresista y ecologista, que derriba presas y apuesta por la restauración del cauce de ríos, y acabará con la agricultura y ganadería en España”, ha añadido.

CHA, IU Y TERUEL EXISTE

Por su parte, CHA ve “delirante” que se siga pidiendo un trasvase del Ebro, “contrario a la legislación estatal” y que sólo busca “mantener un sistema productivo insostenible”. “Debemos hacer valer el Estatuto. Aragón tiene unos derechos para evitar transferencias de agua y participar en los órganos de gestión de cuencas que afectan a la Comunidad”, ha afirmado. Además, Alberto Izquierdo (PAR) ha lamentado que Aragón sea “el plato que la gente se va cambiando” y Joaquín Moreno (Teruel Existe) considera que hay “demasiado ánimo de confrontación” entre los principales partidos.

Más en POLÍTICA