Mejora obligada en el Real Zaragoza para no sufrir por la permanencia

Con un promedio de puntos cercano a los 50, en los que se incluyen los primeros cinco partidos, el cuadro aragonés necesita aumentar el ritmo para no pasar apuros.
El Real Zaragoza cayó en el estreno de Víctor frente al Espanyol y logró la primera victoria ante el Tenerife. Foto: LaLiga
photo_camera El Real Zaragoza cayó en el estreno de Víctor este fin de semana frente al Espanyol. Foto: LaLiga

Tras la destitución de Fran Escribá la presente campaña, el Real Zaragoza contrató a Julio Velázquez con el objetivo de mejorar para tratar de llegar al playoff. Tras cosechar apenas un punto de los últimos 15, el conjunto zaragocista prescindió de sus servicios y apostó por Víctor Fernández con el reto de hacer resurgir al equipo. En su estreno ante el Espanyol, a pesar de intuirse cierta alegría en el juego de la segunda mitad, se volvió a caer. No fue posible arañar nada tangible y la situación es de cierta urgencia. En estos momentos, el promedio de puntuación es de 50,1, lo que obliga a incrementar la renta para no sufrir al final de la temporada.

El Real Zaragoza suma 37 puntos en 31 partidos. Son datos que evidencian la necesidad de aumentar el ritmo, especialmente teniendo en cuenta que los primeros cinco partidos culminaron con victoria. Comparado con el año pasado, implica un punto menos que el primero de Fran Escribá a estas alturas. Los blanquillos alcanzaron a final de temporada los 53 para terminar en un triste puesto 13 y empatado con el 14, el Leganés. Más holgado iba en la penúltima, que sumaba 42, culminando en décima posición y 56 puntos. Esa temporada, la 2021/22, el mérito de Juan Ignacio Martínez y Miguel Torrecilla fue hacerlo con un límite salarial de descenso a Primera RFEF.

Así que los blanquillos se ven ahora en la tesitura de obligada de ganar al Mirandés. El conjunto de Anduva también afronta el duelo como una final, porque de no ganar se mete en un lío importante. La tesitura es prácticamente idéntica que en tierras aragonesas, y ambos están separados únicamente por un punto de distancia. Ambos llegan también de perder, lo que pone el tinte dramático a dos conjuntos que aspiran a no pasar serios apuros para alcanzar los 50 puntos. Esa cifra, que brinda por tradición la permanencia, es la actual aspiración en el duelo.

El triunfo es de máxima necesidad, especialmente teniendo en cuenta que se avecina un calendario complicado. Si el Real Zaragoza no quiere pasar apuros, toca ganar de forma inmediata para no verse en la pelea por la permanencia hasta el final de la temporada. Con Víctor Fernández, que se estrenó con derrota frente al Espanyol, la plantilla presentó cierta mejoría, especialmente en el segundo asalto. Pero hay un problema que es difícil de solucionar desde el banquillo, la falta de gol. Los aragoneses acumulan ya cuatro partidos consecutivos sin ver portería y, como es lógico, supone un lastre absoluto.

O lo que es lo mismo, toca reaccionar. El Real Zaragoza ha vuelto a los entrenamientos este lunes sabedor de que la reacción es necesaria. Con Víctor Fernández a los mandos, al menos el zaragocismo asume este tramo final de temporada con cierta tranquilidad. Y la próxima parada, frente al Mirandés, es esencial para lograr la permanencia. Un objetivo prioritario en este momento y que hay que alcanzar, pero que apunta a conllevar la exigencia de responsabilidades en la grada.