Aragón regula el uso de teléfonos móviles en los centros: ni en clase, ni en el recreo, ni en extraescolares

Los alumnos podrán llevar los dispositivos al centro pero no usarlos durante la jornada escolar
La regulación se aplicará salvo excepciones
photo_camera La regulación se aplicará salvo excepciones

El Departamento de Educación del Gobierno de Aragón ha publicado este martes una Orden que limita el uso de teléfonos móviles y dispositivos electrónicos en centros docentes no universitarios sostenidos con fondos públicos, que afectará a unos 150.000 alumnos. Como ha explicado la consejera del ramo, Claudia Pérez, podrán llevarlos al centro, pero no usarlos durante la jornada escolar, por lo que además de las clases se incluye el tiempo de recreo y los periodos de actividades complementarias y extraescolares.

Sin embargo, esta regulación, que se aplica a partir de este martes, contempla excepciones. Como expresa la Orden, no se aplicará a aquellos alumnos que lo necesitan por circunstancias necesarias y excepcionales que deben acreditarse y justificarse ante la dirección del centro por los representantes legales del alumnado. Tampoco se aplicará cuando el uso de estos dispositivos esté expresamente previsto en el Proyecto Educativo de Centro (PEC) para momentos puntuales y con fines exclusivamente didácticos y criterios pedagógicos.

Hasta ahora, eran los propios centros quienes en el marco de su autonomía preveían en su Reglamento de Régimen Interno, elaborado por el equipo directivo y aprobado por el Consejo Escolar, si estaba autorizado el uso o no, en qué espacios y en qué momentos. A partir de ahora, la Orden prevé que los centros recojan esta limitación en sus Proyectos Educativos y que puedan contextualizar las instrucciones a su entorno y circunstancias para finalmente incluirlas en las normas de convivencia.

Por ejemplo, se contempla que los centros de Formación Profesional de Grado Superior, Régimen Especial o de Adultos podrán adaptarlas en relación al uso de móviles en los momentos de descanso durante la jornada (cambios de clase, recreo etc.).

POSIBLE RETIRADA DEL TELÉFONO MÓVIL O DISPOSITIVO EN CASO DE USO

En caso de que los alumnos no atengan estas instrucciones, los docentes pueden aplicar medidas correctoras. Entre ellas se encuentra la posibilidad de retirar el teléfono o el dispositivo, que tendrá que hacerse una vez esté apagado y en presencia de, al menos, dos miembros del equipo directivo. Esté se mantendrá en custodia hasta que sea devuelto a los representantes legales del alumno afectado.

Como ha indicado Pérez, las nuevas instrucciones, que se han enviado a primera hora a los centros, “servirán de paraguas y darán respaldo a los mismos, reforzando a los equipos directivos”. Además, “marcan el camino para un debate más sosegado, que se quiere llevar adelante en el Consejo Escolar de Aragón para alcanzar el mayor consenso posible”. En esta línea, ha señalado que con estas limitaciones “se comienza a andar” y que se revisarán a medio plazo.

PREOCUPACIÓN POR EL MAL USO DE LOS MÓVILES Y LA TECNOLOGÍA

Además, ha incidido en que la Orden “responde a la preocupación social y educativa por el mal uso de los móviles y las tecnologías, cada vez a edades más tempranas, con consecuencias negativas sobre la salud física y mental de los alumnos”. “Solo tiene un objetivo, la convivencia en las aulas, que nuestros niños estén más atentos, no se despisten, no les genere problemas… eso es lo que queremos”, ha concluido.

Como refuerzo a esta Orden, el Departamento ofertará programas formativos específicos dirigidos a los docentes y equipos directivos y diseñará jornadas orientadas a las familias sobre uso seguro y responsable de internet, dispositivos móviles y redes sociales.