Un Huesca colmado de dudas necesita volver a su mejor versión antes de que sea demasiado tarde

Había dudas tras las últimas derrotas ligueras, pero el partido ante el Antequera fue la gota que rebañó el vaso. Fotografía: LaLiga.
photo_camera Había dudas tras las últimas derrotas ligueras, pero el partido ante el Antequera fue la gota que rebañó el vaso. Fotografía: LaLiga.

Momento de coger aire y replantearse las ideas para la S.D. Huesca. Los de Antonio Hidalgo están viviendo un periodo de la temporada muy irregular, en el que después de acumular un triunfo ante el Real Zaragoza (0-2) a domicilio, empatar ante el Espanyol (1-1) y ganar al Amorebieta (0-1), no han sabido mantener la buena dinámica cayendo ante el Real Valladolid (0-1) y ante el Andorra (1-0). Para mayor inri, los azulgranas tampoco mostraron una buena imagen ante el Antequera (0-2), a quien ganaron por la mínima en un partido en el que los malagueños merecieron más, pese a ser un equipo de una categoría menor a los oscenses.

Había dudas tras las últimas derrotas ligueras, pero el partido ante el Antequera fue la gota que rebañó el vaso. Muy poca intensidad con el balón, escasa presión cuando no se tenía el esférico y un mal repliegue fueron algunos de los males que no gustaron ni una pizca a Antonio Hidalgo, quien se mostró muy crítico con su equipo en su comparecencia tras el duelo. "Lo importante es que hemos pasado la eliminatoria. El resultado es demasiado abultado. Doy la enhorabuena al Antequera porque han hecho un trabajo brutal. Hemos sufrido muchísimo. Esto va de efectividad pero no ha sido el partido que deberíamos haber hecho", matizó el míster, visiblemente preocupado.

La realidad es que el Huesca con mucho menos hizo más. La efectividad fue el aliado de unos visitantes que tampoco pusieron en grandes problemas a Kameni, más allá de los tantos cosechados. Eso sí, tanto los jugadores como el técnico son conscientes de que necesitan ofrecer una mejor versión para competir en LaLiga Hypermotion, pues ante el Antequera se dejaron muchos detalles que en un duelo liguero pueden seguir costando puntos al cuadro oscense.

Los fantasmas vuelven a aparecer en la afición oscense, consciente de que necesitarán mucho más para vencer al Racing Ferrol en El Alcoraz. En primer lugar porque el equipo de Cristóbal Parralo llega a esta cita con una dinámica envidiable. Tres victorias y dos empates en sus dos últimos duelos que le hacen merecedores de colgarse el cartel de favorito en este encuentro. El principal hándicap en contra de los de Hidalgo es que todavía no han cosechado un triunfo en casa y visto lo visto, lograr una victoria ante este enrachado rival, será complicado. Eso sí, los tres puntos significarían dar un golpe sobre la mesa y sobre todo calmaría las aguas entre aficionados y equipo.

La idea es salir de la zona de descenso cuanto antes. Cuatro puntos separan al Huesca de la salvación, marcada por el Villarreal B, con 20 puntos logrados tras cinco victorias, cinco empates y ocho derrotas. Números superiores al Huesca que, por el momento, registra tres triunfos, siete tablas y ocho duelos perdidos.

Finalmente, cabe recalcar que no todo está siendo negro para los intereses oscenses en las últimas jornadas. Los de Hidalgo, quitando el duelo ante el Real Zaragoza, llevaban sin anotar dos tantos en un mismo partido desde el 23 de septiembre, con motivo de la jornada 7, cuando se enfrentó al Alcorcón y venció por 0-2. Esto puede ser un chute de moral para la plantilla, quien sigue siendo el equipo menos goleador de la Segunda División, con 11 tantos. Todavía restan 24 partidos ligueros, prácticamente estamos en el ecuador de la temporada. El pescado todavía está por vender, pero los altoaragoneses deben volver a su buena dinámica anterior a tiempo. Mucho antes de que sea demasiado tarde.