Regresan los viejos fantasmas al Huesca

El Huesca regresa a la mala dinámica de hace unas jornadas y se ubican de nuevo en el descenso
photo_camera Los azulgranas no han sumado ningún punto y no han marcado ningún gol en las dos últimas jornadas. Foto: LaLiga

La S.D. Huesca ha vuelto a reencontrarse con sus peores pesadillas: la derrota y la falta de gol. Parecía que Antonio Hidalgo había dado con la tecla para alejarse de los puestos de descenso tras acumular cuatro partidos sin perder y sumando desde su llegada nueve de 21 puntos. No solo en los resultados, el cambio también se notaba sobre el césped y el cuadro altoaragonés mostraba más empeño y pegada en cada partido. El pasado fin de semana, cayó contra el Real Valladolid tras un penalti muy polémico y, este domingo, ha salido derrotado en Andorra con un tanto a balón parado en el 89. Demasiado castigo para un Huesca que estaba viendo la luz y vuelve a caer al pozo del descenso.

La victoria frente al Amorebieta, el valioso punto ante el Espanyol o la contundente victoria ante el Real Zaragoza por cero a dos, fueron un aliciente para que los azulgranas confiaran en la permanencia. Con la llegada de Antonio Hidalgo, se trabajó, no solo la fortaleza mental, sino, también, la faceta ofensiva. Así que, poco a poco, parecía que la asignatura pendiente del gol había desaparecido, marcando cuatro tantos en tres partidos. Pero, de nuevo, contra el Valladolid el casillero anotador se quedo vacío y consumaron una derrota injusta. En Andorra, ha reaparecido el viejo Huesca con falta de ocasiones claras para llevarse la victoria y lo han terminado pagando caro tras encajar un gol de Samper a balón parado en el último minuto reglamentario.

El cuadro oscense encadena dos jornadas perdiendo y regresa a la zona de descenso. El técnico catalán ha reconocido que "es una cuestión de atención, de estar concentrados, desde el primer minuto hasta el último". Además, ha insistido que "no podemos permitirnos este tipo de errores".

Y es que el duelo frente al Andorra era crucial por la salvación. Los de Eder Sarabia estaban al borde del precipicio y con el triunfo ante el Huesca, respiran más aliviados. En cambio, los de Hidalgo no consiguen salir de una mala situación que les está acompañando durante toda la temporada.