Salud Pública constata temperaturas menos extremas y con menor impacto en la salud que el pasado año

El informe constata que las temperaturas en estas primeras nueve semanas de la temporada 2023 han superado los valores promedios de las series históricas en un porcentaje notablemente menor al de 2022.
photo_camera El informe constata que las temperaturas en estas primeras nueve semanas de la temporada 2023 han superado los valores promedios de las series históricas en un porcentaje notablemente menor al de 2022.

Temperaturas menos extremas que las del pasado verano, con un menor impacto en la mortalidad y ningún diagnóstico de fallecimiento por golpe de calor. Estas son algunas de las conclusiones de la primera evaluación del “Plan de Acción para la prevención de los efectos de las temperaturas extremas sobre la salud en Aragón”, durante el periodo comprendido entre el 1 de junio y el 31 de julio de 2023, realizada por la Dirección General de Salud Pública.

El estudio realiza un análisis de las temperaturas registradas y de la mortalidad en este periodo. En cuanto a las temperaturas, los criterios de Salud Pública se basan en los umbrales establecidos para cada provincia a partir de los cuales se considera que hay afecciones para la salud de las personas: Huesca, 34,5 de máxima; Teruel, 36,7; y Zaragoza, 38 grados.

El informe constata que las temperaturas en estas primeras nueve semanas de la temporada 2023 han superado los valores promedios de las series históricas en un porcentaje notablemente menor al de 2022, siendo Huesca la provincia que más días ha superado el umbral de temperatura máxima de disparo de mortalidad.

De este modo, la provincia de Huesca superó la media de las temperaturas máximas el 50% de los días de junio y el 64,5% de julio. En el caso de Teruel, el 36,7% y el 74,2% de los días, respectivamente, y en Zaragoza el 53,3% de los días de junio y el 48% de los de julio. Porcentajes sensiblemente inferiores a los registrados el año pasado, que oscilaban en todas las provincias entre el 70 y el 80% de las jornadas de estos meses. Se ha superado la temperatura máxima que se considera que puede incidir en una mayor mortalidad de la población en Huesca 15 días; en Zaragoza, 3; y en Teruel, 9 días.

También las temperaturas mínimas de junio de Teruel y Zaragoza han superado las mínimas del año anterior. Además, los registros más bajos han estado la mayoría de los días por encima de los valores de la serie histórica de los últimos quince años. Huesca ha registrado 10 noches tropicales (más de 20 grados de temperatura mínima); Teruel, 2; y Zaragoza, 13 noches.

MORTALIDAD

Respecto a la mortalidad, sólo en cuatro de las nueve semanas de vigilancia en Aragón, concretamente en las semanas 22, 23, 26 y 30, la mortalidad ha estado por encima del umbral (95% de la mortalidad esperada) en todas las edades. En el mismo periodo de vigilancia del año pasado el exceso de mortalidad se mantuvo las nueve semanas por encima del umbral superior.

Según el sistema de información MoMo del Instituto Carlos III las muertes atribuidas a altas temperaturas han sido notablemente inferiores a las registradas en el mismo periodo de 2022. Cabe recordar que este sistema compara los datos de fallecimientos actuales con las series históricas, concretamente con los datos de los últimos 7 años para determinar si se han producido excesos de mortalidad. Además, MoMo ofrece diariamente estimaciones de exceso de mortalidad atribuible a la temperatura, por provincia, edad y sexo, en el marco del Plan nacional de acciones preventivas contra los efectos de las temperaturas excesivas.

Durante este ejercicio, se han registrado en Aragón 2.210 defunciones, mientras que la estimación de MoMo era de 2.370. Es decir, que se han registrado 160 fallecimientos menos de lo previsto por el sistema de vigilancia del Carlos III. En todo el periodo, las muertes observadas atribuidas a las altas temperaturas han sido 67.

Estas cifras difieren notablemente de las estimaciones realizadas durante el ejercicio anterior. En el 2022 se observaron 2.843 defunciones y se determinó un exceso de mortalidad por todas las causas de 579 defunciones. Las muertes observadas atribuidas a altas temperaturas fueron 220, tres veces más que este año.

Este año, además, por el momento no se ha registrado ningún diagnóstico de fallecimiento asociado al calor excesivo.

PLAN DE ACCIÓN

Cabe recordar que la Dirección General de Salud Pública activó ya el pasado mes de junio el Plan de acción para la prevención de los efectos de las temperaturas extremas sobre la salud en Aragón, que se extenderá hasta el próximo 15 de septiembre.

El plan, dirigido por Salud Pública, tiene por objetivos prever posibles problemas para la salud de los ciudadanos relacionados con las situaciones de calor extremo y medir las consecuencias para la salud de la población. Cuenta con la colaboración de varios departamentos, instituciones y organizaciones y se realiza en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.