El Real Zaragoza, cuarto límite salarial más alto de Segunda

Con 10,77 millones de euros, el cuadro aragonés se encuentra entre los punteros de Segunda División, algo que no se corresponde con la mitad de tabla que ocupa actualmente.
cordero-velazquez-sanllehi
photo_camera cordero-velazquez-sanllehi

El Real Zaragoza se encuentra en tierra de nadie deportivamente hablando a pesar de verse más enriquecido que nunca en Segunda División. Ya son oficiales los límites salariales, y el cuadro aragonés es el cuarto con mayor capacidad de gasto, algo que, por ahora, no le está sirviendo para crecer en la tabla. Con 10,77 millones de euros, únicamente Elche, Real Valladolid y Eibar poseen mayor potencial económico. Sin embargo, la posición número 12 de la tabla no corresponde en absoluto a un conjunto obligado a pelear por el ascenso directo.

Las cifras dejan mucho que desear e, inevitablemente, las miradas se ponen en la directiva del Real Zaragoza. Porque el mercado de verano se cerró con 9,88 millones y el de invierno en 10,77. Y aun así, los únicos fichajes fueron Edgar Badía, Akim Zedadka y Raúl Guti. Absolutamente insuficiente en los despachos, y seguiría siéndolo a pesar de que llegase una reacción absoluta en el terreno de juego. Unos datos demoledores para la cúpula del club, que queda en entredicho si la temporada no da un giro de 180 grados.

Solo hay dos equipos que exceden con creces la capacidad del Real Zaragoza. El primero es el Elche, a años luz del resto de conjuntos, con 23,8 millones. Y el segundo, mucho menos estratosférico pero muy superior, el Real Valladolid, que se va a 13 millones. Un poco más adelantado se encuentra el Eibar, que se ubica en torno a los 11 millones por los 10,77 de los maños. Por debajo, todos ellos en la horquilla de los 10,2 millones, Leganés, Real Oviedo y Tenerife.

Contar con 10,77 millones de límite salarial implica, además, que ocho de los equipos que se encuentran por delante del conjunto maño tienen una capacidad económica inferior. Y choca, además, con lo vivido en los años en que el club peleó por el ascenso a Primera División, que siempre fue con un presupuesto mucho menor. En este momento, las obligaciones se encuentran muy por debajo de los resultados, porque se encuentran en tierra de nadie.

Las victorias son el único remedio para paliar una situación grave. Apenas quedan 15 jornadas por delante para solucionar una temporada que, de acabar así, puede calificarse como desastrosa. Sería la peor en Segunda División teniendo en cuenta que las posibilidades han sido más altas que nunca. Así que toca rehacerse en La Cerámica y enganchar un buen ritmo de victorias que inviten a olvidar que el Real Zaragoza, también por capacidad económica, estaba llamado a pelear el ascenso directo.

Más en REAL ZARAGOZA