La Cámara de Cuentas busca nueva sede ante el inicio de las obras de La Romareda

Una de las primeras fases del nuevo estadio será el derribo del edificio de Urbanismo y de El Cubo
cubo-romareda
photo_camera Desde la Cámara de Cuentas ya han explorado diversas opciones para trasladar sus servicios y su plantilla

La Cámara de Cuentas está en pleno proceso de búsqueda de nueva sede ante el previsible inicio de las obras de La Romareda en el mes de julio. Una de las primeras fases del nuevo estadio será el derribo del edificio de Urbanismo y de El Cubo, en donde lleva instalada de forma provisional desde su constitución en julio de 2010, por lo que la institución debe buscar otro espacio donde alojarse.

En este sentido, según ha explicado su presidente ahora interino, Alfonso Peña, el Ayuntamiento de Zaragoza, propietario del inmueble, les ha avisado que debían tener un nuevo emplazamiento para el 30 de mayo, aunque podría alargarse hasta el 6 de julio, fecha del concierto de Bunbury y que, si todo sale como está previsto, será el adiós al vetusto estadio tal y como se le conoce en la actualidad.

Así, desde la Cámara de Cuentas ya han explorado diversas opciones para trasladar sus servicios y su plantilla, compuesta por unas 30 personas, aunque todo parece indicar que será la nueva Dirección la que elija la ubicación. “Hemos explorado todas las soluciones provisionales disponibles en el mercado para que cuando tomemos la decisión podamos instalar provisionalmente a los empleados y servicios en una nueva ubicación. Tenemos un completísimo dossier de todos los espacios y edificios donde podría instalarse de manera digna para ubicar sus servicios hasta que de forma definitiva se resuelva el problema de la sede”, ha expuesto.

De hecho, la selección de una ubicación fija y permanente es una “espinita” que se le ha quedado a Alfonso Peña tras sus seis años de mandato, aunque agradece la total predisposición del Ayuntamiento en la cesión de este espacio. “Hemos barajado muchas alternativas, pero unas y otras han tenido una serie de problemas y hemos llegado al día de hoy sin encontrar una alternativa para los servicios de la Cámara de Cuentas”, ha afirmado.

De esta forma, es previsible que sea el nuevo presidente que cierre la ubicación. Los grupos parlamentarios están explorando distintos perfiles para elegir al adecuado, que, como ya ocurrió con la elección de la nueva Justicia, requerirá el apoyo de 3/5 de las Cortes, es decir, un acuerdo entre PP y PSOE.