Azcón exige una reunión “urgente” a la ministra Ribera tras visitar la Generalitat

El presidente considera que la responsable de Transición Ecológica debe “escuchar a los aragoneses” antes de tomar cualquier decisión que afecte al Ebro
azcon-che
photo_camera Azcón ha realizado estas declaraciones tras reunirse con el nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Carlos Arrazola

El presidente de Aragón, Jorge Azcón, ha invitado a la ministra Teresa Ribera a celebrar una reunión “urgente” para tratar la pertinaz sequía que afecta a la agricultura y ganadería y las amenazas de trasvase que llegan desde la Generalitat. El líder del Ejecutivo autonómico se lo ha transmitido por escrito, a raíz del encuentro que va a mantener el lunes con los representantes del Govern catalán para buscar soluciones a la dramática situación de los regantes.

En este sentido, Azcón considera que la responsable de Transición Ecológica debe “escuchar a los aragoneses” antes de tomar cualquier decisión que afecte al Ebro. “Entiendo perfectamente que la ministra se reúna con la Generalitat, pero con el Gobierno de Aragón, también. Quiero que se reúna con este presidente para contarle lo que está pasando con el agua en esta Comunidad. En Aragón no sobra agua”, ha sostenido.

Así, el presidente aragonés quiere conocer “qué proponen desde el Ministerio” para paliar “una grave sequía”, recordando el intento fallido de trasladar agua del Ebro en barco a Baleares en 1995 -y al final tuvo que tirarse en mitad del Mediterráneo-, toda vez que conectar una tubería exigiría una gran inversión para un asunto coyuntural y puntual. “La solución en situaciones similares es que el agua se ha llevado en barcos sin construir ninguna tubería. Quien debe poner las soluciones sobre la mesa es el Ministerio, y quiero oírlas”, ha subrayado.

En cualquier caso, Azcón ha invitado a los responsables de las instituciones catalanes a hacer una “reflexión profunda” por “haber estado más pendientes de la independencia” que de que “los catalanes beban agua”. “Si el mismo esfuerzo que ha empleado la Generalitat en tener la independencia y la amnistía lo hubieran invertido en obras de infraestructura hidráulica, no tendrían los problemas que están teniendo”, ha cuestionado.

POSICIÓN “TAJANTE” CONTRA EL TRASVASE

Con todo, Azcón ha vuelto a lanzar un mensaje contundente en contra del trasvase: “La postura del Gobierno de Aragón es cristalina. No al trasvase del Ebro. Queremos que se escuche en el Ministerio para la Transición Ecológica, y que sea en pie de igualdad. No puede ocurrir que para gestionar el agua del Ebro, que es de todos, solamente se escuche a Cataluña y no a Aragón y los aragoneses”, ha remarcado.

No obstante, esta posición contrasta con la que mantiene su socio de Gobierno, Vox, que este jueves volvió a descolgarse del rechazo unánime de las Cortes al trasvase, negando únicamente la transferencia de agua a nuevos regadíos de Cataluña. Una situación que “no es nueva” para Azcón, que asegura mantener la misma opinión mientras duda de la que pueda tener la socialista Pilar Alegría. “Tenemos dudas sobre si Alegría va a apoyar un trasvase. No hemos conseguido que la única aragonesa del Gobierno de España diga una palabra”, ha lamentado Azcón.

REUNIÓN CON LA CHE

Azcón ha realizado estas declaraciones tras reunirse con el nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Carlos Arrazola, a quien ha trasladado las demandas de la comunidad autónoma en materia de regadíos y obras hidráulicas, así como la preocupación ante las peticiones de trasvase del Ebro.

Más en POLÍTICA