Aragón no dará “ni un paso atrás” contra el trasvase del Ebro

La vicepresidenta segunda y portavoz, Mar Vaquero, responde a Murcia que la DGA se opondrá “lo diga quien lo diga”

ebro
photo_camera Continúa la tormenta política alrededor del trasvase del Ebro

Continúa la tormenta política alrededor del trasvase del Ebro. La vicepresidenta segunda y portavoz del Gobierno de Aragón, Mar Vaquero, ha salido al paso de las peticiones de Murcia y Andalucía, dos regiones gobernadas por el PP, apoyando la transferencia de agua a Cataluña y solicitando medidas a nivel nacional. El mensaje desde la DGA “se puede decir más alto pero no más claro” y tampoco ha cambiado respecto a hace una semana, cuando lo solicitaba Cataluña y la ministra Ribera hablaba de “medidas extraordinarias”: “No vamos a dar un paso atrás”.

Para la número tres del Ejecutivo regional, es un posicionamiento “claro y contundente” que cuenta con el respaldo “salvo por matices” de todas las formaciones políticas. Preguntada sobre Vox, Vaquero ha insistido en que habla en nombre de todo el Pignatelli. “Como partido, ya se manifestaron la semana pasada. El Gobierno está en contra porque atenta contra los intereses y las necesidades de Aragón”, ha reiterado.

Las declaraciones de los mandatarios murciano y andaluz, López Miras y Moreno Bonilla, ambos populares, tampoco cambian el parecer de Vaquero, quien espera que Alberto Núñez Feijóo no se posicione en contra de la región aragonesa. Hasta ahora, el líder nacional de los populares “ha dejado claro que hay que llegar a acuerdos” en materia hídrica y en ello se reafirma la vicepresidenta segunda. En el caso de Murcia, eso sí, comprende las peticiones de su homólogo. “Parte de un planteamiento en defensa de sus intereses”, ha añadido. 

Así las cosas, además de la oposición al trasvase, considera igual de importante finalizar las obras previstas en el pacto del agua y satisfacer las necesidades de los regantes de la Comunidad, que insisten, según sus palabras, en que faltan “nada más y nada menos que 50.000 hectáreas” por irrigar todavía. Todo ello, unido a “garantizar la reserva hídrica del Estatuto”, de 6.500 hectómetros cúbicos.
 

Más en POLÍTICA