Sariñena culmina su particular terremoto político con la moción de censura a Juan Escalzo (PSOE)

Francisco Villellas (PAR) retomará el bastón de mando con el apoyo de CHA, socio de los socialistas hasta febrero, y el Partido Popular 
El alcalde Juan Escalzo (centro) arropado por Elisa Sancho y Fernando Sabés. Foto: PSOE Huesca
photo_camera El alcalde Juan Escalzo (centro) arropado por Elisa Sancho y Fernando Sabés. Foto: PSOE Huesca

Se dice que la política en los pueblos y ciudades pequeñas no depende de los partidos sino de la confianza en las personas. Tópico o realidad, lo cierto es que Sariñena escribirá este jueves un episodio cuanto menos particular en su crónica local como es una moción de censura a un alcalde socialista apoyada por el otro partido de la izquierda junto a dos del espectro político contrario. Explicado con nombres, apellidos y siglas, Francisco Villellas, del PAR, recuperará la Alcaldía en detrimento de Juan Escalzo (PSOE) gracias al apoyo de Chunta Aragonesista y el Partido Popular. Se cierra un capítulo muy polémico en la capital de Los Monegros, aunque está por ver si también toda la polémica, algo que parece más complicado.

La balanza de apoyos surgida de las pasadas elecciones municipales, hace menos de un año, arrojó cinco concejales del PSOE, tres del PAR, dos del PP y el restante de CHA, Mascún Ariste, que facilitó la investidura de Escalzo y pasó a ser su teniente de Alcalde. Seis a cinco, la mayoría que estalló por los aires con la tramitación de los presupuestos y la denuncia al padre de Ariste, antiguo interventor, por haber cobrado presuntamente un complemento que no le correspondía por su categoría de funcionario municipal.

El concejal de CHA no aceptó la regularización de la plantilla para aprobar las cuentas y el alcalde, que ahora apura sus últimas horas en el cargo, optó por su cese y gobernar en solitario. A la vista de las matemáticas, quedó expuesto a una moción de censura que finalmente se materializó varias semanas después, el 25 de marzo y entre cruces de declaraciones. Si Ariste acusa al que fuera su número uno de “paralizar” la política local, el PSOE alude a estas circunstancias familiares, un caso que ya está en manos de la Audiencia Provincial de Huesca y al que se refirieron esta semana los principales espadas de los socialistas altoaragoneses.

En una comparecencia en apoyo a Escalzo, el secretario general en la provincia, Fernando Sabés, y la secretaria de Organización, Elisa Sancho, declararon que el primer edil de Sariñena cumplió con la ley al notificar estas presuntas irregularidades. De lo contrario, como apuntó Sancho, “hoy estarían imputados los dos”. No solo eso, sino que, de acuerdo a sus palabras, “desde el primer momento se ha informado de todo el proceso a Francisco Villellas, pues fue quien nombró a Ariste”.

El que fuera cabeza de lista del PAR el pasado 28M estuvo al frente del consistorio durante ocho años, entre 2011 y 2019, entre el mandato de la ahora concejal y diputada en las Cortes, Lorena Canales, y la llegada de Escalzo. “¿Esto es lo que le interesa a Sariñena o lo que le interesa a una persona en particular?”, se pregunta el PSOE Alto Aragón.

AMENAZAS AL CONCEJAL DE CHA

La tensión ha traspasado incluso la barrera de las amenazas anónimas a Mascún Ariste. El edil de CHA se encontró con una pintada en su portal el pasado sábado: “Mascún ten cuidado”. Otras dos en distintos caminos del pueblo: “Mascún traidor”, “Mascún facha”.

Así las cosas, y si nada se tuerce (por si acaso el PSOE pidió su retirada), menos de dos meses separan el otro gran terremoto local en la política aragonesa, como es la moción de censura de Biescas. Esta vez la beneficiada, Lorena Cajal, estaba en la bancada socialista y destronó a Nuria Pargada (PAR) con los apoyos de su partido, CHA y una tránsfuga del PP (el otro representante se abstuvo). Tuvo que intervenir incluso la dirección provincial para su expulsión.