El orgullo de Carlos Arantegui, presidente del CD Brea, tras el descenso: “Ha sido todo inolvidable”

El Club Deportivo Brea certificó su descenso a Tercera Federación tras tres temporadas en la cuarta categoría del fútbol nacional 
Foto de familia del Club Deportivo Brea, encabezada por su presidente.
photo_camera Foto de familia del Club Deportivo Brea, encabezada por su presidente.

El 9 de mayo de 2021, el Club Deportivo Brea derrotaba 1-0 a la S.D Huesca B logrando el ascenso a Segunda RFEF. Tras dos salvaciones de gran valor, el 14 de abril de 2024, en el campo de Piedrabuena se cerraba este periplo. Para su presidente, Carlos Arantegui, la palabra fracaso o decepción no entra en su vocabulario. Sólo el agradecimiento y la satisfacción de lo que han conseguido durante tres temporadas. Un hito histórico para este municipio de 1.500 habitantes que ha vivido un auténtico sueño gracias al fútbol.

A falta de tres jornadas por disputarse en el grupo 2, el Club Deportivo Brea consumó su descenso a Tercera Federación tras un curso agónico en el que los fantasmas estuvieron muy presentes. Pero Carlos Arantegui afirma quedarse sólo con lo bueno y destaca haber podido disfrutar de partidos muy especiales, y sobre todo, de la unión con una afición muy fiel.

PREGUNTA.- Ha pasado algo más de una semana desde que fue matemático el descenso a Tercera Federación. Así que lo primero, ¿cómo está el presidente? ¿Cómo está el equipo?
RESPUESTA.- Nosotros bien, hay que agradecer a la afición y a los jugadores que han competido lo mejor posible todos estos partidos. Estamos contentos porque, al final, somos una localidad pequeña y un club humilde. Tenemos que estar satisfechos por los tres años que llevamos compitiendo con muchas dificultades en esta categoría.

Tenemos que estar satisfechos por los tres años que llevamos compitiendo con muchas dificultades

P.- Entonces, a pesar de ser una noticia triste, os sentís orgullosos de lo que habéis conseguido.
R.- Estamos orgullosos de lo que hemos vivido, de los tres años. ¿Decepcionado? Ha sido una temporada que se estaba haciendo muy larga, parecía que nos habían echado un mal de ojo. Ha sido un cúmulo de circunstancias, de lesiones, con una plantilla corta. Hasta siete jugadores han tenido lesiones de larga duración y no han podido competir en la temporada.

P.- Por lo que comenta, la presente temporada ha sido seguramente la más dura. Muchas adversidades junto con un descenso de presupuesto. ¿Ha sido esto determinante?
R.- Ha sido el cúmulo de tener un presupuesto más bajo, tantas lesiones, restricciones, una plantilla muy corta y no poder fichar cuando se quería. No hemos podido traer jugadores de más alto nivel, pero estábamos muy ilusionados con la plantilla. Una plantilla muy joven, pero con mucha calidad, con jugadores de mucha proyección. Estábamos entusiasmados. Pero por esas adversidades no hemos podido competir como teníamos que haber competido. De todas maneras, el equipo ha salido todos los partidos a dar la cara y a competir.

Carlos Arantegui junto al entrenador Raúl Parada. Foto: CD Brea.
Carlos Arantegui junto al entrenador Raúl Parada. Foto: CD Brea.

P.- ¿Cómo se vivió el encuentro frente al Gernika en el que se consumó el descenso? ¿Había todavía esperanza de conseguir la gesta?
R.- Veíamos que ya era complicado. Aun así, empezamos el partido frente a Gernika con ilusión, porque hasta que uno no está uno descendido, siempre hay ilusión. Pero fue un partido muy difícil para nosotros. Se adelantaron muy pronto, después llegó la expulsión y tuvimos que competir durante más de una hora con uno menos.

P.- Una vez certificado el descenso, se cayó este domingo ante el Utebo, pero ¿cuál es el objetivo para los dos encuentros que restan?
R.- Disfrutar y competir lo mejor posible. Que los jugadores lleven el nombre y el escudo del Club Deportivo Brea lo más alto posible. Nos vamos a enfrentar el domingo contra un histórico, el Logroñés. Ir a Las Gaunas es bonito para todo el mundo. La afición se va a desplazar. Son lo mejor que tenemos, el apoyo del club es esa afición, todos los socios y los colaboradores. Hay que darles las gracias porque sin ellos no hubiera sido posible la ilusión de un pueblo y una afición.

La afición del Brea ha demostrado su fidelidad con el equipo. Foto: CD Brea.
La afición del Brea ha demostrado su fidelidad con el equipo. Foto: CD Brea.

P.- Durante estos años se ha visto como el municipio de Brea se vuelca y vive intensamente el fútbol. ¿Qué supone para el pueblo el descenso de categoría?
R.- En el pueblo el ascenso ya fue una cosa histórica que nadie pensaba en Aragón. Nadie pensaba que Brea, una localidad de 1.500 habitantes pudiera estar tres años seguidos en una Segunda RFEF. Además, el primer año fue en un grupo contra equipos catalanes y fue muy difícil. El año pasado también nos salvamos en la penúltima jornada. Este no ha podido ser, aunque todo el mundo decía que era una temporada ilusionante. Era una plantilla con mucha calidad, gente joven con hambre de fútbol, pero todo nos ha salido torcido.

Nadie pensaba que Brea, una localidad de 1.500 habitantes pudiera estar tres años seguidos en una segunda RFEF

P.- Existe mucha comunión entre el equipo y la afición. Tenéis muchos socios que os apoyan incansablemente. ¿Qué mensaje les mandaría?
R.- Como presidente no queda más que mostrarles agradecimiento por los tres años porque han sido los que han estado ahí siempre, en cada momento apoyando al equipo. Yo creo que lo vamos a seguir teniendo en Tercera RFEF, donde intentaremos que sigan disfrutando como hemos disfrutado durante estos tres años y como el último del ascenso.

P.- Gracias a este periplo, el nombre de Brea se ha puesto en el mapa nacional. Han podido recibir en su campo, en Piedrabuena, y visitar a conjuntos con mucha historia como el Arenas Club, el Lleida, o el Numancia.
R.- Ha sido todo excepcional. Quien se iba a imaginar que íbamos a competir con un Lleida, un Numancia o con el Ibiza en Copa del Rey, que disfrutamos muchísimo. Hace años nadie lo diría que el Brea iba a competir con todos estos equipos. El domingo otro histórico, el Logroñés. Si te das cuenta has competido con equipos como Barakaldo, Sestao... Ha sido todo inolvidable.

Por parte de la Comarca del Aranda y de lo que son las instituciones, el apoyo ha sido mínimo.

P.- En estos años el CD Brea se ha ganado el respeto de los rivales, pero han sentido en algún momento que les infravaloraban por ser un club más pequeño.
R.- No, no. Nos han tratado en todos sitios como un equipo más. Todo el mundo se quedaba extrañado de cómo lo podíamos hacer. Pues con mucho trabajo y esfuerzo, porque no tenemos los patrocinadores que pueden tener otros grandes. Esto funciona gracias a una junta directiva muy joven, que trabaja día a día, con llamadas de puerta en puerta. A lo mejor, sí que estamos un poco descontentos con las instituciones. Aquí se habla mucho cuando nos retransmiten por televisión de los de la Comarca del Aranda. Pero, al final, hemos sido el Club Deportivo Brea. Por parte de la Comarca del Aranda y de lo que son las instituciones, el apoyo ha sido mínimo. Si hubiera habido elecciones todos los años igual hubiéramos tenido más apoyo. Se acuerdan de ti un año y al otro ya se han olvidado.

P.- En estas tres temporadas se han vivido momentos inolvidables para el club, partidos especiales, la permanencia en Alfaro… ¿Con cuál se queda?
R.- De todo lo que hemos vivido yo creo que lo mejor fue el primer año. Salvarnos en la Ciudad Deportiva del Espanyol, en el Dani Jarque, con más de 150 asistentes de la localidad fue impresionante.

SIN PENSAR EN EL FUTURO

P.- Sabiendo que al año que viene el equipo militará en Tercera RFEF, ¿el objetivo será el de regresar a Segunda?
R.- Tenemos que vivir primero el presente. Nos quedan dos partidas muy importantes, hay un autobús que sale a Logroño para los aficionados, que nos van a apoyar hasta el final. Luego ya es sentarnos, hablar, mirar presupuesto. Pero nos quedamos con el pasado y estamos en el presente.

P.- No se piensa todavía en planificar nada.
R.- No, de momento no. Para eso nos tenemos que sentar, y los pies en el suelo, porque somos un club humilde. Nos los hemos merecido o nos hemos encontrado con esta categoría. Lo hemos vivido muy bien, tanto afición como jugadores. Ha sido un escaparate muy grande para muchos jugadores y ojalá se pudiese mantener la plantilla y si no se puede, que estos jugadores se vayan a equipos grandes, que disfruten y puedan llevar el nombre del Brea. Nos quedamos con todo lo bueno, lo malo lo tenemos que olvidar.