Más de 700 agricultores muestran su rabia en Zaragoza entre humo, ruido y reivindicación

UAGA, UPA, Araga y Asaja han entregado sus demandas al consejero de Agricultura, Ángel Samper, y al delegado del Gobierno, Fernando Beltrán
Los manifestantes a las puertas de la Delegación. Foto: Andrés García
photo_camera Los manifestantes a las puertas de la Delegación. Foto: Andrés García

La rabia que lleva acumulando el campo aragonés durante años y que estalló con las movilizaciones que se iniciaron a principios de febrero ha llegado este jueves al centro de Zaragoza entre gritos, pancartas, hogueras, tambores, cencerros y el derrame de vino y cereal. Algo más de 700 agricultores han acudido a la llamada de las organizaciones agrarias de UAGA, UPA, Araga y Asaja y Cooperativas Agroalimentarias de Aragón, que han clamado sus reivindicaciones bajo el lema “Estabais avisados, soluciones ya”. Sus representantes se las han transmitido al consejero de Agricultura, Ángel Samper, quien ha prometido una reunión para la próxima semana, y al delegado del Gobierno en Aragón, Fernando Beltrán.

El primer punto de encuentro ha sido el Departamento de Agricultura, en la plaza San Pedro Nolasco, donde los manifestantes han clamado sus protestas a viva voz. En las pancartas que portaban se podían leer mensajes como “Se vende o se traspasa río Ebro”, “Samper mal ganadero y peor consejero” o “El sector primario en peligro de extinción”. El secretario general de UAGA, José María Alcubierre, ha señalado que estas movilizaciones se producen “porque el sector no puede más” y ha instado a las instituciones a “ponerse a trabajar”.

Una línea que comparten José Manuel Roche, secretario de UPA Aragón, quien ha reiterado que los fondos deben “destinarse a los profesionales del campo” y Ramón Solanilla, secretario de Asaja Aragón, que ha exigido “legislar desde el territorio”. Por su parte, el presidente de Araga, Federico Lorente, ha advertido que “las movilizaciones continuarán si no atienden sus demandas”. Los cuatro se han reunido con el consejero Samper en el Departamento para remitirle la tabla reivindicativa y acordar un encuentro todavía sin fecha fija.

Protestas-Zaragoza-14
Las protestas en la plaza San Pedro Nolasco, frente al Departamento de Agricultura. Foto: Andrés García 

Fuera continuaban los gritos y el humo del ahumador para abejas y de una hoguera llenaba el ambiente, cuando se ha vivido un momento tenso con la Policía Nacional, cuando los manifestantes han intentado entrar y se ha articulado un cordón para impedir el acceso. Ante la insistencia, se ha tenido que blindar la entrada con la persiana de hierro. “Nos están ahogando, nos están haciendo dejar el sector, nos están prohibiendo incorporarnos. Hablamos de pueblos vivos y quieren echarnos a los que hemos decidido quedarnos”, ha señalado Eva, ganadera de Gallocanta y militante de los Jóvenes de UAGA.

HAN VACIADO SACOS DE CERALES Y VINO FRENTE A DELEGACIÓN 

Una vez apaciguadas las aguas, los manifestantes se han dirigido hacia la Plaza del Pilar y los aplausos resonaban por el centro de Zaragoza, hasta que se han reagrupado de nuevo a las puertas de la Delegación del Gobierno. Allí han vaciado sacos de cereales y botellas de vino, después de tirar panfletos detallando la cantidad que han cobrado cada producto con el objetivo de pedir unos precios justos. Para culminar, han clamado sus demandas con la seña “Ni un paso atrás” y han quemado un muñeco caracterizado como un ganadero, para posteriormente leer un manifiesto.

Protestas-Zaragoza-24
Los manifestantes a su entrada a la plaza del Pilar. Foto: Andrés García

Mientras, los representantes de las organizaciones agrarias se estaban reuniendo con el delegado del Gobierno, Fernando Beltrán, a quien además de entregar la tabla reivindicativa han demandado “archivar todos los expedientes sancionadores contra los agricultores y manifestantes que hayan podido iniciarse desde el día 5 de febrero de 2024 por las diferentes protestas del sector agrario realizadas en Aragón”.

Además, paralelamente, se ha celebrado un “Mercado Reivindicativo Agroalimentario” donde se han repartido bolsas con fruta, queso y carne, como una iniciativa para informar y concienciar a la ciudadanía sobre el problema de los bajos precios en origen y exigir cláusulas espejo para los productos importados. Se trata de productos que han donado los propios agricultores para su reparto.