Ángel Samper: "El campo necesita cambios reales y no políticas de postureo"

Ostenta el cargo de consejero de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Aragón en un momento convulso, cuando la sequía ha afectado gravemente al campo aragonés y se están sucediendo las protestas en todo el territorio
photo_camera Ángel Samper, consejero de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Aragón.

Ángel Samper Secorún (Zaragoza, 1960) después de estar vinculado desde 2007 con la organización agraria Asaja, ostenta en esta legislatura el cargo de consejero de Agricultura, Ganadería y Alimentación del Gobierno de Aragón. Lo hace en un momento convulso, cuando la sequía ha afectado gravemente al campo aragonés y se están sucediendo las protestas en todo el territorio, demandando medidas que pasan por flexibilizar la Política Agraria Común (PAC) o acciones que defiendan el modelo europeo de producción como la imposición de cláusulas espejo. Para conseguir soluciones, Samper hace un llamamiento a la unión y a la puesta en marcha de “políticas reales que no sean postureo o una declaración de intenciones para evitar unos problemas muy graves”.

PREGUNTA.- ¿Cómo valora los primeros meses de legislatura y la colaboración con el PP?
RESPUESTA.- Lo valoro positivamente, ya que la idea por la que entré en el Gobierno era servir a la agricultura, a la ganadería, al territorio y poner en valor la alimentación. Ese encargo se ha cumplido. La relación con el Gobierno es buena y pude hacer la elección de todo el equipo y estoy encantado. Todo va bien.

angel-3
Entró al Gobierno con la idea de servir a la agricultura, a la ganadería, al territorio y para poner en valor la alimentación 

P.- ¿Qué líneas abordará desde la Consejería?
R.- Quiero cambiar todo lo que no está bien así que dentro de la legislatura tengo un trabajo ímprobo, está la gente en la calle porque fallan muchas cosas dentro del sistema y dentro de la Política Agraria Común (PAC). Cuando se creó la Unión Europea se puso la alimentación en el centro y eso se ha olvidado con la desviación que se está produciendo con la puesta en marcha de la Agenda 2030 y el Pacto Verde. Es un asunto que no va a cambiar este consejero, lo cambiaremos entre todos. No solos los del PP, los de Vox o los del PSOE, todos son bienvenidos al club.

La decisión y el tesón de este consejero es trabajar con todo el respeto y conciliación. Lejos de lo que otros dicen de “Este consejero está desaparecido”, yo estoy presente en el territorio las 24 horas del día con todos los actores para cambiar estas cuestiones.

P.- Ha arrancado la tercera semana de protestas del campo, ¿considera justas las reivindicaciones de los agricultores?
R.- Son totalmente justas, pero aprovecho para apuntar que las cosas se cambian desde el ámbito organizativo, no por libre ni por impulsos. Vengo de las organizaciones agrarias, pero lo digo desde la parte institucional, hay que estar todos. Se necesitan cambios y no es cuestión de postureo con una declaración de intenciones, que es habitual en el plano político, para evitar el problema y no solucionarlo.

A mí lo que me ocupa es atajarlo, pero tiene que ser junto a los manifestantes y las organizaciones agrarias, que son las soberanas y las representantes legítimas.

P.- ¿Qué papel juega el Gobierno de Aragón para atender a sus demandas?
R.- Tenemos muchas competencias en Aragón. Lo primero que ha cambiado desde el minuto número uno es implementar en 22,5 millones el presupuesto, lo que supone elevar el músculo para actuaciones en el territorio en más de un 40%. Estábamos en un plano de insulto de lo que se decía a lo que se hacía porque no había dotaciones, y después del incremento, sigo diciendo que es insignificante para todas las necesidades que hay en el plano territorial. Hay que elevar la alimentación al nivel de la sanidad y la educación.

P.- Entonces, ¿pedirá un incremento para Agricultura?
R.- Año a año voy a intentar que el presupuesto se eleve. Es difícil, porque vemos que en el plano nacional hay un presidente que trabaja para sí mismo y todas las acciones que desarrolla están en torno a un rédito electoral y eso no se puede hacer. Todo eso repercute en el presupuesto y en la economía de Aragón, pero, aun así, intentaré que vaya creciendo a pesar de que nos vamos a encontrar con esa triste realidad.

P.- Una de las medidas que se aprobó desde Aragón fue incrementar la subvención de los créditos ICO Saeca. Sin embargo, desde el sector se trasladó su ineficacia e incluso usted lo reiteró. ¿Se van a plantear otro tipo de ayudas como las directas?
R.- Sigo diciendo que era la fórmula que encontramos, aquellos que nos criticaban no habían puesto ni un euro. Encima de la mesa había una propuesta de 300.000 euros y la elevamos a 8,2 millones. Hicimos la consulta al propio sector y nos apuntó que esa dotación, a pesar de que fuera elevada, dividido para todas las PAC era una miseria. Entonces la mejor fórmula era esa.

Viéndolo meses después, sigue siéndolo. De los 270 millones que el Ministerio ha colocado con los créditos, Aragón se ha traído el 60%, 160 millones. La fórmula ha sido magistral. Si es cierto que apretamos al Ministerio y a Saeca para que fuera más ágil, aunque mantengo que fue un acierto.

angel-1
Afirma que Aragón necesita cambios en la agricultura

P.- Pero desde las organizaciones mantienen que no llegan a los que más lo necesitan como los jóvenes agricultores, ¿se planteará algo específico en este caso?
R.- Denunciamos lo que se nos estaba trasladando de que había jóvenes que se quedaban fuera del acceso al crédito y desde el Ministerio se nos trasladó que no era cierto, porque si la media de denegaciones era un 20% en jóvenes estaba en un 17%. Sin embargo, no nos quedamos satisfechos.

Estamos estudiando para que, una vez concluya la línea, poder ayudar a este porcentaje que se ha quedado fuera, siempre a los que el sistema nos permita ya que no vamos a estrangularlos porque no exista viabilidad económica. Vamos a ver con que recursos contamos para poder apoyarlos.

P.- ¿Va a mantener más reuniones con los manifestantes?
R.- Yo lo que intento es hacer de pegamento, de conciliación y de suma. Esto no puede ser flor de un día y eso no quiere decir que yo alimente la manifestación, alimento la solución. Tuve ya una reunión, que no fue secreta, pero por delicadeza a los participantes no pude abrir la puerta. Allí se manifestó esa extensión de conciliación para que no se quede solo en movilizaciones descafeinadas o en que nos cansamos y ya no salimos.

A las plataformas les digo que tiene que ser conjuntamente. Si tengo que tener otro encuentro lo tendré, yo no soy parte de la reivindicación si no de la solución. Voy a estar abierto en todo momento.

P.- ¿Ve suficientes las medidas que el Gobierno central ha puesto sobre la mesa?
R.- No, no son suficientes. Pero si el ministro de Agricultura, Luis Planas, habla de relegar determinadas BCAM, del carácter voluntario del cuaderno digital, de eliminar las fotos georreferenciadas y de cuestiones en las que estamos todos de acuerdo, pues las medidas son positivas.

Todavía no están aprobadas, se tienen que llevar a Europa para que se recojan. Temo que sea postureo, porque son insuficientes para resolver el grave problema que hay y que estamos denunciando, pero lo que no va a hacer este consejero es criticar algo que, aunque sea insuficiente, está bien.

P.- Hace escasas semanas se planteó la posibilidad de un mini trasvase a Cataluña y parece que la situación de sequía sigue afectando gravemente a la comunidad vecina, ¿lo vería viable si se volviera a poner sobre la mesa?
R.- Nos han trasladado que en el ámbito nacional Vox defiende el trasvase por los principios de solidaridad y de intercomunicación entre cuencas. Nosotros decimos que aquí en Aragón no toca hablar del trasvase, porque cuando se habla de solidaridad hay que recordar los datos, que son muy fríos. En la comunidad hay 502.000 hectáreas de regadío de las 4,7 millones totales, 230.000 en Huesca, 230.000 en Zaragoza y 45.000 en Teruel. Mequinenza está aportando 3.000 hectómetros al cauce ecológico y desde allí hasta el Delta del Ebro, Cataluña aporta cero.

Que quiero decir con esto, que Aragón tiene que regar y tiene regular. Si regamos más y llegamos al millón de hectáreas a partir de ahí ya podríamos hablar de otras cosas, pero mientras tanto no toca.

angel-2
Afirma que Aragón no puede hablar de hacer trasvases

P.- ¿Es una opinión que mantiene con un posible trasvase a otros territorios como el Levante?
R.- La mantengo, sí, en cualquier otro trasvase. El principio de solidaridad tiene que estar presente, pero también con Aragón.

P.- En la comunidad hay un problema con las plagas de conejos, ¿cómo se está abordando?
R.- Estamos trabajando con todas las líneas posibles y la primera actuación y la más relevante fue empecinarnos en que tenía que haber una dirección general de Caza y Pesca. Nos tenemos que congratular con la gran preparación del director, Jorge Valero, y la puesta en escena de todas las posibilidades que hay con la actual normativa para poner en marcha las soluciones en este aspecto. Si no son suficientes, que posiblemente no lo sean, se plantearán otras para cambiar la Ley autonómica y nacional, pero siempre soluciones bajo amparo legal.

P.- Desde Medio Ambiente manifestaron la intención de reintroducir el lince y se posicionó en contra, ¿qué efectos tendría a su parecer?
R.- Siempre he dicho que tiene que haber un equilibrio entre la producción agraria y ganadera con la naturaleza y la biodiversidad, pero es un insulto pretender, en la situación en la que está la ganadería extensiva, que haya una convivencia con los depredadores. Habrá que habilitar espacios donde se quiera mantener esa biodiversidad y allí no podrá haber ganadería extensiva. Lo que no se le puede decir al ganadero, cuya vida ya es imposible, es que tiene que convivir con el lobo, el oso y el lince, que mata y devora a sus propias ovejas.

P.- Para paliar esa situación de la ganadería extensiva, ¿se va a proponer alguna solución por parte del Ejecutivo?
R.- Yo lo denuncié en Europa y me ha congratulado que el propio ministro haya anunciado que va a haber una mesa sectorial única de ganadería extensiva. Por primera vez se va a abordar a nivel nacional este problema.

Ahora, creo que antes de que se celebre hay que ir con un guion y no ir a hablar solo de las cuestiones medioambientales porque el problema económico es muy grave. Hay que ir con un elenco de soluciones.

P.- Y de cara al futuro del sector, ¿cree que se están haciendo bien las cosas en materia de modernización y digitalización?
R.- La digitalización tiene que estar presente porque no podemos ir en contra de la evolución. Uno de los problemas del sector es que es el más intervenido, y dentro están esos procesos de digitalización, que tendrían que hacer la vida más fácil pero el camino que se ha iniciado no es el correcto.

No se puede ir a la gente mayor a imponerle un cuaderno digital. Los tiempos son muy importantes, las cosas se hacen con instrucción, acompañamiento y apoyo. En este caso hay un grado de imposición que cae sobre la gente del campo cuando su trabajo es producir y cuidar. No puede ser que los tiempos anulen lo más importante, que es un sistema productivo limpio.