Julián Prieto: "La restricción de móviles ha disminuido el riesgo de ciberacoso"

Calatayud se prepara para albergar las III Jornadas Aragonesas de Protección de Datos, Transparencia y Ciberseguridad donde participa Julián Prieto, subdirector de la Agencia Española de Protección de Datos
julian-prieto
photo_camera El subdirector de la Agencia Española de Protección de Datos, Julián Prieto

La localidad zaragozana de Calatayud reunirá a profesionales de la seguridad en la red en las III Jornadas Aragonesas de Protección de Datos, Transparencia y Ciberseguridad organizadas por la AADPD. Del 16 al 17 de abril, el Salón Claretianos bilbilitano acogerá diversas ponencias sobre el reglamento de la Inteligencia Artificial, las cookies, el móvil en las aulas o la biometría, entre otros.

Uno de los ponentes será el subdirector de la Agencia Española de Protección de Datos, Julián Prieto, quien participará en uno de los paneles el martes 16 de abril para hablar sobre el móvil en las aulas.


PREGUNTA.- Participa en las III Jornadas de Protección de Datos, Transparencia y Ciberseguridad con una ponencia que aborda el móvil en las aulas. Coméntenos los aspectos más relevantes que va a tratar.
RESPUESTA.- Todos los estudios e informes sobre los hábitos de uso de los dispositivos digitales por los menores de edad, sus aplicaciones, servicios y contenidos, ponen de manifiesto que un uso intensivo, sin control, y sin haber recibido formación sobre ello, da lugar a consecuencias nocivas para su salud, (física y mental), su neurodesarrollo, aprendizaje, las relaciones familiares y sociales, y la monetización de sus datos. Estamos ante un panorama que, a la vista de los datos que disponemos, demanda una rápida respuesta de todos los implicados en el interés superior del menor, tanto entidades públicas como privadas. En la intervención abordaré las acciones que está realizando la Agencia en este sentido, el impacto que el uso de las TIC tiene en la privacidad, la protección de datos personales de los menores y la incidencia del uso intensivo del móvil.

P.- Desde finales de enero se ha prohibido el uso de los teléfonos móviles en los centros de Educación Infantil y Primaria, y se ha limitado su utilización en Secundaria, ¿cómo considera que beneficia esto a los alumnos? ¿y a los profesores?
R.- La Agencia tuvo ocasión de pronunciarse al respecto el pasado año. A la vista de los resultados del estudio que se llevó a cabo sobre los efectos de la retirada de los móviles en las escuelas en aquellas CCAA que la habían acordado, la Agencia se dirigió a las Consejerías de Educación de las CCAA, de su ámbito competencial, proponiéndoles la adopción de medidas de restricción o limitación del uso de dispositivos electrónicos en los centros escolares, medida que ha sido seguida por algunas CCAA y refrendada por el Consejo Escolar Estatal para la educación Primaria, que habría que valorar también en la educación Secundaria.


En cuanto a los beneficios, el estudio sobre los efectos de la prohibición de los móviles en clase muestra que los casos de ciberacoso disminuyeron drásticamente en las CCAA que la decretaron... Se trata de corregir las negativas consecuencias que está produciendo el uso problemático o excesivo de pantallas por los menores en el ámbito escolar y que destacan los estudios realizados.

Un ejemplo de lo que destacan es que el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones está disminuyendo desde el cambio de milenio una media entre 2,5 y 4,3 puntos cada diez años. Además, el nivel de lectoescritura de los menores se ha visto afectado por el uso intensivo que realizan de los dispositivos electrónicos, que se ha ido reduciendo desde el año 2016. En España ha supuesto una bajada de 7 puntos, los mismos que estamos por debajo de la media de la UE.

2-Cartel


Por otro lado, la UNESCO, en su Informe GEM (global Education Monitoring) 2023 sobre tecnología en la educación, recoge que el tiempo que los niños pasan frente a la pantalla ha aumentado, tanto con fines educativos como por ocio. Este incremento de tiempo frente a la pantalla puede afectar negativamente al autocontrol y a la estabilidad emocional, y aumentar la ansiedad y la depresión.

Asimismo, el último informe PISA incide en el descenso de la comprensión lectora de los alumnos, 3 puntos en España y 11 puntos en el ámbito de la OCDE, respecto a la anterior edición de 2018, y de 8 puntos en matemáticas. Distraerse con los móviles supone perder la mitad de los conocimientos de un curso de matemáticas.

Además, la limitación de uso de móvil beneficia a una saludable convivencia escolar que incluye a toda la comunidad educativa con los docentes al frente.

P.- ¿Cómo de fácil es vulnerar la seguridad de un menor a través del móvil?
R.- A los nacidos después de Internet se les denomina “nativos digitales” por la habilidad con que manejan los dispositivos digitales, sin embargo, resulta evidente que desconocen, o no conocen plenamente, el valor de la privacidad, no son conscientes de los riesgos de la red y eso los lleva a una sobreexposición de información personal propia y de terceros que los hace propensos a esas situaciones.

Es por ello que en la Agencia impulsamos campañas y elaboramos materiales para la seguridad de los menores en Internet, facilitando orientaciones y consejos, como los que se proporcionan en la campaña “Más que un móvil” y en la “Guía que no viene con el móvil”, editada junto con UNICEF y disponible en la web de la Agencia.

moviles
La limitación de uso de móvil beneficia a una saludable convivencia escolar


P.- ¿Hasta qué punto sirve realmente prohibir o limitar el uso del móvil en las aulas cuando sus datos y seguridad siguen vulnerables fuera de ellas?
R.- Son dos aspectos o cuestiones distintas. Efectivamente, el uso de las aplicaciones y servicios de un móvil va a implicar un tratamiento de datos de carácter personal, que deberá realizarse con sujeción a las normas que lo regulan: legitimación, principios, finalidad, etc. La no utilización en las aulas no va a solucionar los problemas fuera de ellas, como la sobreexposición de información, los riesgos de acoso o la suplantación de identidad, aunque sí se reducen.

Lo que se pretende es evitar los efectos nocivos que ocasiona el uso del móvil en clase, tanto para su salud como para los resultados académicos y el aprendizaje, como han señalado los informes de sociedades científicas y organizaciones como UNICEF, UNESCO o el último informe PISA. Al final, es necesario formar a los menores sobre el uso saludable y responsable de Internet y las redes sociales, pues muchas de las situaciones de riesgo se provocan por desconocimiento.

P.- La realidad es que el uso del móvil ha cambiado la forma en la que nos relacionamos, aprendemos o nos informamos ¿cómo se pretende equilibrar la innovación tecnológica con la protección de datos y la privacidad en el ámbito educativo?
R.- La Ley Orgánica de Protección de Datos personales y garantía de los derechos digitales establece que el sistema educativo garantizará la plena inserción del alumnado en la sociedad digital y el aprendizaje de un consumo responsable y un uso crítico y seguro de los medios digitales y respetuoso con la dignidad humana, la justicia social y la sostenibilidad medioambiental, los valores constitucionales, los derechos fundamentales y, particularmente con el respeto y la garantía de la intimidad personal y familiar, la protección de datos personales.

En cuanto al tratamiento de datos personales, la normativa incluye elementos para garantizar su cumplimiento. Entre ellos, la utilización de herramientas digitales innovadoras ha de ser valorada por los responsables del tratamiento, bien la Consejería de Educación, en la enseñanza pública, o los centros educativos, en la concertada y privada, y para ello cuentan con la figura del Delegado de Protección de Datos como experto en la materia, para que les asesore sobre la adecuación de esas herramientas a la normativa aplicable, que, en su caso, podrá contar con el apoyo de otros expertos desde el ámbito de la tecnología.

P.- Con la restricción del uso de móviles, ¿cómo se está fomentando el uso seguro y responsable de otras tecnologías digitales en el ámbito educativo?
R.- La Agencia mantiene una excelente relación con el Intef y el Incibe que se traduce en una intensa colaboración en el diseño, organización y desarrollo a lo largo del año de diferentes módulos formativos dirigidos a la comunidad educativa en los que, por nuestra parte, se trabaja la privacidad y la protección de datos como un derecho que garantiza el respeto de los demás derechos y libertades.

Además, la Agencia colabora en la elaboración y distribución de recursos y materiales para la utilización saludable, responsable y segura de las TIC por los menores, como campañas de sensibilización, guías, o el Plan Familiar Digital de la Asociación Española de Pediatría, en el que se ha colaborado, y que ofrece a las familias orientaciones, recomendaciones y pautas para ese uso saludable y seguro por los menores de las tecnologías digitales.

P.- ¿Existe alguna colaboración con proveedores de tecnología y plataformas educativas para asegurar la protección de los datos de los estudiantes en este nuevo contexto en el que en las aulas se pueden utilizar otras tecnologías?
R.- La Agencia presentó a principios de año su estrategia reforzada para la protección online de los menores, que incluye 3 líneas de actuación estratégicas, con 10 acciones prioritarias y 35 medidas que las desarrollan. Entre las acciones prioritarias se ha previsto la colaboración con las autoridades educativas para garantizar la adecuación de plataformas y herramientas digitales a la regulación del derecho a la protección de datos, y actuaciones de investigación a las plataformas educativas, educativas y de aprendizaje, así como a las herramientas digitales que se utilicen en los centros escolares.

Además, la Agencia mantiene reuniones periódicas con la industria que proporciona estas plataformas y herramientas en las que transmite la necesidad de cumplir con la normativa de protección de datos y de velar por el interés superior del menor en su productos y servicios.

P.- ¿Se espera que la prohibición y limitación del uso de móviles tenga un impacto en la reducción del acoso escolar y el ciberbullying? ¿De qué manera?
R.- Como comentaba con anterioridad, hay que prestar atención a los estudios realizados en aquellas CCAA en las que ya han restringido el uso de los dispositivos electrónicos en los centros escolares, y que muestran que ha disminuido significativamente el riesgo de ciberacoso y aumentado el rendimiento escolar. La limitación del móvil en los centros educativos se relaciona con la mejoría del rendimiento académico, de la convivencia escolar, de la socialización, de la atención y un aumento de la actividad física.