Nueve pueblos aragoneses se cuelan entre los más bonitos de España

Las calles empedradas o los parajes naturales han conseguido que nueve pueblos de Aragón se cuelen entre los más bonitos de España
Algunos pueblos aragoneses llevan años siendo reconocidos como uno de los más bonitos, pero para otros es el primer año que entran dentro de este top 100 nacional.
photo_camera Algunos pueblos aragoneses llevan años siendo reconocidos como uno de los más bonitos, pero para otros es el primer año que entran dentro de este top 100 nacional.

Sus encantadoras callejuelas empedradas, el estilo arquitectónico y los monumentos emblemáticos, el reflejo del paso del tiempo en cada rincón, la mezcla de culturas o los impresionantes paisajes naturales son algunos de los motivos que han llevado a nueve pueblos de Aragón a figurar entre los más bonitos del país. Algunos pueblos de la comunidad llevan años siendo reconocidos como uno de los más bellos, pero para otros es el primer año que entran dentro de este top 100 nacional de National Geographic.

Hasta cuatro pueblos de la provincia de Teruel han sido reconocidos bajo este membrete: Calaceite, Albarracín, Valderrobres y Mora de Rubielos. Huesca tampoco se queda atrás con tres pueblos incluidos en este top: Roda de Isábena, Alquézar y Aínsa. Y, en el caso de Zaragoza, aparecen Tarazona y Sos de Rey Católico.

ENTRE LOS 50 PUEBLOS MÁS BONITOS

Calaceite, Roda de Isábena y Alquézar tienen el honor de encontrarse entre los 50 primeros pueblos del listado. El entramado de estrechas callejuelas, el estilo medieval que hace retroceder en el tiempo, la miscelánea de culturas y tradiciones, su historia, las casas solariegas declaradas Conjunto de interés Histórico-Artístico, y el entorno natural que lo rodea, convierten a Calaceite en el pueblo más bonito de la provincia turolense y ocupa el puesto 32 en el listado.

Calaceite destaca por sus estrechas callejuelas, el estilo medieval, la miscelánea de culturas y tradiciones, y las casas solariegas declaradas Conjunto de interés Histórico-Artístico. Fuente: Ayuntamiento de Calaceite.

Roda de Isábena destaca especialmente por sus numerosos miradores desde los que, con una mirada, recorres todo el paisaje. Además, se trata de un pueblo romántico y cuya catedral, la de San Vicente, tiene la peculiaridad de ser la más pequeña de España y antigua de Aragón. En el caso de Alquézar, la Colegiata de Santa María la Mayor es uno de sus grandes atractivos pues fue declarada Monumento Nacional en 1931. Igualmente, la arquitectura y trazado medieval de su casco urbano es Conjunto Histórico Artístico desde 1982. Destacan también sus viñedos, la plaza Mayor y sus asombrosas vistas a los montes de Guara y al cañón del Vero.

TERUEL Y HUESCA LIDERAN LA LISTA ARAGONESA

Cuando se habla de belleza, Albarracín no puede faltar y es que, no podía obtener solamente ese reconocimiento, pues también se encuentra entre los pueblos medievales más bonitos. La muralla del siglo XI que enmarca todo el pueblo es uno de los elementos que más llama la atención, junto con sus múltiples balcones que se convierten en miradores desde los que contemplar espectaculares panorámicas. La Catedral de El Salvador, el Castillo de Albarracín y la plaza Mayor guardan mucho encanto, aunque lo cierto es que, mires por donde mires, cada esquina tiene su belleza.

La muralla del siglo XI que enmarca todo el pueblo es uno de los elementos que más llama la atención.

Aínsa es otro de los pueblos más bonitos de Huesca, su ubicación, entre los ríos Cinca y Ara con la Sierra de Guara al fondo, sorprenden a los amantes de la naturaleza. Sobresale por sus vistas a la muralla del Monte Perdido y por el mundo medieval que se encuentra en el interior del pueblo con puentes, muros, un patio de armas y la plaza de Santo Domingo.

Valderrobres tiene su merecido conocimiento entre los pueblos turolenses considerados más bonitos, y es que esto no es difícil, pues el río Matarraña entra con esplendor en la localidad marcando un equilibrio natural: a un lado del río queda la zona antigua, y al otro, la nueva. National Geographic la define como “un museo al aire libre” por su mezcla de estilos medievales y góticos, y por sus ermitas, iglesias, palacios, o sus muchos portales como el de Vergós o el de San Roque. También en Teruel se encuentra Mora de Rubielos, donde desde su castillo se pueden ver todos los vestigios medievales del pueblo. Además, su casco histórico ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico. Por si esto no fuera suficiente, la Sierra de Javalambre atraviesa esta localidad.

DOS PUEBLOS ZARAGOZANOS ENTRE LOS MÁS BELLOS

La provincia de Zaragoza se cuela entre los más bonitos con Tarazona y Sos del Rey Católico. La Catedral Santa María de la Huerta de Tarazona es la gran protagonista de la localidad, y no es para menos, pues el monumento sorprende a locales y visitantes por su arquitectura mudéjar y la belleza de su interior. Características de este pueblo son las Casas Colgadas que se encuentran en el llamativo barrio de la Judería.

Las Casas Colgadas son características de Tarazona y se encuentran en el llamativo barrio de la Judería. Fuente: Turismo de Aragón.

Sos del Rey Católico es un pueblo donde pasear por sus calles empedradas, mientras observas los detalles arquitectónicos de las casas y monumentos, tiene un especial encanto. Además, es considerado como uno de los “mejores patrimonios medievales” de España. Entre los edificios más emblemáticos y bonitos se encuentran el Palacio de los Sada, la Lonja y el ayuntamiento.

Aunque solamente entren nueve pueblos aragoneses dentro de este listado, lo cierto es que nuestra comunidad ofrece muchas más localidades consideradas de gran belleza, dado que Aragón presenta una gran mezcla de culturas, estilos arquitectónicos y paisajes muy variados con el Pirineo como protagonista.