Siete pueblos de Teruel, entre los más bonitos de España

Teruel es la provincia de Aragón con más pueblos denominados como los más bonitos de España. Desde sus calles adoquinadas, hasta su impresionante arquitectura o sus paisajes, cada uno de estos pueblos bonitos de Teruel es un lugar digno de admirar
calaceite-pueblo
photo_camera La provincia de Teruel ocupa un lugar privilegiado en la lista de los pueblos más bonitos de España

Teruel ocupa un lugar privilegiado en la lista de los pueblos más bonitos de España. Y es que hasta siete pueblos de Teruel ostentan este honor, de acuerdo con la Los Pueblos más Bonitos de España.

Algo que le sitúa como la provincia de Aragón con más pueblos de estas características. Desde sus calles adoquinadas, hasta su impresionante arquitectura o sus paisajes, cada uno de estos pueblos bonitos de Teruel es un lugar digno de admirar. Te lo advertimos: si los visitas, no te arrepentirás.

  1. Albarracín
  2. Calaceite
  3. Cantavieja
  4. Mirambel
  5. Puertomingalvo
  6. Rubielos de Mora
  7. Valderrobres

Albarracín

Albarracín es un pintoresco pueblo de Teruel capaz de transportarte al medievo. Está considerado uno de los pueblos más bonitos de Teruel

Caminar por sus estrechas calles empedradas, explorar la muralla antigua y descubrir su rica historia a través de sus monumentos y casas de tonos rojizos transporta a los visitantes en el tiempo.

albarracin
La localidad de Albarracín está rodeada de un entorno natural impresionante

La plaza Mayor, corazón del pueblo, es el punto de partida para visitar sitios como la catedral y diversas iglesias, además de albergar el Museo del Juguete, ideal para los más jóvenes.

Rodeado de un entorno natural impresionante, incluidos el río Guadalaviar y los Pinares de Rodeno, Albarracín ofrece paisajes y arte rupestre levantino, patrimonio de la humanidad.

Calaceite

Entre los pueblos con encanto en Teruel se encuentra Calaceite. A pesar de su pequeño tamaño, este pueblo alberga valiosos tesoros arquitectónicos, comenzando por su plaza Mayor.

Esta plaza, notable por su forma irregular y los característicos soportales que la rodean, es el corazón del pueblo y sede de la casa consistorial, un magnífico ejemplo del estilo manierista de la región de Matarraña.

calaceite
Calaceite alberga valiosos tesoros arquitectónicos

A corta distancia de la plaza se encuentra la Iglesia de la Asunción, cuya imponente portada barroca está decorada con columnas salomónicas y estípites.

La calle Maella se extiende desde la iglesia, flanqueada por una serie de edificios barrocos que conducen al extremo suroccidental del pueblo. En este recorrido, los visitantes descubren capillas y portales, incluyendo uno dedicado a la Virgen del Pilar, que enriquecen el paseo con su misticismo y belleza.

Calaceite es conocido no solo por su impresionante arquitectura, sino también por su relevancia como centro cultural histórico, gracias al museo Juan Cabré. Sin duda, un lugar en el que cada rincón merece la pena.

Cantavieja

Entre los pueblos de la provincia de Teruel más espectaculares está Cantavieja, situada en el corazón del Maestrazgo y elevado a 1.300 metros sobre un peñón calizo. 

Este pueblo, rico en historia y belleza, ha sido marcado por la presencia de Templarios, San Juanistas y Carlistas, cuyo legado se manifiesta en su arquitectura medieval y en sus calles históricas.

Si visitas Cantavieja podrás disfrutar de impresionantes vistas desde sus miradores, incluyendo la Muela Monchen al oeste, y la Vega de San Antonio y el Rebollar al este. Su centro histórico cuenta con la majestuosa Plaza Porticada y la Iglesia de la Asunción, cuya grandeza fue comparada con las de Roma por su arquitecto Antonio Nadal.

cantavieja
En Cantavieja se puede disfrutar de espectaculares vistas desde sus miradores

El Museo de las Guerras Carlistas, la Casa el Bayle y otros edificios significativos narran las historias de figuras históricas como Ramón Cabrera, conocido como "El Tigre del Maestrazgo".

Además de su rica historia, Cantavieja también es un destino ideal para los amantes del senderismo y la observación de fauna local como el buitre leonado y la cabra montés.

Mirambel

Situado a 993 metros sobre el nivel del mar y rodeado por imponentes murallas, el pueblo de Mirambel, en Teruel, es un lugar donde el tiempo parece haberse detenido. Este pequeño pueblo, con apenas 130 habitantes, ofrece un escape perfecto para quienes buscan tranquilidad y un contacto cercano con la historia.

mirambel
El conjunto histórico de Mirambel cuenta con el convento Agustinas Ermitañas

Reconquistado a los árabes en 1169 por Alfonso II, Mirambel ha sido moldeado por varias órdenes militares, incluyendo la del Temple y la de San Juan de Jerusalén. La arquitectura del pueblo refleja su rico pasado, con estructuras renacentistas que datan de los siglos XVI y XVII cuando el comercio de la lana llevó prosperidad a la región.

Durante las Guerras Carlistas en el siglo XIX, Mirambel fue un centro administrativo y político importante. En 1980, fue nombrado Conjunto Histórico Artístico y en 1981 recibió la medalla de Oro del premio Europa Nostra por sus esfuerzos en restauración y conservación. Hoy, Mirambel sigue fascinando a sus visitantes con su bien preservado ambiente medieval y su rica historia.

Puertomingalvo

Puertomingalvo es un encantador pueblo de Teruel, dominado por un castillo situado sobre un espolón rocoso, y rodeado por antiguas murallas que en parte datan de la época musulmana.

Este perfil arquitectónico, junto con sus dos portales medievales conservados —el portal Alto de San Antón y el portal Bajo del Arrabal, ambos destacados por sus arcos de medio punto y detalles góticos—, define su carácter histórico.

puertomingalvo
Puertomingalvo está rodeado por antiguas murallas. Foto: Turismo de Aragón 

El corazón del pueblo alberga la iglesia de la Purificación, notable por su fachada sobria y un interior ricamente decorado que data del siglo XVIII.

Además, la arquitectura civil se ve representada en edificaciones como la casa consistorial del siglo XV, de estilo gótico levantino, y el adyacente Hospital de Gracia, que muestra la habilidad arquitectónica de la época con su robusta mampostería y detalles en madera.

Rubielos de Mora

La belleza de Rubielos de Mora sigue siendo atractiva en la comunidad.
El pueblo de Rubielos de Mora está rodeado de antiguas murallas y conserva varios de sus portales medievales

Rubielos de Mora, ubicado en la comarca de Gúdar-Javalambre en Teruel, es conocido como el “Pórtico de Aragón” debido a su rica historia y belleza arquitectónica. A 929 metros de altitud, este encantador pueblo ofrece vistas impresionantes del altiplano de Teruel y ha sido reconocido con el Premio Europa Nostra por su bien conservado Conjunto Histórico Artístico.

Entre sus joyas arquitectónicas destaca la Excolegiata de Santa María la Mayor, que alberga un retablo gótico del siglo XV, y la Casa Consistorial, una maravilla renacentista con una notable lonja en su primera planta. Rubielos de Mora también es rico en patrimonio cultural, con conventos como el de los Carmelitas Calzados y el de las Madres Agustinas, además de museos dedicados a artistas locales como José Gonzalvo y Salvador Victoria.

El pueblo está rodeado de antiguas murallas y conserva varios de sus portales medievales, como el de San Antonio y del Carmen del siglo XIV. Rubielos de Mora no solo es un reflejo de la historia aragonesa, sino también un destino ideal para los amantes de la naturaleza y la arquitectura, ofreciendo un entorno tranquilo y pintoresco para explorar.

Valderrobres

Valderrobres, en la provincia de Teruel, es reconocido por su rico patrimonio arquitectónico que divide el pueblo en el histórico casco antiguo al norte del río Matarraña y el más moderno arrabal del puente al sur.

El área histórica destaca por sus monumentos góticos, incluyendo la iglesia de Santa María la Mayor y el Castillo del Arzobispo, que forman un conjunto emblemático de la localidad junto con el puente de piedra y el arco de San Roque.

valderrobres
Valderrobres es reconocido por su rico patrimonio arquitectónico

Además, Valderrobres alberga numerosas ermitas y más de cien masías, añadiendo a su atractivo cultural. La Casa Consistorial, notable por su diseño del manierismo tierrabajino del siglo XVI, es tan destacada que fue replicada en la Exposición Universal de Barcelona en 1929.

Declarado Bien de Interés Cultural, Valderrobres ofrece una visión profunda de la historia y la cultura rural aragonesa, celebrando tanto su belleza arquitectónica como su importancia histórica.