Paisajes de Huesca que fueron platós de cine: tres rutas de película

Huesca se ha convertido en el plató de muchas películas por su variedad de paisajes, estas son tres rutas de película
El turismo cinematográfico está cada vez más de moda y Aragón no se queda atrás, en los últimos años la expresión “¡Acción!” ha resonado en los rincones de la comunidad
photo_camera El turismo cinematográfico está cada vez más de moda y Aragón no se queda atrás, en los últimos años la expresión “¡Acción!” ha resonado en los rincones de la comunidad

Muchos sueñan con poder recorrer las localizaciones de sus películas favoritas y fotografiarse en aquellos lugares que pisaron sus ídolos. El turismo cinematográfico está cada vez más de moda y Aragón no se queda atrás, en los últimos años la expresión “¡Acción!” ha resonado en los rincones de la comunidad. Aragón Film Commission ha puesto en marcha una gran variedad de rutas cinematográficas en las tres provincias.

El cartel de “Silencio, se rueda” se ha colgado en múltiples ocasiones en la capital aragonesa en los últimos años con películas como “Las niñas”. Sin embargo, Huesca también se ha convertido en el plató de muchas películas debido a la belleza y variedad de sus paisajes con más de 100 largometrajes rodados en este territorio. Desde la oficina de turismo de Huesca, TuHuesca, proponen tres rutas de película: “La novia”, “Palmeras en la nieve” y “Bajo la piel del lobo”.

RUTA DE “PALMERAS EN LA NIEVE”

Los blancos y fríos paisajes del pirineo aragonés quedaron capturados para siempre en la película “Palmeras en la nieve” basada en la novela de Luz Gabás. La historia narra la vida de dos hermanos nacidos en el pirineo oscense que emigran a Guinea Ecuatorial, en la que un amor imposible centrará la trama. Un drama en el que el pasado y el presente se entremezclan, y en el que Benasque y Bielsa se convierten en dos de los escenarios protagonistas.

En Bielsa se rodaron la mayor parte de las escenas de Huesca, aunque también se realizaron tomas en Anciles, Cerler, y Benasque, ya que en esta última localización se sitúa el libro. Turismo de Huesca propone una ruta de tres días para conocer los escenarios que protagonizaron el largometraje.

Palmeras en la nieve
Un drama en el que el pasado y el presente se entremezclan, y en el que Benasque y Bielsa se convierten en dos de los escenarios protagonistas

El primer día los visitantes se alojarán en el hotel Bielsa, el mismo donde se quedó el reparto y cenarán en el Hostal restaurante Pañart, lugar donde cenan los protagonistas. Durante el segundo día, un guía les hará un recorrido por diversas localizaciones del rodaje, adentrándose por uno de los valles glaciares más bonitos del Pirineo. En la ruta podrán visitar también el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Por la tarde, viajarán a la Villa de Ainsa, y luego se trasladarán a Benasque. El tercer día comenzará con un paseo desde Benasque hasta Anciles, donde se hallan varias escenas del filme. La ruta cinematográfica finalizará por la tarde en Cerler.

RUTA DE “LA NOVIA”

Una de las encargadas habituales de traer el cine a Aragón es Paula Ortiz, la directora zaragozana no dudó a la hora de escoger el sur de Huesca como el paisaje protagonista del clásico de Lorca. Los lugares naturales de Huesca crearon un ambiente mágico para desarrollar la historia de “La novia”: El Temple, La Alberca de Loreto y el Monasterio de Casbas.

El Temple acogió el rodaje de los interiores en la finca Paridera Baja: la casa de la Novia y la de Leonardo. Los pasillos, el salón y las escaleras de la escena en la que se celebra la hoguera son rodados en su interior, y el clásico baile en torno al fuego se situó en el patio. Los alrededores de La Alberca de Loreto ambientan parte de las escenas más trascendentales de la trama, entre un paisaje verde, mojado y lleno de vida, los protagonistas reviven los recuerdos de su infancia, pero también se suceden momentos de persecución. El Monasterio de Casbas fue escogido para rodar las escenas de la casa de la Madre y del Novio, en el que su arquitectura juega un papel imprescindible para representar el elevado estatus y la riqueza de la familia.

la novia
La directora zaragozana no dudó a la hora de escoger el sur de Huesca como el paisaje protagonista del clásico de Lorca

La página de turismo de Huesca propone un itinerario de tres días para recorrer estos lugares. El primer día, los visitantes cenarán en uno de los restaurantes del equipo “Huesca la Magia de la Gastronomía”. Durante el segundo día, por la mañana tendrá lugar la visita a la Alberca de Loreto y su entorno acompañado de un guía, y luego habrá una visita guiada o libre por Huesca. Por la tarde se trasladarán a El Temple y por la noche, los visitantes dispondrán de tiempo libre. El día 3 se desplazarán a la localidad de Casbas de Huesca donde se encuentra Monasterio de Nuestra Señora de la Gloria de Casbas. Después de la visita regresarán a Huesca.

RUTA DE “BAJO LA PIEL DEL LOBO”

Los entornos naturales son tan importantes en “Bajo la piel del lobo” que se convierten en los grandes protagonistas. La película se rodó en tres lugares: el valle de Pineta, en el pueblo Muro de Bellós y en Boltaña. Turismo de Huesca propone conocer estos tres lugares, no solo para visitar las panorámicas del filme, sino para conocer la belleza que hay tras ellas.

bajo la piel del lobo
La película se rodó en tres lugares: el valle de Pineta, en el pueblo Muro de Bellós y en Boltaña

El valle de Pineta contiene varias fotogramas del largometraje, pero los amantes del entorno natural disfrutarán visitando el Parque Nacional de Ordesa, Monte Perdido, las Cascadas del Cinca, Llanos de Lalarri o paseando por el parador nacional situado en el extremo de circo de Pineta. La mayor parte del rodaje tuvo lugar en el Muro de Bellós así que, todos sus paisajes y casas serán reconocibles, pero la página de Turismo de Huesca recomienda pasear para admirar las vistas. En el Monasterio de Boltaña se alojó el equipo del rodaje, es aconsejable recorrer el municipio y observar todos los vestigios culturales que dejan las calles a su paso, además de visitar el castillo medieval.

Muchos cinéfilos podrán disfrutar de estas tres rutas fantásticas, donde se rodaron algunas de las películas más destacadas del cine español. Aquellos que no son seguidores del séptimo arte podrán disfrutar igualmente de los recorridos por los parajes naturales, y los rastros de historia y arte que guarda cada rincón de los lugares propuestos.