Eneko Fernández sigue en una nube: "No me molesta que me paren, tengo la necesidad de compartirlo"

El zaragozano está viviendo un sueño del que no quiere despertar.
photo_camera El zaragozano está viviendo un sueño del que no quiere despertar.

Eneko Fernández sigue siendo una de las personalidades del momento en Zaragoza. Tras ganar el concurso culinario MasterChef 11, el zaragozano está viviendo un sueño del que no quiere despertar. "Hace dos meses era imposible que se pasara algo como esto por mi cabeza. Ha sido un sueño y un orgullo poder hablar de Zaragoza y llevar su nombre tan lejos", ha destacado el cocinero zaragozano. Asimismo, Eneko es consciente del "boom" mediático que ha tenido con su triunfo, aunque admite que no le molesta en exceso la fama. "Cuando me paran por la calle, muchos creen que me molesta, pero al contrario, tengo la necesidad de compartirlo. Es por algo bueno y lo disfruto mucho. Sé que además es el momento porque acaba de terminar el programa y el año que viene habrá otro ganador", ha puntualizado el vencedor.

El que fue futbolista del Real Zaragoza, F.C. Barcelona B o Real Oviedo es un amante de la cocina de su tierra hasta tal punto que "siempre aprovechaba en el programa para hablar mucho de lo que tenemos aquí. También lo hago a través de mis recetas en las que hay una base de cocina aragonesa que yo he hecho". Un ejemplo claro para él son "los guisos muy tradicionales de Aragón que he comida toda mi vida y que ahora intento darles una vuelta y hacerlos un poco más sofisticados".

A sus 38 años y tras su meteórico triunfo en el programa, el cocinero sigue decidido a formarse, ya no solamente en el apartado culinario, sino también a la hora de pensar en su futuro, el cual tiene decidido a corto plazo. "Tengo claro los siguientes pasos. Iré seis meses a San Sebastián al Basque Culinary Center para seguir aprendiendo y luego estaré un mes con Jordi Cruz. Tengo ordenado eso en mi cabeza y van a venir cosas y proyectos bonitos. Sé hacia dónde va la cosa y de momento estoy tranquilo".

Ante la pregunta de si está decidido a montar un restaurante en el futuro, Eneko se mantiene prudente. "Hace cuatro meses estaba cocinando en mi casa. Tengo que aprender mucho más, sobre todo a la hora de montar un negocio. Necesito esos meses en San Sebastián y estar con Jordi. Soy muy preguntón y me rodeo de muchos consejos".

MASTERCHEF REQUIERE MENTALIDAD DE HIERRO

Por otro lado, el vencedor de MasterChef 11 ha detallado cómo es el día a día en el programa. "Estamos aislados 100% no tienes teléfono, no tienes nada, no tienes contacto con el exterior. Nos tienen encerrados para que no hablemos con técnicos, cámaras… se hace muy largo, te desgasta mucho mentalmente", ha relatado.

Por si fuera poco, "yo estaba esperando un bebé y teníamos una llamada a la semana con mi mujer de cinco minutos para que no entrara ni saliera información. Al final vives en una burbuja total y hay gente que con eso lo pasaba mal y se derrumbaba, aunque les tocara irse más tarde por nivel de cocina", ha explicado Fernández.

UN CALUROSO RECIBIMIENTO EN CASA

El éxito de Eneko no ha pasado desapercibido. Este jueves, la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha recibido al cocinero en el Ayuntamiento de Zaragoza destacando en primer lugar la alegría por su éxito y poniendo el valor todo el esfuerzo que requiere su galardón. "Para mí es un orgullo darle la enhorabuena en nombre de todos los zaragozanos por el excelente trabajo en el concurso. Ha sido un ejemplo de crecimiento dentro de las distintas etapas del propio programa, pero también en el terreno personal por su madurez, simpatía y gran persona", ha subrayado Chueca.

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha recibido a Eneko Fernández en el Arco de Banderas del Ayuntamiento de Zaragoza.

De igual forma, la alcaldesa ha sostenido que Eneko "representa el carácter de los maños, que es algo que siempre se nos valora allá por donde vamos" y ha añadido que "a partir de aquí quiero desearle suerte. Empezó como aficionado de la cocina, creció profesionalmente y se formó a sí mismo. Todo ello compatibilizándolo con la responsabilidad de volver a ser padre".

Para concluir esta calurosa bienvenida, Chueca ha incidido en que "necesitamos muchas personas como él, muchos embajadores de Zaragoza, que lleven el nombre de la ciudad tan lejos y que sean tan profesionales".