S.D. HUESCA

Martín González, pendiente del futuro del club y con la meta de “fichar a ocho o nueve jugadores”

El director deportivo ha hecho análisis de una temporada "dramática" y ha manifestado que hablará con los jugadores cuando conozca el límite salarial del que dispone
El director deportivo del Huesca hace balance y mira al futuro. Foto: S.D. Huesca.
photo_camera El director deportivo del Huesca hace balance y mira al futuro. Foto: S.D. Huesca.

Análisis, balance y futuro. Un sufrimiento más largo de lo esperado, pendientes del límite salarial, unos ocho o nueve fichajes, y algunos nombres propios son los principales temas que el director deportivo del Huesca, Ángel Martín González, ha expuesto este miércoles ante los medios de comunicación.

Ángel Martín González, sin secretos ni tapujos, ha dado la cara para hacer balance de la temporada de la S.D. Huesca, así como para hablar del mercado y del futuro del club.

En primer lugar, el director deportivo hablaba de una temporada “complicadísima, muy difícil en todos los aspectos” y “dramática”. Recordaba entonces la desconfianza con la que comenzó el equipo, sobre todo jugando en casa, algo que les “ha pasado factura”, reconocía.

“Cuando llegó Antonio el equipo se rearmó, empezó a creer más, a hacer mejor las cosas, fuimos sacando puntos que antes nos costaban mucho más. Estuvimos tres meses sin perder, nos vimos salvados. Todos, incluido yo. Estábamos a siete puntos más golaveraje. Perdimos ese punto de ser diferentes, ese hambre que te hace ganar partidos y empezamos a sufrir otra vez como locos. No veíamos donde podíamos ganar. Los puntos de Elche nos dieron la vida y la tranquilidad suficiente para afrontar el final”, evaluaba el director deportivo.

Un sufrimiento más largo del que esperaba, pero con el objetivo cumplido. En esa consecución da mérito al trabajo de Antonio Hidalgo, quien “se ha ganado el respeto” y “la renovación” y señala que en el club están “encantados” con el catalán. Eso sí, también era crítico sobre su rendimiento en casa, y admite que es algo a lo que deben darle la vuelta.

Tratando de buscar experiencias previas complicadas, se refería a su paso por el Real Zaragoza. Así pues, recordaba el transcurso de los hechos y cuando le echaron en la 2015-16 y expresaba que fue algo sin sentido para él.

EL MERCADO

Con el curso acabado, todo las miradas y esfuerzos apuntan hacía el mercado de fichajes. Sin embargo, Martín González ha reincidido en la idea de que deben tener paciencia, ya que hasta que no se decida el futuro del club y conozca el límite salarial del que dispone, no puede mover ficha: “Estamos atados de pies y manos hasta que no se decida lo que va a pasar”. En esa línea, espera que la semana que viene sea la definitiva y será entonces cuando hable con los jugadores uno a uno: “No puedo prometer un contrato si luego no lo puedo cumplir”.

En lo que se refiere puramente a los fichajes, con trece fichas, el director deportivo cifraba sus necesidades en “ocho o nueve jugadores, seguro”, y todos los movimientos serán “consensuados con el míster”.

Además, Martín González ha señalado que los 30 movimientos del año pasado es “una cantidad demasiado alta” y espera que “todo sea más sencillo”. Igualmente, desea que el Huesca sea “un club con atractivo para el jugador en el mercado”.

NOMBRES PROPIOS

Uno de los futbolistas que se han puesto sobre la mesa ha sido Elady Zorilla. “Elady tiene que volver con el Tenerife, era una cesión pura y dura. Sin opción de compra”, aclaraba. Lo mismo en el caso de Samu Obeng, a quien “no se le puede reprochar nada” y quien volverá a Oviedo.

El primero en comunicar su salida fue Kento Hashimoto. Martín González manifestaba que el futbolista “está como loco” por jugar en Primera y tras el último encuentro le comunicó definitivamente que se iba, aunque era algo que llevaba meditando tiempo.
También se ha referido a los jugadores cedidos y ha revelado que la incorporación a la plantilla de Soko, en el Ibiza, es una posibilidad.

EL CLUB

El de Madrid también ha analizado la situación global del club y su mensaje era claro: “Tenemos que afianzar le equipo en la categoría”. En cuanto a ello, la primera tarea es conseguir la permanencia más cómoda, sin tanto sufrimiento y que permita dar más posibilidades a la cantera.

“Si el Huesca consigue estar los próximos 20 años en la categoría sería un éxito brutal”, reconocía también aludiendo a la dificultad de la categoría y a la presencia de grandes ciudades, que están a otro nivel.

En el plano personal, Ángel tiene contrato un año más y expresaba estar feliz y contento en Huesca y sin intención de cambiar su situación.