Loureiro: “Dependemos de nosotros y es el escenario ideal”

El lateral gallego espera con muchas ganas el encuentro ante el Racing de Ferrol, que será especial para él
Loureiro analiza la situación de la S.D. Huesca. Foto: S.D. Huesca.
photo_camera Loureiro analiza la situación de la S.D. Huesca. Foto: S.D. Huesca.

Miguel Loureiro es uno de los pilares de la Sociedad Deportiva Huesca. El defensa, que además lleva dos goles, es el segundo jugador con más minutos de la plantilla. Su figura es imprescindible en la solidez defensiva del conjunto oscense, que el pasado domingo volvió a dejar la portería a cero. Un empate que les permite seguir sumando en su lucha por evadir la zona baja, la cual se está apretando, aunque tienen siete puntos de margen: “Dependemos de nosotros y es el escenario ideal”.

La S.D. Huesca logró un empate ante el Leganés el pasado domingo. Volvió a demostrar la solidez atrás, y tuvo ocasiones para vencer. En este aspecto, Loureiro expone que se quedaron con ganas de haber “aprovechado más las oportunidades”, aunque son conscientes de donde están y valoran el partido que hicieron contra el líder de la categoría. No obstante, no se conforma y confiesa que tienen “ganas de mejorar los pequeños detalles para sacar los tres puntos en esos partidos”. Principalmente, manifiesta que deben mejorar con balón y “a la hora de decidir para poder marcar goles”.

El Huesca lleva once jornadas invicto y está a un duelo de igualar su récord de partidos sin perder en el fútbol profesional, un hecho que Loureiro ve como una “anécdota”, que sería “muy positiva” porque significaría que el cuadro oscense puntúa en A Malata.

Así pues, el próximo domingo ante el Racing de Ferrol los de Hidalgo tratarán de no perder para continuar con la racha que el lateral pone en valor. “Cuando te metes en una dinámica así, ves que pasan los fines de semana y das un nivel competitivo muy alto, y que desde fuera también se percibe, nos refuerza muchísimo. La gente confía más en nosotros, nos ven como un equipo más fuerte. Los rivales nos ven como un equipo difícil de contrarrestar. Nos ayuda a la hora afrontar los partidos”.

En un momento muy dulce, pero sin relajación: el descenso está a siete puntos. Los equipos de abajo están ganando en las últimas jornadas impidiendo a los aragoneses ampliar el colchón. “Cada temporada es algo que sucede, los equipos de abajo tienen necesidad de puntuar y aprietan”, analiza el de Cerceda. “En ningún momento hemos sentido esa tranquilidad. Hemos cogido distancia y ayuda para tener más confianza y afrontar los partidos con más seguridad”, continuaba Miguel Loureiro, que niega que hayan sentido ya alivio.

De esta manera, asegura que ellos deben centrarse en su trabajo, en sacar sus partidos. “Dependemos de nosotros y es el escenario ideal”, declara.

SU VÍNCULO CON FERROL

Loureiro disputó una temporada en las filas del Racing de Ferrol y admitía que ahí se sintió muy querido por la gente y por el club: “Fue una temporada muy especial para mí, desde que llegué hicimos un grupo muy bueno, nos conocíamos muchos, nos salió buena temporada, no se logró el ascenso, pero los recuerdos son muy buenos”.

Además, admite que siempre que puede ve sus partidos y considera que están haciendo una gran campaña: “Ahora en la segunda vuelta como es lógico les está costando más, con la baja de Carlos Vicente, pero están haciendo una temporada de 10. Por lo que percibo tienen la ilusión de pelear el playoff y nos van a poner las cosas muy complicadas”.

Estar cerca de casa hace que el del domingo sea un partido especial para este. En su tierra, su familia y amigos acudirán a verlo a las gradas: “Estaban esperando este partido con muchas ganas, es un partido especial”.

MOMENTO PERSONAL DE LOUREIRO

Pieza clave para Ziganda y para Hidalgo, el lateral se siente “muy cómodo, con mucha confianza” en Huesca y expresa que es “un lujo” trabajar con sus compañeros y el cuerpo técnico.

Loureiro también ha tenido que ejercer como central, ante lo que apuntaba que trata de “visualizar” antes de los partidos lo que le toca hacer en el campo para no precipitarse. “Es diferente en cada posición”, sumaba y explicaba que cuando es central trata de bajar la intensidad y calmarse para decidir mejor.