La S.D. Huesca se lleva el derbi aragonés ante el Teruel con el doblete de un incisivo Obeng (2-1) 

Los de Ziganda han sabido dar la vuelta al partido en una segunda parte en la que ambos equipos se han quedado con diez hombres. Fotografía: S.D. Huesca.
photo_camera Los de Ziganda han sabido dar la vuelta al partido en una segunda parte en la que ambos equipos se han quedado con diez hombres. Fotografía: S.D. Huesca.

La S.D. Huesca se ha llevado su tercer choque de pretemporada por 2-1 ante un competitivo Teruel que ha comenzado por delante en el marcador. Los de Ziganda han sabido dar la vuelta al partido en una segunda parte en la que ambos equipos se han quedado con diez hombres tras una falta y un intento de agresión que no ha dejado más opción al árbitro que expulsar a los dos implicados. No obstante, Obeng se ha puesto la capa de héroe con un doblete en el último tramo del partido y ha hecho que el cuadro altoaragonés se imponga a un dificultoso C.D. Teruel, que ha demostrado su rocosidad y ha competido de tú a tú de nuevo a un equipo de una categoría más.

Ziganda, que ha usado línea de tres en su formación, ha apostado por salir con Juan Pérez, Gerard Valentín, Hugo Anglada, Jorge Pulido, Jérémy Blasco, Vilarrasa, Cristian Salvador, Manu Rico, Soko, Kanté y Carrillo. Por otro lado, Víctor Bravo ha decidido alinear como once inicial a Taliby, Carmona, Borja Romero, Ahn, Borja Martínez, Castillo, Correia, Gaixas, Villa, Facu y Aitor Pascual.

El encuentro arrancaba igualado como prometía. De todas formas, el C.D. Teruel iniciaba el choque con más mordiente y con una falta a la barrera de Borja Romero que avisaba de que el cuadro de Víctor Bravo venía a competir. La S.D. Huesca respondía pronto, en el minuto 9 y con un disparo desde la frontal de área que blocaba Taliby y un cabezazo de Kanté que se iba por encima del larguero. El propio delantero gambiano no tuvo mucha suerte y se marchaba lesionado en el minuto 18 para que entrara en su lugar Tresaco, que aportaba rapidez, movilidad y presión a los de Ziganda.

El encuentro proseguía en un derbi aragonés que no quería dar un respiro. En el 19 Villa la tenía para el C.D. Teruel con disparo que no cogía puerta y volvía avisar de que los turolenses tenía pólvora. Cuatro minutos después, en el 23, Borja Martínez recibía un buen centre raso de Ahn, que no lograba despejar la defensa de la S.D. Huesca y que permitían al ariete del cuadro turolense hacer el primero con un buen tiro cruzado ante el que Juan Pérez no pudo hacer nada.

El gol dio energía al C.D. Teruel que seguía presionando a la defensa oscense. No obstante, la S.D. Huesca no se achicaba y lejos de caer noqueada con el gol de Borja, incidía con desmarques y balones rápidos por las bandas. La suerte seguía sin estar del lado de la S.D. Huesca y Tresaco, que había entrado hacía 20 minutos se marchaba lesionado para que entrara el canterano Diego Aznar. Poco más pasaría y la primera parte llegaba a su fin con un Teruel que había aprovechado sus ocasiones y una S.D. Huesca a la que le faltaba ese último y complicado pase que traspasara las redes de los pupilos de Bravo.

REMONTADA OSCENSE EN LA SEGUNDA PARTE

La segunda parte empezaba muy movida con la expulsión en el 51 de Julen para el C.D. Teruel y de Soko para la S.D. Huesca tras una falta que derivaba en un agarrón y un intento de agresión. Tras este episodio, Ziganda movía la formación de su equipo y pasaba de jugar con tres centrales a una línea de cuatro. Tras las expulsiones ambos conjuntos se mostraban tímidos y la falta de intensidad dominaba durante buena parte del primer tramo de la segunda parte. Poco a poco el C.D. Teruel se iba metiendo atrás y el cuadro oscense avanzaba líneas, tocando en tres cuartos de campo sin ideas y a la espera de algún fallo en la defensa de Víctor Bravo.

Fue en el 73 cuando una mano de Aparicio que cortaba un centre dentro del área concedía un penalti a favor de la S.D. Huesca. Obeng no se ponía nervioso y hacía el empate en el marcador. Este tanto daba mucha energía a los de Ziganda y metía el medio en el cuerpo al C.D. Teruel, que definitivamente echaba su línea de cinco hombres muy atrás.

La S.D. Huesca mandaba en el último tramo del partido y los diez últimos minutos se convertían en un auténtico calvario para el C.D. Teruel que sacaba todos los balones de su área como podía. En un ataque oscense, Obeng recibía el balón en la frontal del área y disparaba con el interior al palo largo de la meta turolense para hacer el segundo y definitivo 2-1. Un muy buen gol que servía para que la S.D. Huesca se llevara el partido y Obeng demostrara su buena dinámica con un doblete.

Con todo ello, la S.D. Huesca ha mejorado que ha mejorado en la fluidez ofensiva, uno de sus objetivos respecto a la pasada temporada, pero seguirá necesitando más ideas arriba si quiere traspasar los muros de los equipos que se encuentre en Liga. El C.D. Teruel, por otro lado, ha seguido demostrando que sigue a un muy alto nivel en este segundo partido de pretemporada, y que la competitividad y la entrega no se negocian.