El Real Zaragoza vence a un competitivo Teruel que da la cara en su estreno veraniego (1-2) 

El Real Zaragoza se llevó este derbi aragonés veraniego gracias al tanto de Azón. Fotografía: C.D. Teruel.
photo_camera El Real Zaragoza se llevó este derbi aragonés veraniego gracias al tanto de Azón. Fotografía: C.D. Teruel.

El Real Zaragoza supo llevarse su segundo encuentro de pretemporada por 1-2 ante un Teruel que se mostró realmente sólido y compitió de tú a tú ante el equipo de Escribá en su primer choque veraniego. El partido estuvo realmente igualado y fue en el tramo final donde los blanquillos despertaron con un tanto de Iván Azón en los últimos minutos.

En este choque, Bravo salió con una 4-4-2 con Taliby, Carmona, Cabetas, Sanchís, Villa, Castillo, Rubén Correia, Tena, Borja Martínez, Ahn y Buenacasa. Por otro lado, Escribá apostó por una 4-2-3-1 con Cristian, Luna, Lluís, Jair, Nieto, Grau, Toni Moya, Chema, Maikel Mesa, Baselga y Bakis.

La primera parte arrancó con mucha igualdad sobre Pinilla. Ambos equipos estaban bien posicionados y algunas imprecisiones marcaban los primeros compases. El Teruel parecía que ofrecía mayor sensación de peligro con un par de corners y un tiro desde fuera del área de Sanchis en los primeros diez minutos. De hecho, el Teruel tuvo su primera ocasión con un balón muerto en el área de Cristian que fue rematado por Borja fuera y que dejaba ver que los de Bravo iban a competir con todo su arsenal pese a ser pretemporada.

El partido continuaba con un Teruel que tenía más mordiente y un Real Zaragoza que notaba carencias en el medio del campo. Los de Víctor Bravo se adelantaban en casi todos los balones divididos y no dejaban fluir el juego del club del león que hoy vestía de avispa. El Real Zaragoza trató de despertar con un remate de Baselga que se marchó fuera en el minuto 17 tras un buen centre de Chema. Al poco, el Teruel respondía con un disparo lejano que se marchaba rozando el palo.

El equipo de Escribá no iba a quedarse de brazos cruzados y otro buen centro de Chema, que estaba siendo un cuchillo por la banda derecha zaragocista, encontraba la cabeza de Bakis con un testarazo que pegaba en Cabetas y se marchaba a corner. En este mismo saque de esquina, Jair la tuvo de cabeza, pero tampoco encontró la puerta de Taliby.

Era el minuto 40 y el partido parecía abocado a marcharse con el marcador a cero al descanso. Fue entonces cuando Maikel Mesa le robó el balón a Taliby, que se hizo un lío con los pies, para marcar el que sería el primero del partido. El encuentro llegaba al descanso y una jugada inocente ponía por delante al club zaragozano en un partido en el que el Teruel estaba dejando mejores sensaciones o al menos generando más peligro.

LA SEGUNDA PARTE

El segundo tiempo abrió el telón con un Teruel que salía con Nico Rodríguez, Carmona, Facu, Tena, Arnau Gaixas, Aitor Pascual, Alastuey, Julen, Aparicio, Borja Romero y Buenacasa. El Real Zaragoza salía con Rebollo, Gámez, Lluís, Jair, Nieto, Marc Aguado, Francho, Pablo Cortés, Liso, Maikel Mesa, y Sinan Bakis.

La segunda parte arrancaba muy disputada con ambos equipos robando e intentado tocar y proponer con el balón. El partido parecía tranquilo, hasta que en el minuto 52 un gran disparo de Aparicio con el interior hacía el empate en Pinilla. El Real Zaragoza dejó demasiado espacio para que el "10" del Teruel armara el disparo y este no perdonó. Los rojillos se encontraban de nuevo despiertos y tuvieron una buena ocasión tras un pase de Buenacasa que le pasó el balón a Borja Romero para que armara un disparo que despejó Rebollo a media altura.

El Real Zaragoza quería más y respondió con una buena falta de Francho, que estaba cayendo mucho a banda, que rechazó Nico Rodríguez a corner. De todas formas, el encuentro avanzaba y al Real Zaragoza le costaba sacar el balón desde atrás, fruto de la presión que ejercían los de Víctor Bravo a la defensa blanquilla.

No obstante, en los últimos diez minutos los pupilos de Fran Escribá despertaron, primero con un disparo de Pablo Cortés que atrapó Nico sin problemas y luego con un tanto, que a la postre sería el definitivo, en una buena combinación por banda de Francho, que seguía siendo un puñal por la derecha, para que empujara Azón en el 87. Los pocos minutos que restaban acabaron y el Real Zaragoza se marchaba de este amistoso dejando unas buenas sensaciones, sobre todo a la hora de demostrar el peligro que posee en la zona de finalización. El Teruel, por su parte, demostró que con intensidad defensiva y sin cometer fallos tontos podrá competir con cualquier equipo de Primera RFEF.

El Real Zaragoza acumula su segunda victoria consecutiva en pretemporada, siendo la primera el pasado miércoles ante su filial (3-0) y ya mira de reojo al Murcia, contra quien se medirán en el Pinatar el próximo martes. Por su parte, el Teruel seguirá con derbis aragoneses y visitará a la S.D. Huesca este miércoles en la Base de Fútbol Aragonesa.