Euforia y celebración: los vídeos del Huesca tras sellar la permanencia

La alegría se vivió en el césped y en el vestuario y a través de las redes sociales del club los aficionados oscenses pudieron compartir la celebración
El Huesca celebra la permanencia. Foto: S.D. Huesca.
photo_camera El Huesca celebra la permanencia. Foto: S.D. Huesca.

Después de muchos meses de lucha y de sufrimiento, por fin la Sociedad Deportiva Huesca tiene en su mano el ansiado objetivo, la permanencia. El equipo no dejó de creer ni cuando peor estaba y el trabajo ha tenido recompensa. A falta de una jornada, el cuadro aragonés venció al Cartagena y sumó los 48 puntos que le dan la salvación matemática. Una liberación inmensa que fue celebrada por todo lo alto.

Momento de sentirse en paz. De tener tranquilidad, de acabar con la angustia, la tensión y la inquietud. El Huesca sabía desde el inicio de la temporada que no iba a ser fácil, pero también tenían claro que lo lograrían. Con dos entrenadores en su banquillo, y con una segunda vuelta inmejorable, en Cartagonova llegó la victoria definitiva.

Primero desde el césped y después en el vestuario. Los jugadores y cuerpo técnico celebraron por todo lo alto haber conseguido el objetivo y a través de las redes sociales oficiales del club, los aficionados pudieron comprobar y compartir la alegría de los suyos.

Los abrazos comenzaban en el verde tras acabar el encuentro. Gritos de “¡vamos!” y una ronda de abrazos y enhorabuena por el míster. En el vestuario continuaría la fiesta, con un Álvaro Fernández que se encargaba de poner el altavoz y hacer sonar “Freed From Desire” con toda la plantilla unida coreando la canción. En la publicación en la que se lanzaba el vídeo, el club escribía: “Nunca sonó tan bien”.

En Twitter principalmente triunfaba el vídeo de un Hidalgo desatado dentro del vestuario. Saltando y disfrutando en el centro del círculo con sus jugadores. La viva imagen de la liberación de un técnico que no se relajaba ni cuando las cosas parecían hechas y que ha salvado a un Huesca hundido.