Sanidad desvela el decreto para fidelizar en Aragón a los nuevos MIR

Se busca retener el talento formado en la Comunidad, para lo que se invertirán entre uno y ocho millones de euros 
Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Foto: Andrés García
photo_camera Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Foto: Andrés García

“Puntos de difícil cobertura”, “estabilidad laboral y económica”, “conciliación familiar”, “buenas condiciones” o “contratos atractivos”. Son algunos de los conceptos que más se repiten en el decreto de la DGA para la fidelización de los nuevos médicos residentes. La orden, aprobada la semana pasada en el Consejo de Gobierno y publicada este viernes en el BOA, quiere frenar la fuga de los facultativos que realizan su formación en Aragón y después ponen rumbo a otros lugares. La generación de este año, además, viene mermada de antemano por las 17 vacantes de Medicina Familiar y Comunitaria que se quedaron sin cubrir tras finalizar la adjudicación de los destinos de los nuevos MIR. Un problema, por otra parte y a juzgar por los datos, que no solo golpea a la región aragonesa.

Las medidas tienen como diana los que han empezado este mes de mayo pero también a los que les restan cuatro meses, es decir, hasta septiembre. Según reproduce la orden, Sanidad tiene el objetivo de “fidelizar” a estos profesionales e “incentivar” su permanencia “mediante el desempeño de funciones asistenciales y labores de formación e investigación, que contribuyan al desarrollo de las competencias clínicas e investigadoras que todo especialista ha de adquirir a lo largo de su trayectoria”.

A estas alturas, los reclamos para las nuevas generaciones de médicos ya salen de carrerilla: incentivos salariales para los puestos de difícil cobertura con un máximo de 10.000 euros al año (este no aparece de forma textual), reconocimiento de méritos (0,250 puntos por mes hasta un máximo de nueve) contratos de hasta tres años, contratación de matrimonios o “parejas estables no casadas debidamente acreditadas”, posibilidad de acceso a una vivienda en la misma localidad o “flexibilidad” de jornadas. De cara a este mismo verano, la DGA quiere dotar también de mayor autonomía a los residentes a la hora de desempeñar sus labores, aunque siempre son la supervisión de un tutor.

Uno de los capítulos destacados del decreto es el referido a los centros y puestos de difícil cobertura. Así, en la Atención Hospitalaria se consideran como tal todos aquellos “ubicados fuera de la ciudad de Zaragoza”, mientras que la Primaria acota los suyos conforme a la orden del 30 de marzo del año pasado. En total, 44 entre los sectores sanitarios de Alcañiz, Barbastro, Calatayud, Huesca, Teruel, Zaragoza I y Zaragoza III (Puedes consultar el listado completo en este enlace).

LOS MIR PODRÁN ENTRAR EN LA BOLSA TRES MESES ANTES DE TERMINAR

Del mismo modo, se podrán declarar como tal los lugares ubicados en zonas de salud que, “siendo susceptibles de ser ocupados por dichos profesionales, se encuentran con la dificultad de dispensar asistencia sanitaria” conforme a dos criterios: el agotamiento de las bolsas de empleo temporales y la disponibilidad de profesionales en el mercado laboral.

Para acceder a los contratos, los nuevos MIR tendrán la posibilidad de incorporarse a las bolsas desde tres meses antes del final de su formación. De cara al acceso a una plaza, “podrán seleccionar todos o parte de los centros de difícil cobertura”, un proceso que se regirá conforme a la calificación más alta en el último año de residencia y con un punto extra para aquellos que hayan prestado sus servicios en el citado puesto.

Misma vía para aquellos que finalicen en septiembre pero, como precisan, “con el fin de garantizar la eficacia de esta medida, el disfrute de vacaciones y permisos quedará limitado a los generados durante ese periodo de cuatro meses”. Asimismo, los empates se dirimirán atendiendo al orden de entrada a la formación sanitaria especializada.

El portavoz del PSOE, Iván Carpi. Foto: Andrés García
El portavoz del PSOE, Iván Carpi. Foto: Andrés García

CRÍTICAS DEL PSOE

El portavoz de Sanidad del PSOE en las Cortes, Iván Carpi, tachó el decreto de "chapuza" y "falta de respeto a los profesionales". Por ejemplo, aseguró, "a varios de los MIR de otras especialidades se les ha denegado plus de fidelización". “Ya avisamos de que esto podía ocurrir”, subrayó el diputado, quien también incidió en que hay médicos que todavía no conocen su plaza en la Comunidad.

Por ello, Carpi consideró en rueda de prensa que la orden "nace estrellada" y afeó a la DGA que no concrete cuestiones como las "cuantías económicas" de los incentivos. En cualquier caso, el Gobierno autonómico ya estimó la semana pasada un coste global de entre uno y ocho millones de euros.