12.815 firmas quieren ser ley: a debate la creación de una empresa pública de ambulancias en Aragón

La iniciativa del Movimiento Ciudadano Teruel Existe llega a las Cortes
Es uno de los puntos de este Pleno. Foto: Andrés García
photo_camera Es uno de los puntos de este Pleno. Foto: Andrés García

La Iniciativa Legislativa Popular es un mecanismo inusual en la rutina parlamentaria. Según regula la Junta Electoral Central, es necesario reunir medio millón de firmas para aupar una Proposición de Ley al Congreso mediante esta vía. En Aragón, la barrera está en las 12.000, una cifra más modesta pero igualmente complicada. El Movimiento Ciudadano Teruel Existe, ahora con representación en las Cortes a través del partido político, ha sido el último en batirla con 12.815, conseguidas en apenas dos meses del pasado verano, y el objetivo no es otro que impulsar, entre otras cuestiones, la creación de una empresa pública de ambulancias, objeto de tantas polémicas en la Comunidad.

Es uno de los puntos destacados de este Pleno de las Cortes y lo defenderá el portavoz del Movimiento, Manuel Gimeno, en lugar de alguno de los tres diputados turolenses. En la práctica, explican fuentes de la formación a ARAGÓN DIGITAL, el hemiciclo acogerá un debate a la totalidad para dar luz verde a su tramitación como ley o, por el contrario, dejarla en el cajón. Servirá, dicen, para mostrar la “sensibilidad” de los partidos con los problemas del transporte sanitario, como ocurre con otras proposiciones no vinculantes, y lo cierto es que incluso la votación puede tener atractivo, pues el resultado, a pocas horas, no está claro.

De la oposición, solo el PSOE se ha posicionado en contra, si nada ha cambiado. Prueba de ello son los ocho años de Javier Lambán en el Gobierno apostando por la fórmula de adjudicar el servicio, ahora en manos de Tenorio e Hijos en caso del urgente y el programado a la espera de la nueva licitación después del revés judicial del mes pasado contra Transalud. Las cámaras apuntan al Ejecutivo PP-Vox, sobre todo a los populares, predispuestos al diálogo con el grupo parlamentario que encabeza Tomás Guitarte en temas relativos a la sanidad, como pueden ser la ampliación de las ambulancias urgentes a las 24 horas en el medio rural o aceptar las enmiendas para el desembarco de la radioterapia en la provincia turolense.

Hasta la última hora del miércoles, había partido, aunque el PP, señalan desde Aragón-Teruel Existe, sigue creyendo que es un modelo distinto al suyo. Nunca han renegado del actual y la internalización es la piedra de toque, si bien admitir a trámite la iniciativa no implica que esté blindada ante posibles cambios en las ponencias legislativas. Desde el maquillaje hasta dejarla irreconocible.

CRÍTICAS A TENORIO E HIJOS

El texto que se debate en el Pleno fue presentado en octubre junto a las firmas por Manuel Gimeno. Contempla una transición progresiva hacia la empresa pública, que se completaría cuando finalice el contrato de la actual adjudicataria. Habla de garantizar la atención los 365 días del año y cumplir con los tiempos máximos de espera de quince minutos en las ciudades y media hora en los pueblos. Otro asunto pendiente al que hace alusión es la finalización de la red de helipuertos, en especial en el medio rural. Desde aquella comparecencia, un cambio significativo en clave sanitaria ha sido la citada ampliación del transporte sanitario urgente hasta las 24 horas, que no ven suficiente por los problemas que todavía arrastra Ambulancias Tenorio e Hijos.

Las quejas de los trabajadores, en huelga desde hace más de un año y con el convenio colectivo congelado desde hace cinco, dan cuenta de ello. Algunas han llegado hasta las Cortes y más concretamente al despacho de los turolenses. Cosas, revelan, “difíciles de creer” como sueldos por debajo del SMI o bases para las guardias que no reúnen condiciones mínimas de comodidad. Estos argumentos, dicen las mismas fuentes, ponen de manifiesto que internalizar el servicio “es la única forma de garantizar la calidad”, mientras que el actual tiende a la precariedad y el ahorro de costes.

Si se buscan ejemplos, Aragón puede mirar a Baleares, que cumplirá en 2024 seis años con el transporte urgente internalizado y dos con la modalidad programada. Más corta es la experiencia de La Rioja, que hará dos. En los últimos tiempos, se dado pasos en la misma dirección en Navarra, País Vasco, la vecina Cataluña o Cantabria.

Por ello, el proyecto de ley pide fijarse en los “numerosos conflictos de las empresas”, tanto laborales como con las administraciones, lo que ha desembocado en un deterioro progresivo de la calidad. Sus promotores consideran también que el sistema ganaría en eficiencia y se le podría dotar de más estabilidad, sin estar sometido a cambios cada vez que finalice un pliego y se de pie a un concurso público “más centrado en la capacidad de las empresas que en las necesidades del servicio”.