Un año de huelga de ambulancias: “El dinero está, se trata de decirle a Tenorio dónde llevarlo”

Los trabajadores piden actualizar el convenio, congelado desde hace cinco años, para lo que no se han producido avances con la nueva adjudicataria. Foto: Andrés García
photo_camera Los trabajadores piden actualizar el convenio, congelado desde hace cinco años, para lo que no se han producido avances con la nueva adjudicataria. Foto: Andrés García

Un año en huelga y cinco sin el nuevo convenio. Es la situación de los trabajadores del transporte sanitario urgente en Aragón. Ya desde el periodo de la anterior empresa, Acciona, y ahora con Tenorio e Hijos, que controla el servicio desde el pasado verano, reclaman actualizar los salarios conforme al IPC y recuperar con ello en torno al 30% de su poder adquisitivo. Más, cuando aseguran que el nuevo pliego contiene un capítulo presupuestario que permitiría hacer frente a sus demandas. Del otro lado, Tenorio no cede ni un milímetro y la DGA espera la resolución, que no parece cercana, de un conflicto heredado.

La plantilla convive con unas movilizaciones que se ven pero no tienen impacto. Al ser considerados trabajadores esenciales, los servicios mínimos están fijados en el 100%, lo que no quita que intenten hacerse notar. Manifestaciones, comparecencias en las Cortes o hasta una huelga de hambre son algunos de los episodios más recientes, aunque los afectados piden echar la vista atrás. En abril de 2022, el Gobierno de Aragón, entonces bajo el cuatripartito, impugnó el acuerdo con la anterior compañía adjudicataria y a la vez presupuestó en el siguiente pliego, que acabaría ganando Ambulancias Tenorio e Hijos, la partida para compensar lo que pide de la parte social.

Así lo argumenta el responsable en la Comunidad del Transporte Sanitario en Cooperación Sindical (SCS), Juan Antonio Busqueta. “La administración es consciente de que está. Tenorio maneja ahora 144 millones”, explica, tras la modificación aprobada este otoño con la ampliación del servicio para cubrir las 24 horas en los pueblos. No obstante, ni la subida respecto al contrato con Acciona, ni los cambios posteriores, que añaden 15,2 millones de presupuesto extra repartidos en cuatro años, han repercutido en la mejora de las condiciones laborales. “Han bajado pluses a 300 trabajadores, como las dietas, todo con una partida mayor. Antes cobraba 400 euros más”, añade.

Desde la cámara autonómica, el pasado jueves los trabajadores, junto al portavoz de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, pusieron blanco sobre negro algunas de esas cifras, con los cerca de 600.000 euros mensuales que se quedaría la empresa de no llegar a un acuerdo. Ante las peticiones, señalan, Tenorio esgrime que se encuentran en pérdidas pero las explicaciones no convencen a la parte social, que tiene “cotejada” la existencia de esas cantidades para cubrir “de sobras” todas sus pretensiones. “El dinero está, se trata de decirle a la empresa dónde lo lleva”, insiste Busqueta. Aquí entra la tercera pata, el Gobierno regional, con quienes aprecian “una comunicación más fluida” desde que el Pignatelli cambió de color político. Con todo, les piden asegurar que la parte destinada a los salarios, en torno al 80% del total, cubra ese fin.

LA EMPRESA LES ACUSA DE “IMPONER INTERESES PERSONALES”

En el ojo del huracán desde su desembarco en Aragón, la andaluza Tenorio e Hijos acusa a los trabajadores de “interponer intereses personales” al no aceptar su oferta para finalizar la huelga. En respuesta a ARAGÓN DIGITAL, valoran que “el convenio de la patronal supera con creces cualquier presupuesto que se haya considerado” y tachan de “falso” que haya una cantidad ya consignada en el pliego para la mejora de los salarios conforme al IPC. “Podrían haber tenido grandes mejoras desde el mes de junio y no las han disfrutado por el capricho de unos pocos”, sostienen.

También niegan los problemas técnicos con los vehículos. Así se denunció recientemente en las localidades del Pirineo por parte de SCS o con el cerca de un centenar que engrosa la reclamación ante la Fiscalía de septiembre. Pese a las reiteradas quejas, la compañía insiste en que esta última causa se ha archivado y “el servicio que se presta es el mejor que ha tenido Aragón”.

El Gobierno y Ambulancias Tenorio firmaron este otoño la ampliación del servicio para las 24 horas. Foto: Gobierno de Aragón

“HUELGA ENCUBIERTA” EN EL TRANSPORTE NO URGENTE

La modalidad no urgente o programada, el Transalud, tampoco se libra de problemas. Busqueta denuncia que “hay servicios que se están dejando de hacer” desde Ambulancias Egara para minimizar gastos hasta que se publique el nuevo concurso, dotado con 62,2 millones frente a los 41 en vigor. Desde Cooperación Sindical, apuntan el ejemplo de Barbastro, donde las plantillas están a la mitad y se ha tenido que recurrir a la Cruz Roja. “La administración debería pedir explicaciones”, recalca.

De fondo, aparece el debate sobre el modelo. SCS apuesta por la internalización, una vía que han defendido desde las Cortes los partidos de la izquierda, a excepción del PSOE, y Aragón-Teruel Existe o en el pasado la mayoría de sindiatos. El Gobierno, de entrada, no se lo plantea.