Las ambulancias en Aragón, años de ríos de tinta y polémicas

El aniversario de la huelga deja tras de sí una polémica cronología de noticias, declaraciones cruzadas o enfrentamientos con los trabajadores. Foto: UNEtesAragon
photo_camera El aniversario de la huelga deja tras de sí una polémica cronología de noticias, declaraciones cruzadas o enfrentamientos con los trabajadores. Foto: UNEtesAragon

Este martes, 16 de enero, la huelga del transporte sanitario urgente cumple su primera vuelta al sol. 365 días, tantos como como polémicas, declaraciones cruzadas o piezas de hemeroteca que terminan por envejecer mal. Un camino convulso por el que han pasado dos gobiernos, con sus respectivos consejeros de Sanidad, infinidad de representantes sindicales y diputados y que fue incluso uno de los temas estrella de la campaña electoral de las últimas autonómicas y municipales.

No todo pero sí buena parte arranca el 29 de abril de 2022, con la aprobación del pliego en Consejo de Gobierno. A los pocos días, con la impugnación del convenio por parte de la DGA todavía presente, y a falta de pronunciarse el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, los sindicatos advierten por primera vez con la posibilidad de los paros. El 28 de junio, el TSJA la confirma y la huelga va ganando enteros. Las noticias no cesaron el turbulento mes de noviembre de ese año. El día 7, el Salud adjudicó el nuevo contrato a Ambulancias Tenorio e Hijos y el anuncio de la huelga sindical, que llegó en voz de la entonces responsable del ramo, Sira Repollés, tuvo lugar apenas 72 horas después, el 10.

Entonces, comenzaron a sonar las primeras quejas sobre posibles irregularidades en la adjudicación. Por ejemplo, de CGT, aludiendo retrasos en la entrega de la documentación, uno de los motivos que tumbaron del concurso a otra de las candidatas. Con todo, el proceso siguió adelante con el firme apoyo del Gobierno regional. Un 15 de diciembre, Repollés defendió el pliego ante lo que consideraba “críticas inexactas”. En especial, aquellas centradas en el recorte de horas de atención presencial, de 24 a doce. “Cuando empiece a funcionar, la población estará convencida de que es el mejor que se puede tener”, dijo entonces para salir al paso.

Tan solo un día después, los representantes en Aragón de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria rechazaron públicamente el pliego por “inseguridad asistencial” ante la sustitución de las uvi móviles medicalizadas, encargadas de los traslados interhospitalarios, por ambulancias de soporte vital avanzado de enfermería (SVAE) sin médico en horario nocturno y en fines de semana. Justo un mes después, tal día como este martes hace un año, 16 de enero de 2023, arranca la huelga. Queda todavía medio año para que entre la nueva adjudicataria.

Imagen de una ambulancia
El conflicto no ha mejorado con la entrada de la nueva empresa adjudicataria. Foto: Ambulancias Tenorio

TENORIO, DESDE JUNIO DE 2023

Entonces, en una especie de limbo entre la empresa saliente y la entrante hasta junio, fecha del estreno de Tenorio, la consejera pide paciencia a los trabajadores, pues la patronal todavía no está constituida, algo que confía que ocurra en los siguientes días para lograr el ansiado acuerdo. Nada más lejos de la realidad, la actualidad de la precampaña para el 28M terminó acaparando los focos y dejando en segundo plano los paros. Durante ese último mes antes de la victoria electoral del PP, se habló y mucho de ambulancias. Tanto que el futuro presidente Jorge Azcón se marcó el objetivo de devolver en 100 días la atención 24 horas. Costó quince millones pero el convenio seguía congelado.

El 6 de septiembre, los trabajadores, adjuntando una larga lista de problemas técnicos, denuncian a Tenorio e Hijos ante la Fiscalía. Durante este tiempo, la empresa ha tratado sin éxito de hacerse con el transporte terrestre del 112 Aragón, un asunto más que controvertido. Fuentes implicadas en el proceso hicieron saber entonces que el recurso impuesto ante el Tribunal de Contratos (Tacpa) estaba firmado por una abogada vinculada a la firma andaluza, que ya había participado en litigios similares y en favor de la misma empresa. Tenorio lo desmintió. Sea como fuere, la licitación quedó anulada.

Desde entonces, el malestar en los trabajadores ha ido a más y las posturas siguen alejadas para lograr un acuerdo que pondría fin a cinco años de congelación del convenio.