"Puede haber cambios en el once… o no", paradigma del mensaje de Julio Velázquez

El nuevo entrenador del Real Zaragoza no es de grandes titulares, pero poco importará siempre que responda en el césped
Julio Velázquez en su primera comparecencia en la Ciudad Deportiva
photo_camera Julio Velázquez ha comparecido por primera vez en la Ciudad Deportiva antes de un partido

“Puede haber cambios en el once o no”, “es mejor ganar que empatar o perder”, “dificultad ninguna, quizá el viento” o “Francés es una opción más como otra” han sido los primeros mensajes de Julio Velázquez con el chip de competición activado. El míster no es de grandes titulares, pero se le ve meticuloso; no quiere dar pistas y responde de forma abstracta a cuestiones concretas. Lo que ha dejado claro es que, valga la redundancia, tiene “muy claro” el once para Albacete, incluido el portero.

Velázquez está “contento con el recibimiento por parte de todos”, también del club. Los jugadores “son receptivos y están ilusionados y atentos”. “Estamos felices”, ha valorado. Más se ha hecho de rogar cuestionado por una posible revolución en el once, a lo que ha dado numerosas vueltas y en donde no se ha hallado respuesta. “A nivel de ideas, de intención, de dinámica, sí, lo tenemos muy claro. La primera sesión fue más global, más genérica, había pasado poquito tiempo respecto al último partido y no entramos tanto en la preparación del encuentro”, ha rodeado al comienzo.

Las situaciones organizativas, el análisis del rival y otras cuestiones han servido de apoyo al regate antes de reconocer que es “difícil” que vaya a hablar “sobre si va a jugar X o Y”. “No me gusta dar pistas, pero lógicamente estamos buscando, percibiendo, observando quién mezcla mejor, viendo comportamientos. Por supuesto tengo bastante claro cómo podemos proceder el sábado en lo que al once se refiere”, ha decretado el míster.

La empresa de lanzar un mensaje al zaragocismo ha sido complicada, a pesar de que se ha podido adivinar algo del estilo de juego: “Nuestra intención es intentar estar más en campo rival que en el propio, ser más proactivos que reactivos e intentar tener ese punto de agresividad con balón que nos permita tener más presencia en área rival. Y ser un equipo que provoque más el error que esperarlo”. Poca cosa.

El intento de cuestionarle por las dificultades y alguna sorpresa positiva también ha sido en balde. “El viento”, ha respondido con una sonrisa el nuevo míster acerca de las dificultades. El cierzo ha azotado la media hora de entrenamiento a balón parado y, desde que llegó, el entrenador asegura no haber encontrado una dificultad mayor. Buena señal, sin duda. Las cuestiones positivas han sido “predisposición máxima”, “tendencia a ayudar” o “sentimiento del escudo”.

NOMBRES PROPIOS Y VUELTA A LA CARGA

Se ha pinchado en hueso al tratar de obtener una respuesta motivadora en cuanto a los nombres propios. Si algo caracteriza a Toni Moya y Manu Vallejo, a los que conoce de su etapa en el Alavés, es que son “como los demás”, término en el que se ha dirigido a ellos en todo momento. “Les voy a exigir lo mismo que a los demás, les conozco, son chicos formidables, jóvenes, con ilusión, pero igual que los demás. Les estoy viendo bien, en la dinámica de los demás. Con ganas de absorber, demostrar y agradar como todos los demás”, ha resumido en su primera comparecencia.

La novedad de Alejandro Francés, al menos a primera vista, tampoco le ha llamado la atención al entrenador del Real Zaragoza. El central disputó dos partidos con la Selección Española Sub-21; se encuentra bien y su presencia es posible en Albacete. Tanto como la de los demás. “Llegó bien, ayer ya vino a la Ciudad Deportiva, estuvimos charlando e hizo trabajo de recuperación, vino sin ninguna lesión. Es su primera sesión colectiva. Ha llegado bien y es una opción más como cualquier otro compañero”, ha explicado Julio Velázquez.

Se ha vuelto entonces a la carga con la forma de afrontar el partido de forma directa, pero la batalla parece perdida. A la cuestión “¿va a ser una alineación rompedora?” ha respondido con “intentaremos implementar lo que consideremos oportuno, esto puede llevar a que haya cambios en el once o que no”. “No vamos a proceder a dar continuidad. Desde el primer momento implementar lo que pensamos que hay que implementar, pero te puede llevar a que haya continuidad o no”, ha afirmado. Imposible saber, por lo tanto, si el Real Zaragoza presentará una revolución o no en el once. Ni siquiera se sabe quién ocupará la portería.

Ha sorprendido que no encuentre “determinante” la primera victoria, aunque ha reconocido que con ellas “se compra más el mensaje”. Por eso “es mejor ganar que empatar o perder”, afirmación poco explosiva para la primera rueda de prensa previa a un partido como entrenador del Real Zaragoza. Julio Velázquez, después de dos comparecencias, muestra así ser un hombre de más palabras que mensajes. Algo por lo que nadie le juzgará en el Real Zaragoza siempre y cuando respondan los resultados sobre el terreno de juego. Eso es, a fin de cuentas, lo que se le pide a un entrenador.

Más en REAL ZARAGOZA