Aragón homenajea a Gabriel Cisneros y los diputados constituyentes con una llamada al acuerdo: “Hoy sería imposible”

La entrega del Premio Gabriel Cisneros ha tenido lugar en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli
photo_camera La entrega del Premio Gabriel Cisneros ha tenido lugar en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli

Mariano Alierta Izuel, José Angel Biel Rivera, José Antonio Escudero López, Hipólito Gómez de las Roces, Lorenzo Martín Retortillo, Antonio Piazuelo Plou, Joaquín Tejera Miró, Luis del Val Velilla, e Isaías Zarazaga Burillo. Son los nueve diputados y senadores aragoneses que han recibido este martes el Premio Gabriel Cisneros, en nombre de los 26 políticos de la Comunidad que votaron la Constitución, apenas unas horas antes del 45º aniversario de la Carta Magna.

Es la primera edición de este galardón con el que el Gobierno de Aragón quiere honrar la memoria del turiasonense Gabriel Cisneros, uno de los siete padres de la Constitución y, a juicio del presidente de Aragón, Jorge Azcón, “injustamente olvidado”. “Recordar a Cisneros es recordar valores constitucionales, la moderación, la democracia y sus valores fundamentales que han alumbrado 45 años de democracia”, ha valorado el líder del Ejecutivo autonómico.

Una época en la que jugaron un papel clave dos ideas: que nadie puso lo personal por encima de los intereses del país, y concebir la política como el arte de llegar a acuerdos, como ha recordado el exdiputado por Teruel José Ángel Biel. “Empezamos todos con una idea fundamental, la concordia, el entendimiento, la conciliación y olvidarnos del enfrentamiento. No se puede gobernar unos contra otros. Hoy sería imposible, y bien que lo siento”, ha expuesto el también expresidente de las Cortes, que ha pedido a los jóvenes que no olviden el “hito histórico” de crear una Constitución “después de 170 años de enfrentamientos entre españoles”.

Así, entre recuerdos y memorias de las intensas reuniones y encuentros que hicieron posible el acuerdo entre representantes de todo signo político, Biel ha puesto en valor la importancia de la Carta Magna para que Aragón sea lo que es hoy en día, “gracias al empujón que le dieron hombres y mujeres en 1977 y 1978”. “Salgamos de esta situación, seamos capaces de reeditar los principios de la Constitución. Algunos la quieren cambiar, dicen que porque no la han votado. Nadie nos va a rejuvenecer a nosotros, pero sí a este país, y lo que fue útil en 1977, debe volver a ser útil ahora”, ha reivindicado, pidiendo a los “nuevos políticos” que lean los episodios nacionales de Benito Pérez Galdós para “conocer la historia”.

AZCÓN NIEGA SIMILITUDES ENTRE LA AMNISTÍA DE 1977 Y LA ACTUAL

Por su parte, Azcón ha reconocido el legado de todos estos políticos para diseñar una Constitución que, 45 años después, vuelve a estar “atacada” por una Ley de Amnistía que, a su juicio, nada tiene que ver con la de 1977, cuando “fue un ejercicio de perdón y reconciliación” para dejar atrás el régimen franquista. “No es una amnistía por la convivencia ni la reconciliación, es la pura convivencia de unos pocos. Una transacción vergonzante entre el interés de unos delincuentes para beneficiar a una persona y permitirle seguir en el Gobierno”, ha señalado.

De hecho, ha recordado que, en la creación de la Carta Magna, se presentaron dos enmiendas para que el Congreso pudiera conceder amnistías, que fueron rechazadas por la mayoría de parlamentarios. “Hoy se busca exonerar de responsabilidad penal a un grupo de personas, una casta elegida por intereses políticos saltando al poder judicial, dinamitando los principios esenciales de la separación de poderes, la base del sistema democrático”, ha incidido.

Con ello, Azcón ha trasladado a los diputados constituyentes “una gratitud y un reconocimiento que quedarían vacíos si no asumiésemos nuestro firme compromiso con la defensa de la Constitución y los principios que de ella emanan”. La transición, ha expresado el presidente aragonés, fue “un proceso admirable, marcado por el amplio entendimiento entre aquellos que entonces pensaban de forma diferente”. “En un momento en el que la política era más necesaria que nunca, todos ellos, pertenecientes a diferentes partidos políticos, aparcaron sus discrepancias e hicieron un generoso ejercicio de reconciliación”, ha añadido.

Un Premio Gabriel Cisneros que nace con el propósito de consolidarse en el futuro para honrar a aquellas personas, entidades o instituciones que han destacado especialmente en la defensa, promoción, estudio y difusión de los valores constitucionales y democráticos.

Más en POLÍTICA