Qué ver en Huesca capital: diez lugares que debes visitar

Huesca es una joya escondida que espera ser explorada. En este artículo, te llevaremos a través de los diez imprescindibles de Huesca capital
que-ver-en-huesca-capital
photo_camera La ciudad de Huesca encierra joyas que esperan ser descubiertas

​Descubre Huesca, la capital escondida de Aragón, a menudo eclipsada por las imponentes montañas y pintorescos pueblos del Pirineo.

Más allá de ser solo un punto de partida hacia las estaciones de esquí y paisajes naturales, Huesca capital ofrece una increíble combinación de historia, arte y gastronomía. Si buscas lugares para visitar en Huesca sigue leyendo...

En este artículo, te proponemos diez planes en Huesca que no te puedes perder. ¿Listo para recorrer calles llenas de historia y lugares inolvidables?

  1. Catedral de Huesca
  2. Plaza Luis López Allué
  3. Ruta Mudéjar
  4. Museo Diocesano
  5. Muralla de Huesca
  6. Convento de San Miguel
  7. Monasterio e iglesia de San Pedro el Viejo
  8. Ultramarinos La Confianza
  9. Parque Miguel Servet
  10. Basílica de San Lorenzo

Catedral de Huesca

Una de las cosas que hay que ver en Huesca es la Catedral de Santa María. Este magnífico templo gótico, erigido entre los siglos XIII y XIV por orden de Jaime I el Conquistador, representa el corazón espiritual y arquitectónico de la ciudad.

catedral-huesca
Este templo está adornado por elegantes pináculos. Foto: Catedral de Huesca

Su fachada, adornada con elegantes pináculos, y el majestuoso altar Mayor, donde se encuentra un retablo renacentista tallado en alabastro por Damián Forment, son solo algunos de los elementos que alberga. 

Plaza Luis López Allué

Otra actividad imprescindible que hacer en Huesca es pasear por la plaza Luis López Allué, uno de los espacios más emblemáticos de Huesca  que actúa como el corazón del casco histórico, desempeñando el papel de plaza Mayor.

Plaza Luis Lopez Allué
Este es uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad

Este encantador lugar peatonal y rectangular está rodeado por edificios con soportales que le confieren una notable uniformidad y simetría. Conocida también como la plaza del Mercado, albergó el mercado de la ciudad hasta 1976.

Destaca en la plaza la tienda La Confianza, el ultramarinos más antiguo de España, que añade un toque histórico y cultural único. La plaza lleva el nombre de Luis María López Allué, una figura local multifacética que fue escritor, periodista, juez y alcalde de Huesca, además de director de El Diario de Huesca, rindiendo así homenaje a su notable contribución a la ciudad.

Ruta Mudéjar

Si te preguntas qué ver en Huesca capital, no puedes perderte la Ruta Mudéjar, esta ruta presenta algunos de los ejemplos más destacados de este estilo artístico en Aragón, aunque Huesca capital es menos conocida por ello en comparación con Zaragoza y Teruel.

turismo-huesca
La Ruta Mudéjar presenta algunos de los ejemplos más destacados de este estilo. Foto: Huesca Turismo

Destacan especialmente los alfarjes mudéjares del Salón del “Tanto Monta” en la Catedral y del Palacio de Villahermosa, que son considerados como algunos de los más importantes de Aragón. Además, el Museo Diocesano alberga uno de los pocos púlpitos mudéjares que quedan en la región.

La influencia mudéjar también es evidente en la decoración de yeserías de la Catedral y la Iglesia de San Pedro el Viejo, que reflejan la rica tradición artística de la época. 

Museo Diocesano

El Museo Diocesano de Huesca es otra visita imprescindible en Huesca ciudad. Se trata de una parada esencial para aquellos interesados en el arte sacro de la Comunidad.

museo-diocesano
El museo diocesano de Huesca esconde bonitos rincones. Foto: Huesca Turismo

Ubicado en el claustro de la Catedral y el adyacente Palacio Episcopal, este museo alberga una impresionante colección que incluye destacadas obras de orfebrería en plata, valiosos códices y tallas medievales que provienen tanto de la catedral como de otras parroquias de la diócesis.

Además, la visita ofrece la oportunidad única de explorar los dos claustros de la catedral: el románico y el del Papa Luna, cada uno con su propia historia y belleza arquitectónica. 

Muralla de Huesca

La Muralla de Huesca es un vestigio histórico que data de la época romana, evidenciando la larga historia de fortificación de la ciudad. Durante el periodo musulmán, con la ciudad conocida como Wasqa, estas defensas se expandieron notablemente, llegando a contar con un perímetro de aproximadamente dos kilómetros, adornado por 99 torres y dotado de siete puertas de entrada.

Muralla de Huesca. Foto: Huesca Turismo
Esta muralla evidencia la larga historio de fortificación de la ciudad. Foto: Huesca Turismo

Hoy en día, los visitantes pueden admirar los tramos conservados de la muralla entre el puente de San Miguel y la plaza de toros, incluyendo la torre del Septrion y una de las puertas originales, La Porteta.

Reconocida como Bien de Interés Cultural desde 2006, la muralla no solo es un testimonio de la rica historia de Huesca, sino también un punto de interés para quienes desean explorar los orígenes y la evolución arquitectónica de la ciudad.

Convento de San Miguel

El Convento de San Miguel, situado al norte de Huesca junto al río Isuela, es un emblemático edificio religioso fundado por el rey Alfonso I en 1110. Este convento alberga la iglesia de San Miguel, popularmente conocida como "Las Miguelas" debido a la comunidad de Carmelitas Calzadas que se estableció allí desde el siglo XVII.

Convento de San Miguel. Foto: Huesca Turismo
El Convento de San Miguel es un emblemático edificio. Foto: Huesca Turismo

La iglesia destaca arquitectónicamente por su nave, que presenta una impresionante techumbre de madera apoyada en arcos diafragma de piedra sillar. Esta estructura estuvo oculta durante muchos años bajo un falso techo de escayola y cañizos hasta su reciente restauración, que ha revelado su esplendor original y ha permitido apreciar la riqueza histórica y estética del lugar.

Monasterio e iglesia de San Pedro el Viejo

El Monasterio de San Pedro el Viejo, en Huesca, es un destacado monumento del románico aragonés del siglo XII. Es famoso por albergar los sepulcros de los reyes Alfonso I el Batallador y Ramiro II el Monje.

san-pedro
San Pedro el Viejo es una de las iglesias más antiguas de España. Foto: Huesca Turismo

Este sitio histórico, originalmente un templo visigodo, ofrece un claustro románico con capiteles esculpidos que son clave en el arte medieval de la región. Declarado Monumento Nacional, es esencial para entender la herencia cultural de Aragón.

Ultramarinos La Confianza

Ultramarinos La Confianza es mucho más que una simple tienda; es una verdadera institución en Huesca. Fundada en 1871, ostenta el título del comercio más antiguo de España aún en funcionamiento y ha sido declarado Patrimonio Histórico Comercial de la Humanidad.

Foto: Ultramarinos La Confianza
Este establecimiento se fundó en 1871. Foto: Ultramarinos La Confianza

Ubicada en la plaza López de Allué, empezó como mercería y ha mantenido su nombre original a lo largo de los años. Actualmente, está dirigida por la familia Villacampa-Sanvicente, sus terceros propietarios, quienes conservan viva su rica historia. 

Parque Miguel Servet

El Parque Miguel Servet, el pulmón verde de Huesca, ha sido un lugar de deleite para los oscenses y visitantes durante más de 100 años.

Parque Miguel Servet en Huesca. Foto: Huesca Turismo
Parque Miguel Servet en Huesca. Foto: Huesca Turismo

Este parque de siete hectáreas alberga tesoros como el kiosco de la música, una escultura dedicada a la papiroflexia y la encantadora casita de Blancanieves, que contiene una biblioteca. Es un oasis perfecto para relajarse y disfrutar de la naturaleza en pleno centro de la ciudad.

Basílica de San Lorenzo

La Basílica de San Lorenzo, situada en Huesca, es una destacada iglesia barroca del siglo XVII dedicada al patrón de la ciudad. Su imponente fachada y el interior de tres naves con un gran retablo mayor son dignos de admirar.

san-lorenzo
Los oscenses tienen especial interés por este monumento. Foto: Huesca Turismo

La imagen de San Lorenzo, central en la basílica, atrae a numerosos fieles, especialmente durante las fiestas de San Lorenzo en agosto. Este templo no solo es un lugar de culto, sino también un importante hito cultural y arquitectónico de la ciudad.