Presentan un recurso contra un proyecto fotovoltaico de Forestalia en Campo de Romanos

Forman parte de un conjunto de ocho que Forestalia ha proyectado en varios términos municipales y que ocuparían más de 1.000 hectáreas de suelo
energia-renovable
photo_camera Estas dos plantas forman parte de un conjunto de ocho que Forestalia ha proyectado en varios términos municipales

La asociación “Amigos de la Tierra” ha presentado recurso de alzada ante el Departamento de Industria del Gobierno de Aragón contra los proyectos de plantas fotovoltaicas Santa Quiteria I y Santa Quiteria II que Forestalia pretende desplegar en la comarca natural de Campo de Romanos, en la provincia de Zaragoza.

Estas dos plantas forman parte de un conjunto de ocho que Forestalia ha proyectado en varios términos municipales y que ocuparían más de 1.000 hectáreas de suelo, principalmente agrícola. Además, su instalación necesita de dos subestaciones y de una línea de alta tensión de 28 kilómetros, atravesando la sierra de Paniza, para evacuar la electricidad hasta la subestación de Cariñena, de donde se derivaría a su vez la red de distribución.

Amigos de la Tierra ha alegado en los recursos que los proyectos se presentan fragmentados incumpliendo la legislación del sector eléctrico y ocasionarían un “irreparable daño ambiental” tanto al territorio por los desmontes y movimientos de tierra como a la fauna esteparia por la ocupación de suelo y por las decenas de kilómetros de vallados que conllevan estas instalaciones. Incluso el Inaga ha resuelto compatible ubicar la planta Santa Quiteria I íntegramente dentro de Red Natura. Además, consideran que la línea de alta tensión por la sierra de Paniza supondría “una agresión intolerable” debido a las dificultades del relieve y a los desmontes y accesos que serían necesarios llevar a cabo para ubicar las 80 torres necesarias.

Además, sostienen que los proyectos de Forestalia en Campo de Romanos son “el caso típico de extractivismo favorecido por Inaga y la Consejería de Industria” sobre unos territorios que “se degradan” y sufren los impactos para producir energía que se exporta a otras regiones, así como “un claro ejemplo de despilfarro” de esa energía que se pierde en el transporte a larga distancia.

La organización ecologista, además de trabajar en otras vías legales, ha presentado estos recursos dentro de la campaña para “impedir un monumental atentado ecológico” en Campo de Romanos, en coordinación con otras entidades que ya han recurrido la línea de alta tensión.