El nuevo impuesto a las renovables permitirá a la DGA recaudar 50 millones de euros anuales

Contempla amplias bonificaciones y exenciones a las empresas que desarrollen proyectos socioeconómicos en los territorios
parque-eolico
photo_camera Este impuesto medirá la altura de cada molino y su potencia, favoreciendo la instalación de menos estructuras, pero más grandes

El Gobierno de Aragón ya tiene diseñado el nuevo impuesto a los parques de energía renovable implantados en el territorio, que gravará aspectos como la altura de los molinos, las hectáreas ocupadas por placas solares o los kilómetros de líneas de alta tensión que discurran por la Comunidad. Está previsto que entre en vigor antes del verano, y que permita a las arcas autonómicas recaudar alrededor de 50 millones de euros cada año con la potencia actual, a falta de que se culmine con la tramitación y el desarrollo de los multitud de proyectos en marcha.

El Consejo de Gobierno ha dado un nuevo paso al aprobar el proyecto de ley de este impuesto, por lo que ahora iniciará su tramitación parlamentaria en las Cortes de Aragón. Su objetivo, como ha señalado el consejero de Hacienda, Roberto Bermúdez de Castro, es gravar el “fuerte” impacto territorial y paisajístico de estas instalaciones, así como proteger, conservar y mejorar el medio ambiente.

El desarrollo de este impuesto fue iniciado por el anterior cuatripartito de Lambán y ha culminado en los últimos meses por el actual Gobierno PP-Vox, después de una serie de reuniones con empresas y el sector, aunque algunos de ellos no mostraron buena sintonía con la decisión. “Una importante asociación decía que el dinero no lo íbamos a destinar a lo que iba, y se usará para combatir la despoblación y facilitar el desarrollo de los municipios”, ha reseñado Bermúdez de Castro.

QUÉ Y CÓMO GRAVARÁ

Por un lado, este impuesto medirá la altura de cada molino y su potencia, favoreciendo la instalación de menos estructuras, pero más grandes, en detrimento de las agrupaciones de pequeños molinos. “En La Muela existen muchos molinos pegados de menos de cien metros, que son una barrera para los pájaros”, ha explicado el responsable de Hacienda. Además, los nuevos proyectos tendrán bonificada la cuota al 100% en el primero año y en 50% en el segundo.

En segundo lugar, en el caso de las fotovoltaicas, se gravará en función de la superficie de la instalación, teniendo en cuenta la existencia de grandes explotaciones con “cientos de hectáreas valladas”, destaca Bermúdez de Castro. También tendrá en cuenta las líneas de alta tensión que crucen “de punta a punta” el territorio “y se lleven la luz que producimos a otras comunidades”. “Por cada kilómetro de tensión de 400KW, pagarán 1.380 euros. Pretendemos conseguir una recaudación para restituir a los municipios”, ha añadido.

AMPLIAS EXENCIONES Y BONIFICACIONES

No obstante, el proyecto de ley contempla bonificaciones y exenciones al 99% para todos aquellos proyectos que generen riqueza e impulso económico, como sería, por ejemplo, las iniciativas del Nudo Mudéjar de Andorra, que, además de las instalaciones fotovoltaicas y eólicas, viene aparejado un importante plan socioeconómico para la comarca, o los desarrollos eléctricos de Microsoft para levantar los centros de datos.

Igualmente, explica Bermúdez de Castro, tampoco se cobrará a las empresas que lleven a cabo actuaciones en el territorio, como ayudas a municipios, mejora a la forma de vida o pagos de luz a los vecinos. “Fundamentalmente pagarán impuestos los desarrollos que vienen, montan los molinos y las placas, y no dejan nada en el territorio. Usan nuestro territorio, con un pacto ambiental, y no dejan nada a cambio. Esos serán los que van a pagar”, ha detallado.

LA MITAD DE LA RECAUDACIÓN SE DESTINARÁ A UN FONDO CONTRA LA DESPOBLACIÓN

Asimismo, la mitad de la recaudación se destinará a la creación de un fondo medioambiental y a medidas de lucha contra la despoblación, tal y como refleja el decreto aprobado por el Gobierno de Lambán, ampliándose también a los municipios afectados por otros desarrollos como saltos de agua y embalses. Esta cantidad se empleará a mejoras energéticas en las localidades, mejora de accesos y ordenación del territorio.