Así serán los centros de datos de Microsoft en Zaragoza, donde invertirá 2.200 millones de euros

El proyecto formará parte de la expansión de la red “Azure” que Microsoft posee en todo el mundo
photo_camera El proyecto formará parte de la expansión de la red “Azure” que Microsoft posee en todo el mundo

Poco a poco van conociéndose más detalles sobre el macroproyecto de centros de datos que Microsoft plantea levantar en Aragón. Aunque la multinacional apenas ha ofrecido detalles públicamente, la declaración de interés autonómico y general (DIGA) publicada en el BOA permite conocer que el proyecto se ubicará en tres parcelas del Parque Tecnológico del Reciclado (PTR) “López Soriano”, y que será necesaria una inversión de 2.200 millones de euros en las distintas fases de construcción y desarrollo, con la creación de entre 1.000 y 2.000 empleos durante la obra y 300 cuando se ponga en marcha.

El proyecto formará parte de la expansión de la red “Azure” que Microsoft posee en todo el mundo y que se encuentra en proceso de expansión en España y, particularmente, en Aragón. El campus de centros de datos albergará tanto las infraestructuras como los equipos necesarios, para el proceso y almacenamiento de datos con objeto de facilitar la transformación digital y la conectividad de empresas y organizaciones. A través de esta red, Microsoft proporciona una infraestructura en la nube, a nivel empresarial, en la que confían millones de clientes y socios.

Este nuevo campus de centros de datos abarcará toda la superficie del ámbito delimitado en el proyecto y se dedicará al proceso, organización, y almacenamiento seguro de datos informáticos. Los edificios del campus destinados al proceso y almacenamiento de datos tendrán una superficie aproximada de unos 25.000 metros cuadrados construidos. Cada edificio albergará los servidores informáticos y los equipos de almacenamiento de datos, que son los principales elementos necesarios para la producción de contenidos y servicios digitales y toda la actividad de procesamiento y almacenamiento de datos.

En cualquier caso, según la memoria presentada, debe tenerse en cuenta que el sector y actividad de la implantación de centros de datos se encuentra en constante evolución, por lo que ya se abre la puerta a que en el futuro pueda ser necesaria la interconexión con otros centros de datos en la Comunidad.

EL DISEÑO DE LOS CENTROS DE DATOS

Para el correcto funcionamiento de los servidores, se requiere mantener una determinada temperatura interior, por lo que cada edificio estará refrigerado mecánicamente cuando las exteriores sean demasiado elevadas. Además, contarán con sus correspondientes infraestructuras auxiliares asociadas que se desarrollarán en varias fases, con objeto de permitir que la puesta en funcionamiento de la actividad se realice de forma secuencial según la planificación prevista.

El campus incluirá además varias zonas con edificios administrativos y otros servicios asociados, necesarios para su correcto funcionamiento. Los edificios administrativos albergarán principalmente las actividades de mantenimiento, planificación y gestión de servidores. En las “Áreas de Instalaciones” se albergarán todas aquellas instalaciones asociadas y de soporte necesarias para el funcionamiento de los centros de datos. Debido a las necesidades de suministro eléctrico de las instalaciones, es posible que el campus deba incluir una nueva subestación de alta tensión (transformadores, salas de distribución, etc.), así como una serie de paneles fotovoltaicos en la zona norte del emplazamiento para suministrar energía al centro de datos “in situ”. Estas infraestructuras se conectarían con la red de transporte o distribución disponible más próxima.

El diseño del campus incluirá elementos paisajísticos e integrará áreas de gestión de aguas pluviales superficiales como los estanques de atenuación, además de áreas para el ocio y recreo de los empleados. Las zonas de aparcamiento de vehículos del campus (coches, bicicletas y pequeños autobuses) contarán con puntos de recarga eléctrica, como parte de una estrategia sostenible más amplia.

VARIAS FASES

La ejecución del proyecto se llevará a cabo en varias fases sucesivas, acorde a las demandas del servicio de la nube. La primera será el lanzamiento del campus, que comenzará con la aprobación definitiva del PIGA, y tendrá una duración estimada de tres años. En este momento, Microsoft estima una inversión de 365 millones de euros, sin incluir las futuras renovaciones de esta infraestructura, que supondrían una inversión adicional, al igual que no incluye costes de desarrollo y mejora de infraestructura externa. En esta construcción, se estima que serán necesarios entre 1.000 y 2.000 empleados.

Posteriormente, la compañía espera poder realizar una inversión directa de capital estimada de aproximadamente 1.870 millones de euros adicionales, repartidos en distintas fases hasta completar el desarrollo completo del campus. Se ejecutarán a lo largo de un plazo aproximado de diez años, contados desde la finalización de la fase de lanzamiento, en función de la evolución de la demanda de servicios en el mercado. Una vez concluida la fase de construcción, se espera poder generar hasta 300 empleos fijos en la fase operativa del Campus, entre gestión de campus, gestión de personal, operaciones en entornos críticos, formación y desarrollo, operaciones de IT, ingenieros mecánicos, ingenieros eléctricos, contratistas de seguridad y mantenimiento de edificios.

UN GRAN CONSUMO DE ENERGÍA

La declaración de interés general y autonómico recoge, asimismo, un informe de la Dirección General de Energía y Minas que, aunque su resolución es favorable, advierte de que estos centros de datos son “grandes consumidores de energía”, por mucho que el diseño se realice atendiendo a criterios de sostenibilidad. No en vano, resaltan que la Comunidad dispone de una gran capacidad de energía renovable en amplias zonas del territorio, más la “enorme cartera de proyectos” que se encuentran en tramitación.

Pese a ello, desde la Dirección General reconocen la “especial relevancia” que tiene la implantación de Microsoft para el desarrollo económico, social y territorial de Aragón, tanto por las previsiones de inversión y creación de empleo, como por “el mayor efecto multiplicador” sobre el transporte, distribución, suministro, consumo y producción de energía dentro de la Comunidad.