El Wanapix Sala 10 recibe el título de Liga y despide a Carlos Retamar con victoria por 5-2

Último encuentro de la temporada para el cuadro zaragozano, que volverá a jugar en la máxima categoría del fútbol sala español 
Celebración en el Pabellón Siglo XXI. Foto: Wanapix Zaragoza
photo_camera Celebración en el Pabellón Siglo XXI. Foto: Wanapix Zaragoza

En el día de la retirada de Carlos Retamar, y ya con el ascenso en el bolsillo, Wanapix Zaragoza despidió la temporada con victoria ante el Real Betis ‘B’ por 5-2, la decimoquinta consecutiva en una vuelta perfecta. No podía comenzar mejor el partido para los zaragozanos, que dominaron desde el inicio de incluso pudieron adelantarse a los pocos minutos, pero Ortego se topó con el palo.

Dentro del ritmo de un partido donde no hay nada en juego, Wanapix puso una marcha más y, en una jugada trenzada, Aarón hizo el 1-0. Real Betis ‘B’ no dio su brazo a torcer y en un rechace Nil hizo el empate en el minuto quince. Acto seguido, Richi Felipe de primeras, tras recibir un balón desde el ala contraría puso el 2-1. Wanapix siguió dominando y Carlos García y Retamar tuvieron las más claras antes del descanso.

La segunda parte mantuvo el tono de la primera, sin casi interrupciones y donde los sevillanos probaron a Dani, que reaccionó con grandes paradas. Carlos tuvo el 3-1 en el segundo palo en el minuto 26, aunque finalmente llegó al minuto siguiente cuando Ibarra finalizó una jugada de estrategia.

Real Betis ‘B’ apostó con el portero jugador y en la primera jugada, Ibarra robó el balón para hacer el 4-1. Ese gol fue la sentencia y el preludio del gran momento de la noche. Los árbitros pitaron un penalti y Retamar no dudó en lanzarlo. El capitán marcó desde los seis metros su gol 150 con la camiseta del cuadro zaragozano.

Los visitantes siguieron apostando por el portero jugador y tuvieron su recompensa con un contragolpe que finalizó Raúl. Con catorce segundos por jugarse en el marcador, el Pabellón Siglo XXI se volcó con Retamar, que por última vez dio el cambio entre los aplausos de su afición.