Adiós a un 2023 cultural de despedidas, Aragón en los Goya y el Vive Latino

El Vive Latino reunió a más de 45.000 personas en el recinto Expo
photo_camera El Vive Latino reunió a más de 45.000 personas en el recinto Expo

Con la llegada del nuevo año toca hacer balance de todas las cosas que dejamos atrás. 2023 trajo y se llevó otras muchas cosas, también en el panorama cultural aragonés. Triste fue el adiós del cineasta Carlos Saura, de la inesperada pérdida de Laura Gómez-Lacueva (quien pronto contará con una calle en Zaragoza) o de la jotera Pilarín Bueno. Adiós tuvimos que decir también, al menos por el momento, a unos premios Feroz que tras dos años desplegando la alfombra roja por la capital aragonesa y trayendo figuras como Pedro Almodóvar o Javier Bardem se marchan a otros puntos del mapa. Otra despedida, no sin polémica, fue la del Festival Periferias que tras 23 años poniendo a Huesca en el mapa cultural nacional dice adiós, obligado, dejando un vacío en la música alternativa. El 2023 no solo fue un adiós sino que también llenó el territorio de teatro, conciertos, exposiciones, danza con el deseo de que el 2024 traiga lo mismo.

Pedro Almodóvar en los Feroz 2023. Foto: Laura Trives

El 29 de enero de 2023, Pedro Almodóvar recogía emocionado su Feroz de Honor en un Auditorio de Zaragoza que se llenaba de las caras más reconocidas del panorama cinematográfico español. Por aquel entonces todavía se creía que la antesala de los Goya recalarían al menos otra edición más en la capital aragonesa, aunque nada más lejos de la realidad. "As Bestas" se convertía en la gran triunfadora de la noche como preludio a lo que ocurriría apenas unos días después, el 12 de febrero, en los Goya. Isabel Peña, codirectora de la cinta junto a Rodrigo Sorogoyen, recogía, entre otros, el Goya a "Mejor guion original" y la oscense Yasmina Praderas a "Mejor sonido" por el thriller gallego. Una gala que estuvo marcada por el recuerdo a Carlos Saura y por la estela de "Labordeta, un hombre sin más", que se llevó el cabezón a "Mejor película documental".

El vacío de Saura, que falleció dos días antes de recoger su Goya de Honor, marcó una gala y cientos de vidas. Con 91 años, el oscense dejaba como legado su última película ("Las paredes hablan") y medio centenar más. Sus inicios como fotógrafo quedarían recogidos después en una exposición en La Lonja en la que cientos de visitantes y zaragozanos recordaron una vida plena de cámaras, luces y colores que parecía no terminar nunca. Un mes después, habría que decir un inesperado y temprano adiós a la aragonesa Laura Gómez-Lacueva que con 48 años partió en su nave nodriza (como su personaje de E.T. en Oregón TV) dejando atrás una carrera de talento que había dado el salto a series tan populares como "La que se avecina" o "El Pueblo". El Ayuntamiento de Zaragoza la nombraría Hija Adoptiva a título póstumo.

El telón se levantaba con fuerza este 2023 en los teatros con Juan Echanove, Ana Belén, Anabel Alonso, Lola Herrera, María Galiana o los Farrucos subiéndose a las tablas en un año en el que hubo comedia, drama, danza, monólogos por doquier y superproducciones. El reino de Fantasia salió por primera vez de Madrid y desembarcó en el Principal con "La historia interminable", una obra de dimensiones nunca antes contempladas por el coliseo que a lomos de Fújur llegó y triunfó agotando localidades haciendo soñar a pequeños y mayores. Los Infanticos serían los protagonistas de otro de los hitos del año en el coliseo y es que por primera vez desde su nacimiento como institución allá por el siglo XVII, saldrían de la iglesia para subirse junto a Fernando Cayo a las tablas en el entrañable "Cuento de Navidad".

https://www.youtube.com/watch?time_continue=79&v=lZm8V_4Vr10&embeds_referring_euri=https%3A%2F%2Faragondigital.es%2F&source_ve_path=MzY4NDIsMjg2NjY&feature=emb_logo

El 2023 sonó a Calamaro, Quevedo, Sabina, Julieta Venegas, Morat y un buen puñado de artistas más que tomaron la capital aragonesa en un año en que, una vez más, la música se lleva consigo recuerdos imborrables. Por segundo año consecutivo, el Vive Latino consiguió llevar hasta las orillas del Ebro a unas 45.000 personas que vibraron con el indie, pop y rock de este y el otro lado del charco. El más esperado en aquel caluroso mes de septiembre volvía a ser Bunbury pero el zaragozano no tardó en dar la sorpresa y anunciar que volvía a la ciudad que lo vio nacer con un ansiado concierto el próximo 6 de julio de 2024 en La Romareda. Y hablando de anuncios, este 2023 no acabaría sin que se supiese lo que muchos ya sospechaban, que el Vive Latino volverá en 2024 con Bomba Estéreo, Trueno, Hombres G y más de una veintena de artistas más.

Otro momento álgido de la música fueron las Fiestas del Pilar donde Quevedo fue el plato fuerte en un Espacio Zity a reventar que esperaba con ansia la voz grave y "autotunada" del canario. Pablo López, un habitual Melendi y Taburete también pasaron por allí y se unieron a Ana Mena, Dani Fernández o Vicco en unas fiestas más que multitudinarias con una gran apuesta por la música. Joaquín Sabina también hizo vibrar un Príncipe Felipe en el que "Contra todo pronóstico" aterrizó después de más años de carrera de los que se pueden contar. El 2023 también fue un año de festivales. Aunque, a decir verdad, como todos, y es que Aragón puede presumir de tener uno de los panoramas festivaleros más completos. Del Monegros Desert al Polifonik pasando por el Múver (música para las noches de verano en diferentes emplazamientos) o el FIZ.

Melendi en Espacio Zity. Foto: Pablo Velázquez

Goya siguió siendo, un año más, el pintor aragonés más ilustre, aunque después de que el 2021 y el 2022 copase la mayor parte de la programación cultural por el 275 aniversario de su nacimiento, en el 2023 parece que su estela se disipó ligeramente. Sin embargo, no faltaron las animadas Fiestas Goyescas entre el 28 de abril y el 1 de mayo o la inédita restauración de las planchas de sus Grabados que se expondrán, previsiblemente entre marzo y mayo de 2024. Exposiciones, también hubo muchas. En el museo Goya, la Colección Abelló trajo nombres como Picasso, Sorolla, Juan Gris o Miró mientras que el Pablo Gargallo recuperó su escultura de "La pareja" después de que esta permaneciese en Londres unos cuantos meses.

Colección Azul Abelló en el Museo Goya

Los rinocerontes de Fabelo tomaron la plaza del Pilar en una muestra inusual y el puente de Zaha Hadid fue transformado en Mobility City, un centro tecnológico e innovador que abriría sus puertas a la ciudadanía con un viaje a Marte en una exposición futurista e interactiva. En CaixaForum Zaragoza se pudo hacer un viaje a través de la moda con Jean Paul Gaultier y diseños que marcaron un antes y un después, recorrer el arte de los tatuajes o saltar a las viñetas.

Jean Paul Gaultier en CaixaForum

Pero si hubo un museo que fue especialmente protagonista, ese fue el de Zaragoza que el 2 de noviembre cerró por obras y así permanecerá hasta, por lo menos, dentro de un año y medio.