Casademont Zaragoza 63-61 Breogán

Yusta se corona sobre la bocina (63-61)

Casademont Zaragoza supo sacar adelante un partido que se le complicó ante Breogán.
Porfirio Fisac ante Breogán. Foto: Basket Zaragoza
photo_camera Porfirio Fisac ante Breogán. Foto: Basket Zaragoza

Santi Yusta se corona como héroe de Casademont Zaragoza. Una canasta sobre la bocina dio a los de Fisac la victoria en un partido de lo más igualado ante Breogán, que apuraba sus opciones de la zona baja. El encuentro estuvo marcado por los fallos a la hora de anotar, pero los del Felipe fueron más pillos. 63-61 y nuevo triunfo para seguir escalando.

Volvía Casademont Zaragoza con su quinteto más que reconocible para tratar de superar a Breogán. La apuesta de Porfirio Fisac era Bell-Haynes, Langarita, Yusta, Sulejmanovic y Watt con la idea de entrar en la zona media – alta de la clasificación, lo que todavía era imposible pero podía acercarse. Y ante un rival cuya única aspiración debía ser eludir las últimas plazas, se veía como algo factible.

Pero Breogán comenzaba aprovechándose de los fallos de Casademont Zaragoza, que a pesar de ello, se encontraba entero. En cualquier caso, los visitantes conseguían tomar ventaja en dos ocasiones ante un cuadro aragonés que tenía que acelerar. De hecho, llegaban a ponerse 5-10 y, tras un arreón liderado por Bell-Haynes y Mencía, Breogán volvía a escaparse. Los problemas del equipo maño eran muy palpables, y no había mejor definición de ello que el resultado: 11-17 para terminar el primer asalto. 

Debió surtir algo de efecto la charla de Porfirio Fisac, que apostó por Dídac Cuevas para tomar de nuevo el pulso. No se equivocó, porque el joven base respondió con un triple (el primero en Liga Endesa) que despertó al equipo. Especialmente a Mencía, sabedor de la importancia de remontar. Y se puso a acertar de tres para iniciar un parcial de 11-0 y lograr la ventaja en este segundo asalto del encuentro. Pero McLemore no quería desperdiciar lo logrado, brindando liderazgo a Breogán en Zaragoza y empatando a 28 la contienda. Menos mal que, cuando más se le necesitaba, aparecía McFadden para lograr de tres el 31-28.

Casademont Zaragoza había vuelto a mostrar esas dos caras tan diferenciadas que se vieron en Europa. Primero con unos problemas anotadores inmensos que permitían coger ventaja a Breogán, y luego sumando un triple detrás de otro hasta irse 31-28 al descanso. El cuadro aragonés es una caja de sorpresas, pero debía encontrar regularidad para ganar el partido.

SEGUNDA MITAD

Un debe que le seguía persiguiendo al inicio del tercer cuarto. Comenzaba anotando Sulejmanovic, pero dos triples visitantes volvían a dar ventaja a los visitantes. Y estos, otra vez por delante. A partir de ahí, el conjunto de Fisac mantuvo la intensidad defensiva y aclaró sus ideas en ataque. Sulejmanovic y Kravic era un martillo pilón que erosionaba la defensa gallega provocando una diferencia de 13 puntos que obligó a reaccionar a los de Mrsic dejando el partido abierto en el último periodo (47-40).

El acto final volvieron a comandarlo Dídac y Mencía. Una salida colosal que propiciaba una ventaja respetable (59-48) pero que volvía a estrecharse con un último tramo enrarecido, especialmente tras una antideportiva señalada a Mitchell Watt. Los gallegos lograron igualar el partido, pero la Marea Roja saltó a la pista para defender el último ataque de los de Mrsic. Se forzó el campo atrás y Casademont aprovechó los dos segundos restantes para darle el balón a Yusta. A partir de ahí, todo fue rodado, con el héroe de la noche en el Felipe y un triunfo necesario que se logró sobre la bocina.