La Sala Parros de Zaragoza, obligada a cerrar hasta que solucione sus problemas de ruido

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decretado el cierre temporal de la mítica Sala Parros por incumplir las condiciones establecidas en su licencia de actividad. El establecimiento, situado en la calle del Temple números 7 y 9, ha generado quejas por ruido debido a que su equipo de sonido supera los límites autorizados.
parros1
photo_camera La Sala Parros está apercibida de cierra si no corrige sus problemas de ruido. Foto: Pilar Álvarez

El Ayuntamiento de Zaragoza ha decretado el cierre temporal de la mítica Sala Parros por incumplir las condiciones establecidas en su licencia de actividad. El establecimiento, situado en la calle del Temple números 7 y 9, ha generado quejas por ruido debido a que su equipo de sonido supera los límites autorizados.

La empresa propietaria, Templerizate SL, deberá instalar un limitador para solucionar este problema y así poder volver a reabrir esta sala emblemática, localizada en el corazón del Casco Histórico de la capital aragonesa.

Los dueños resaltan en una de sus redes sociales que, tras 24 años de historia, ha llegado el momento de renovarse y mejorar. “Nuestra sala necesita una actualización que respete a nuestro público y nuestros vecinos. Por ello desde el 1 de junio cerraremos de manera temporal. Durante el verano cerraremos para remodelar la sala y mejorar nuestra acústica. Nos vemos en septiembre”, explican.

parros2
La sala se encuentra en el Casco Histórico de Zaragoza. Foto: Pilar Álvarez

La situación recuerda a lo ocurrido hace unos días con otro de los locales más conocidos de la noche zaragozana, la Sala López, que también ha tenido que bajar la persiana hasta que solucione los problemas de ruido que se generan en el interior del establecimiento y que provocan molestias entre los vecinos.