La crecida del río Ebro llegará a Zaragoza el fin de semana

El caudal del río seguirá aumentando con el paso de las horas
Río-Ebro-crecida-Zaragoza-agua
photo_camera Las orillas del río empiezan a desbordarse a su paso por la capital aragonesa

Las abundantes precipitaciones de los últimos días, que han afectado principalmente a los afluentes de la margen izquierda del río Ebro, no se dejarán notar previsiblemente hasta el próximo fin de semana en Zaragoza. Eso sí, por ahora la imagen de las orillas del río a su paso por la capital aragonesa ya dejan entrever algún pequeño desborde en las zonas de paseo de la ribera.

Estas crecidas en los afluentes darán lugar, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro, a una crecida en el río que podría alcanzar también caudales extraordinarios con capacidad de generar afecciones desde su tramo alto hasta Mequinenza. A día de hoy, y a falta de lo más fuerte por llegar, según el sistema SAIH Ebro el caudal a las 12.15 horas era de 501 metros cúbicos por segundo con una tendencia al alza, mientras que la media del mes de febrero se sitúa en 148.

En cualquier caso, desde la CHE remarcan que, en estos momentos, los pronósticos hidrológicos están basados íntegramente en las precipitaciones y temperaturas previstas, por lo que el grado de incertidumbre asociado al pronóstico es elevado.

Anticipando la situación que pueda llegar a Aragón y más en concreto a la provincia de Zaragoza en las próximas horas, este miércoles se ha llevado a cabo una reunión técnica para valorar las previsiones de los próximos días en la que han participado el delegado del Gobierno, Fernando Beltrán, y la subdelegada del Gobierno en Zaragoza, Noelia Herrero, así como el director de área de infraestructuras y técnicos de la Delegación, entre ellos, de Protección Civil.

"La situación actual es todavía de avisos amarillos. Por eso no hace falta por el momento tomar ningún tipo de medida. Cualquier actividad de emergencia se activaría a través del 112 Aragón. Por el momento hay que hacer un llamamiento a la calma, pero también hay que estar muy pendientes de las alertas que se vayan emitiendo", ha aclarado Beltrán.

En este sentido, si la venida llegara a ser extraordinaria habría que dar aviso previo a agricultores, ganaderos y alcaldes de los municipios afectados. Incluso, si es muy importante, ha afirmado el delegado, se empezará a pensar en evacuar desde fincas agrícolas hasta viviendas. "Habría que activar un conjunto de recursos muy amplios. Desde Protección Civil, Guardia Civil, Policía Nacional y, llegado el caso, hemos tenido una llamada de preaviso a la UME", ha explicado.