La DPZ y el Estado aportarán 400.000 euros más para la Memoria Democrática en 2024

El Gobierno de PSOE, CHA e IU-En Común se ha comprometido a compensar la derogación de la Ley de Memoria Democrática. Foto: Archivo
photo_camera El Gobierno de PSOE, CHA e IU-En Común se ha comprometido a compensar la derogación de la Ley de Memoria Democrática. Foto: Archivo

La Diputación de Zaragoza, la principal institución que retuvo el PSOE tras las elecciones autonómicas y municipales del 28M, gana protagonismo en el debate por la Memoria Democrática de Aragón. Su presidente, Juan Antonio Sánchez Quero, ha confirmado este miércoles una inversión extra de 200.000 euros en el Presupuesto de 2024 para esta materia, a la que se sumarán otros 200.000 desde la Moncloa. Es decir, las asociaciones memorialistas contarán con un respaldo adicional de en torno a 400.000, que viene a compensar la derogación de la Ley de Memoria Democrática en la DGA por el Ejecutivo de Partido Popular y Vox. Además, mantendrán las partidas que ya han aparecido en las cuentas de 2023.

El anuncio llega tras una moción conjunta de los grupos que conforman el mando provincial, como son el PSOE, CHA e Izquierda Unida-En Común. En ella, muestran su “rotundo rechazo” a la medida de la administración autonómica, que llegará previsiblemente en febrero, y destacan el “trascendental” trabajo de los memorialistas, en especial con las exhumaciones. Nos hemos propuesto aportar aquellos fondos que deje el Gobierno de Aragón”, ha explicado Sánchez Quero

Otra cuestión candente de la propuesta es mantener el 3 de marzo, aniversario del bombardeo de Alcañiz por la aviación de Mussolini, como Día de la Memoria Democrática de Aragón, una efeméride que podría desaparecer con la derogación. El texto de la misma hace alusión también a la rueda de prensa del pasado 20N, fecha de la muerte de Franco, como el día elegido para iniciar los trámites.

PLANES PARA BARRIOS Y MUNICIPIOS

Asimismo, la Diputación de Zaragoza ha dado luz verde a dos líneas de ayuda para barrios rurales y municipios “con especiales dificultades territoriales”, el denominado Plan Pimed, por valor de 2,3 millones de euros. Esta última contará con 1,3 para 34 actuaciones de mejora en 28 pueblos afectados por el despliegue de infraestructuras para generar energía eléctrica o que provoquen “afecciones singulares”. La primera recibirá el millón restante y tiene el objetivo de impactar en 25 núcleos de población.

Estas convocatorias, señalan desde la administración, buscan “dar respuesta a necesidades específicas” como la mejora de los servicios básicos de las localidades. Prueba de ello, en palabras de Sánchez Quero, es que irán destinadas, por ejemplo, a arreglos en la pavimentación, los suministros de agua, alumbrado público, instalación de luminarias de bajo consumo, rehabilitación de viviendas o supresión de barreras arquitectónicas

LAS LOCALIDADES BENEFICIADAS

Para el Pimed, los 28 municipios que se beneficiarán son Alagón, Añón de Moncayo, Ardisa, Calatayud, Caspe, Chiprana, Cinco Olivas, Ejea, Escatrón, Fayón, Los Fayos, Gallur, Gelsa, Marracos, Mequinenza, Morés, Nonascpe, Nuévalos, Nuev de Ebro, Piedratajada, Puendeluna, Quinto, Sádaba, San Mateo de Gállego, Sástago, Tauste, La Zaida y la propia Zaragoza.

El de barrios rurales abarca Ardisa (Casas de Esper), Bárboles (Oitura), Belmonte de Gracián (Viver de Vicor), Biota (Malpica de Arba), Calatayud (Embid de la Ribera, Huérmeda y Torres), Ejea (Bardenas, El Bayo, Farasdués, Pinsoro, Rivas, El Sabinar, Santa Anastasia y Valareña), El Frasno (Aluenda, Inogés y Pietas), Fuentes de Ebro (Rodén), La Joyosa (Marlofa), Lucena de Jalón (Berbedel), Luna (Lacorvilla), Monreal de Ariza (Granja de San Pedro), Monterde (Llumes), Morés (Purroy), Murillo de Gállego (Concilio y Morán), Navardún (Gordún), Los Pintanos (Pintano), Sádaba (Alera), Salvatierra de Esca (Lorbés), Santa Eulalia de Gállego (La Sierra Estronad), Sestrica (Vivel de la Sierra), Sigüés (Asso-Veral), Sos del Rey Católico (Campo Real), Tarazona (Cunchillos, Torres de Montecierzo y Tórtoles) y Tauste (Sancho Abarca y Santa Engracia).