Reconocer a “todas las víctimas” y ensalzar la Constitución: así será el Plan de Concordia de PP-Vox

La consejera de Presidencia ha presentado este jueves el nuevo proyecto legislativo, con críticas de toda la oposición. Foto: Cortes de Aragón
photo_camera La consejera de Presidencia ha presentado este jueves el nuevo proyecto legislativo, con críticas de toda la oposición. Foto: Cortes de Aragón

Dignificar a “todas las víctimas de violencia” en Aragón, también en democracia, ensalzar la figura de la Constitución de 1978 de cara a su 50 aniversario en 2028 como un nexo de convivencia y, sin menciones textuales a la Guerra Civil o el franquismo, comprometerse a participar en la búsqueda de fosas y las exhumaciones de ambos bandos. Así ha sido la presentación en el Pleno de las Cortes del Plan de Concordia del Ejecutivo PP-Vox por parte de la consejera de Presidencia, Tomasa Hernández, días después del anuncio de la derogación de la Ley de Memoria Democrática, una cuestión que sigue latente para la oposición, con fuertes críticas hacia el nuevo texto.

“Lo que quiere hacer este Gobierno es incluir a todos. Toda la violencia causada por motivos políticos o ideológicos, sea por el Estado o grupos terroristas por motivos antidemocráticos”, ha sintetizado Hernández. A partir de este punto, su discurso lo han centrado las apelaciones constantes a la Constitución, que apunta a ser el nuevo marco de la DGA a la hora de tratar las políticas de memoria, y ha incidido en la necesidad, como también ha hecho Vox después, de no interpretar la historia de forma partidista.

De los hechos traumáticos del siglo XX, ha continuado la responsable de Presidencia, la carta magna del 78 vino a coser las heridas. Dicho de otro modo, buscó “lo que nos une y no lo que nos separa”.

Nuestro pasado es el que es y de ahí venimos, es necesario proteger la dignidad de todos”, ha insistido. En este sentido, y a falta de concretar más actuaciones en el futuro, la consejera sí ha deslizado la celebración de jornadas, congresos o talleres en esta línea, así como conservar y fomentar el patrimonio ya existente, de donde se dejan entrever, aunque sin menciones directas, los monumentos o las rutas de la memoria.

La izquierda y Teruel Existe están en contra, con un PSOE especialmente crítico. Foto: Cortes de Aragón

LA IZQUIERDA Y TERUEL EXISTE, EN CONTRA

El tono del debate ha ido in crescendo. El PAR y Vox sí han mostrado su apoyo al nuevo proyecto legislativo. Es más, el portavoz de los segundos, Santiago Morón, ha culpado al expresidente Zapatero de traer “la división y el enfrentamiento” con la primera Ley de Memoria Histórica de 2007, pues a su juicio las heridas de la guerra y la dictadura ya estaban cerradas para entonces. El resto han sido críticas, las esperadas por parte de los partidos de izquierda y las de Aragón-Teruel Existe, quienes no entienden la necesidad de retirar la norma del cuatripartito.

Desde Izquierda Unida, Álvaro Sanz ha acusado a Tomasa Hernández de “venir a contar milongas” a la vez que no se posiciona sobre el anuncio de la derogación. Tampoco ha sentado bien en IU el vocabulario de la consejera: “¿Cómo puede llamar desencuentro entre españoles a 40 años de franquismo? Es vergonzoso”. “Vergüenza”, ha optado por decir el portavoz de Podemos, Andoni Corrales. Por su parte, José Luis Soro (CHA), ha anunciado que pedirá la comparecencia en las comisiones de la cámara de las asociaciones memorialistas y los profesores universitarios que se han posicionado contra la derogación de la Ley de Memoria Democrática, aunque teme que el Gobierno la retire por la vía rápida y sin debate mediante el procedimiento de lectura única. Si el anuncio del 20N fue una “provocación”, la comparecencia de este jueves la ha tildado de “trampantojo”.

El PAR también ha respaldado a la consejera de Presidencia. Foto: Cortes de Aragón

El PSOE no se ha quedado atrás. Daniel Alastuey, por las alusiones de Vox a Zapatero, ha recordado que fue el Parlamento Europeo quien inició esa senda en varios países. “Las leyes son una vacuna contra los populismos de extrema derecha. Quieren acabar con la memoria sembrando discordia, pretenden que los jóvenes dejen de socializar en conceptos básicos, tenemos que explicarles qué es una dictadura, debatir y no imponer una versión de la historia”, ha manifestado, durante un debate salpicado de ruido fuera de los micrófonos de los parlamentarios.

Ya al final, la portavoz titular de los socialistas, Mayte Pérez, ha pedido, teléfono móvil en mano, rectificar a la popular Ana Marín, quien había asegurado que la ley de 2018 no reconocía a todas las víctimas por igual.

Más en POLÍTICA