Comienza el desescombro del edificio derrumbado en Teruel hace cinco meses

Desde verano (fecha de la imagen), la parcela se encontraba a la espera de comenzar los trabajos. Foto: Ayuntamiento de Teruel
photo_camera Desde verano (fecha de la imagen), la parcela se encontraba a la espera de comenzar los trabajos. Foto: Ayuntamiento de Teruel

El número 21 de la calle San Francisco de Teruel lleva cinco meses, desde el 13 de junio, esperando su desescombro después del aparatoso derrumbe del edificio de cinco plantas, aunque sin lamentar daños personales. Este miércoles, han arrancado por fin los trabajos, cumpliendo con los plazos anunciados la semana pasada por parte del consistorio turolense.

Así, la empresa Construcciones y Desmontes Ribera Navarra ha comenzado a retirar los restos de la parcela, un proceso que, además de para la propia limpieza y liberación del espacio, podría arrojar nuevas conclusiones sobre las causas del suceso, asociadas hasta el momento a los corrimientos de tierras después de varios días de lluvias torrenciales.

Para financiar parte del proceso, el consistorio y Caja Rural de Teruel firmaron un convenio de colaboración por el que aportarán 1,6 millones. Una cantidad, señalaron, que irá destinada a los gastos técnicos y de seguridad realizados después del hundimiento.

Ese 13 de junio, un vecino dio la voz de alarma a los servicios de emergencia y la Policía tras apreciar grietas en una pared lateral. En pocos minutos, se procedió al desalojo de las 21 viviendas, instantes antes de que el bloque cediese.