Detenidos tres alcorazados y otro radical del Zaragoza durante el dispositivo policial del derbi

En ambos casos, la Policía Nacional denuncia agresiones a sus agentes y la detención del aficionado zaragocista se produjo dentro de El Alcoraz 
Exterior de El Alcoraz el pasado sábado
photo_camera Exterior de El Alcoraz el pasado sábado

La Policía Nacional detuvo el sábado, dentro del dispositivo por la celebración del derbi aragonés en Huesca, a tres radicales del equipo local y otro del Real Zaragoza, que se vieron implicados en “diversos incidentes contra el orden público”. Los primeros, según informa el cuerpo, pertenecían a la peña Alcorazados. Por estos hechos se exponen a multas de hasta 60.000 euros en el peor de los casos y la prohibición de entrada a recintos deportivos.

Los primeros sucesos tuvieron lugar por la tarde. Un hombre solicitó presencia policial en la calle del Parque manifestando que había sido “abordado e intimidado cuando se encontraba con un grupo de amigos” por otras personas que “le cuestionaban de manera amenazante si eran del Zaragoza”. Incluso trataron de agredirle, si bien terminaron huyendo por el parque Miguel Servet al detectar presencia policial. Finalmente, señala la Policía, les interceptaron junto a “casi otros 20 integrantes” que vestían prendas con simbología de la peña y a quienes se les requisaron “objetos contundentes” como “mástiles de madera y palos metálicos”, denunciando estos hechos para su sanción administrativa.

Fue entonces, de acuerdo a la versión policial, cuando uno de ellos propinó un puñetazo en el rostro a un agente, por lo que se le imputa un delito de atentado a agente de la autoridad. Esta persona, señalan, “presentaba un elevado estado de excitación y durante la detención ejerció una fuerte resistencia, continuando agrediendo a los agentes”. Además, una mujer acompañante del mismo “se interpuso de forma activa tratando de liberar a su compañero y llegando incluso a golpear a los agentes”, por lo que fue detenida.

La segunda intervención tuvo lugar durante el acceso al estadio. Un integrante de la peña Alcorazados, que había sido observado durante el trayecto hasta el estadio por prender bengalas, trató de acceder al campo sin disponer de entrada ni carnet. Es por esto que permaneció por las inmediaciones de El Alcoraz “con actitud desafiante e increpando tanto a los vigilantes de seguridad como a los agentes componentes del dispositivo”. En un momento dado, llegó a saltar el torno de acceso para ser interceptado en el interior del recinto. Después trató de acceder nuevamente a través de una de las puertas. Fue entonces cuando se produjo su expulsión.

EN LA ZONA VISITANTE

El último incidente ocurrió durante la celebración del encuentro. Un grupo de la afición zaragocista se subió a las vallas protectoras "provocando a la afición local", siendo reprendidos por los vigilantes de seguridad. Dos personas hicieron caso omiso a las indicaciones de la seguridad privada, por lo que tuvo que personarse la Policía. Uno de los implicados abandonó voluntariamente el estadio (con su correspondiente propuesta de denuncia) pero su compañero se negó a salir, “acometiendo a los policías y no dejando de propinar patadas y golpes a los agentes durante el traslado”. Se le imputa también un delito de resistencia a la autoridad y desobediencia. Contaba con varios antecedentes similares, según informan.