¿Por qué visitar el Parque de Ordesa y Monte Perdido?: diez motivos para no perdérselo

En este artículo te damos diez motivos para no dejar de visitar el Parque de Ordesa y Monte Perdido 
ordesa-paisaje
photo_camera Este espacio se alza como un tesoro natural para perderse entre su diversidad y paisajes

En pleno Pirineo aragonés, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en la provincia de Huescase alza como un tesoro natural para visitar y en el que perderse a través de sus impresionantes paisajes y su biodiversidad. Este espacio protegido, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, es uno de los mayores atractivos de la Comunidad y cada año pasan por él miles de visitantes. Algunos simplemente echan a andar y recorren esta maravilla natural con la sorpresa de encontrarse la Cascada Cola de Caballo o el Mirador de Calcilarruego y otros necesitan saber qué se van a encontrar. Aquí te dejamos diez motivos por los que no perderse el Parque de Ordesa y Monte Perdido.

  1. 1. LA CASCADA COLA DE CABALLO
  2. 2. EL CAÑÓN DE ORDESA
  3. 3. LA FAJA DE LAS FLORES
  4. 4. EL CIRCO DE SOASO
  5. 5. LA GARGANTA DE ESCUAÍN
  6. 6. LAS GRADAS DE SOASO
  7. 7. LA CUEVA DE CASTERET
  8. 8. LA CASCADA DE COTATUERO
  9. 9. EL MIRADOR DE CALCILARRUEGO
  10. 10. LA RUTA DE LAS ERMITAS

1. LA CASCADA COLA DE CABALLO

Una de las joyas más emblemáticas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es la majestuosa Cascada Cola de Caballo. Con una caída de más de 50 metros, este impresionante salto de agua es un espectáculo natural que cautiva a todos aquellos que tienen el privilegio de contemplarlo.

cola caballo
La ruta más popular del valle de Ordesa va desde la Pradera de Ordesa hasta la Cola de Caballo

Rodeada por imponentes paredes rocosas y envuelta en un aura de misterio y belleza, la Cascada Cola de Caballo es una parada obligatoria.

2. EL CAÑÓN DE ORDESA

Otro de los tesoros únicos que ofrece este parque es el espectacular Cañón de Ordesa, una impresionante garganta labrada por el río Arazas a lo largo de millones de años.

Con sus paredes verticales de hasta 800 metros de altura y su exuberante vegetación, este cañón es un paraíso para los amantes del senderismo y la escalada.

3. LA FAJA DE LAS FLORES

La Faja de las Flores es una estrecha cornisa rocosa que se extiende a lo largo de varios kilómetros por las verticales paredes del Valle de Ordesa, ofreciendo unas vistas panorámicas impresionantes y una experiencia de senderismo única en el mundo.

Este sendero escarpado, que se eleva hasta los 2.200 metros de altitud, permite a los aventureros disfrutar de un recorrido emocionante y desafiante, con la recompensa de contemplar algunos de los paisajes más impresionantes del parque desde una perspectiva privilegiada.

4. EL CIRCO DE SOASO

El Circo de Soaso es una maravilla geológica. Este circo glaciar, situado en el Valle de Ordesa, está rodeado por paredes de piedra y alberga en su interior una exuberante vegetación y numerosas cascadas que brotan de las montañas.

5. LA GARGANTA DE ESCUAÍN

La Garganta de Escuaín es uno de los sitios más escondidos del Parque de Ordesa y Monte Perdido. Un paraje salvaje y recóndito que sorprende con su belleza. Esta garganta, esculpida por el río Yaga, ofrece la oportunidad de disfrutar de actividades como el barranquismo y la escalada, así como de contemplar paisajes únicos e increíbles.

6. LAS GRADAS DE SOASO

Las Gradas de Soaso son una formación geológica única en el mundo que sorprende con su espectacularidad y su singularidad. Estas escaleras naturales, talladas por la erosión del agua a lo largo de milenios, se extienden a lo largo del Valle de Ordesa, creando un paisaje fascinante. Recorrer estas gradas es como adentrarse en un laberinto de roca y agua, donde cada rincón esconde una nueva maravilla por descubrir.

red-natural-de-aragon
Los amantes del senderismo pueden disfrutar de estos bellos paisajes. Foto: Red Natural de Aragón 

7. LA CUEVA DE CASTERET

Otro de los tesoros escondidos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es la misteriosa Cueva de Casteret, un santuario subterráneo que alberga formaciones geológicas impresionantes y vestigios de antiguas civilizaciones. Descender a las profundidades de esta cueva es adentrarse en un mundo oculto lleno de misterio y asombro, donde la roca cobra vida y nos revela los secretos del pasado.

8. LA CASCADA DE COTATUERO

La Cascada de Cotatuero es una de las más impresionantes de Ordesa y Monte Perdido con 200 metros de caída y aguas cristalinas. A través de la señalización del parque se puede llegar a esta espectacular caída con un recorrido ideal para montañeros experimentados. Lo que encontrará uno al llegar hasta allí es espectacular.

ordesa-rio
En el Parque Nacional no faltan los cursos fluviales 

9. EL MIRADOR DE CALCILARRUEGO

El Mirador de Calcilarruego es un balcón natural situado en lo alto de los acantilados del Valle de Ordesa, que ofrece unas vistas panorámicas impresionantes de todo el parque y sus alrededores. Desde este privilegiado mirador, se puede contemplar la grandeza del Monte Perdido, las sinuosas curvas del río Arazas y los verdes valles que se extienden hasta el horizonte, creando una estampa inolvidable que permanecerá grabada en la memoria de todo aquel que lo visite.

10. LA RUTA DE LAS ERMITAS

Por último, pero no menos fascinante, se encuentra la Ruta de las Ermitas, un recorrido religioso y cultural que permite descubrir el rico patrimonio histórico y artístico del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. A lo largo de esta ruta, se pueden visitar antiguas ermitas románicas y medievales, como la Ermita de Santa Ana y la Ermita de San Úrbez, que son auténticas joyas arquitectónicas y testigos silenciosos de la historia de la región.

Con estos nuevos motivos, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se revela como un destino aún más irresistible y lleno de sorpresas por descubrir. Cada rincón de este paraíso natural esconde una nueva maravilla que espera ser explorada y admirada, invitando a los viajeros a sumergirse en su belleza y dejarse llevar por la magia de la montaña.