Qué es el botulismo, estos son los síntomas de la alerta por intoxicación en tortillas envasadas  

El botulismo es una enfemerdad producida por una toxina que se encuentra en productos en conserva en mal estado, estos son sus síntomas
qué es el botulismo
photo_camera El botulismo es una enfermedad poco común pero grave que se produce debido a una toxina producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum

Ante la reciente alerta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición  por varios casos de botulismo en el país vinculados con el consumo de una tortilla de patata envasada por el grupo Palacios, han surgido muchas dudas sobre los síntomas de esta rara afección. Se trata de una enfermedad poco común pero grave que se produce debido a una toxina producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum. Esta toxina afecta los nervios del organismo y puede poner en peligro la vida de la persona afectada.

Existen varios tipos de botulismo, siendo los más frecuentes el botulismo alimentario, el botulismo por herida y el botulismo infantil. El alimentario se produce cuando se ingiere la toxina presente en alimentos contaminados, como alimentos enlatados caseros mal procesados.

Por su parte, el botulismo por herida ocurre cuando la bacteria Clostridium botulinum ingresa a través de una herida y produce la toxina. Por último, el infantil afecta principalmente a bebés menores de un año y se produce cuando las esporas de la bacteria se multiplican en el intestino del bebé.

SÍNTOMAS DEL BOTULISMO

Los síntomas del botulismo pueden variar dependiendo del tipo de enfermedad y de la cantidad de toxina consumida. En el caso del botulismo alimentario, los síntomas suelen aparecer entre 12 y 36 horas después de la ingestión de la toxina. Estos síntomas pueden incluir dificultad para tragar o hablar, sequedad en la boca, debilidad facial, visión borrosa o doble, caída de los párpados, dificultad para respirar, náuseas, vómitos y calambres abdominales.

En el caso del botulismo por herida, los síntomas aparecen aproximadamente 10 días después de la entrada de la toxina al organismo. Estos síntomas son similares a los del botulismo alimentario e incluyen dificultad para tragar o hablar, debilidad facial, visión borrosa o doble, caída de los párpados, dificultad para respirar y parálisis.

En el caso del infantil, los síntomas pueden incluir estreñimiento, movimientos desmadejados, llanto débil, irritabilidad, caída de los párpados, cansancio, problemas para succionar o alimentarse y parálisis.

En cualquier caso, es importante buscar atención médica de inmediato si se sospecha de padecer la enfermedad, ya que el tratamiento temprano puede aumentar las posibilidades de supervivencia y reducir el riesgo de complicaciones.

La prevención del botulismo se centra en tomar medidas adecuadas para evitar la contaminación de los alimentos y evitar la entrada de la bacteria al organismo. Algunas medidas de prevención incluyen la cocción adecuada de alimentos enlatados a altas temperaturas, no consumir alimentos enlatados si el envase está hinchado o tiene un olor extraño, mantener refrigeradas las conservas de aceite caseras y desecharlas después de cuatro días, y mantener las heridas limpias y buscar tratamiento médico si se sospecha de una infección.