Zaragoza sale al rescate de su Real

El Real Zaragoza sumó tres puntos vitales ante un rival directo con el sello de los zaragozanos Víctor Fernández y Adrián Liso.
El gol de Liso fue la primera piedra para que el Real Zaragoza se llevase tres puntos del Alcoraz. Foto: LaLiga
photo_camera El gol de Liso fue la primera piedra para que el Real Zaragoza se llevase tres puntos del Alcoraz. Foto: LaLiga

El Real Zaragoza y Zaragoza, dos conceptos que forman una unidad. Términos que van de la mano, que están presentes de forma inseparable. Y que se muestran y se evidencian de manera singular cuando hay que salvar los muebles del incendio. Ante el Huesca, los zaragozanos salieron al rescate de su Real para dejar encarrilada la permanencia.

Ya pasó ante el Tenerife y el Elche con Iván Azón, y ante el Huesca, dos nombres propios vinculados con la ciudad inmortal: Víctor Fernández y Adrián Liso. El primero por la apuesta, y el segundo, por la ejecución de un tanto que dio vida al Real Zaragoza en su peor momento.

Víctor Fernández fue consciente de que Sinan Bakis había agotado sus opciones. Y más, tras la sentencia de La Romareda, que abucheó al delantero cuando fue sustituido ante el Elche. La punta de ataque necesitaba un giro ante un rival directo. Aspecto de mucho mayor calado que el hecho de visitar Huesca, con quien apenas ha habido rivalidad en casi 100 años de Real Zaragoza.

Así, bajo esa premisa, surgía un nombre propio, el de Adrián Liso. Un canterano que ya se había ganado el beneficio de la apuesta y que respondió a la perfección. Peleó el balón con rasmia zaragozana, con el escudo en el pecho. Así se plantó ante Álvaro para lanzar un cañonazo y hacer la igualada.

Fue mucho más que un gol; fue salir al rescate del Real Zaragoza. Cuando parecía que los oscenses tenían controlado el partido, las tablas dieron vida al equipo blanquillo. Fue, sencillamente, confirmar que Víctor desde la banda y Liso desde el terreno de juego salían al rescate.

La primera mitad en El Alcoraz culminó con el penalti a Maikel Mesa que ejecutó a la perfección. Y con ese 1-2 terminó el choque, dejando claras las raíces que debe tener el club. Víctor y Liso en esta ocasión encarnan una necesidad que, lógicamente, no atañe únicamente al césped.

LOS NÚMEROS DE LA PERMANENCIA

Con 45 puntos y seis partidos por delante. Apenas son necesarios cinco puntos de 18 en juego para atar un año más en Segunda División. El objetivo es triste, de nulo valor para un Real Zaragoza acostumbrado a escenarios de máxima exigencia europea. Pero que ha necesitado a su gente para sacarlo adelante.

Los blanquillos preparan ahora su asalto a Butarque ante el líder Leganés. Partido importante para dejar a punto de caramelo los 50 puntos de rigor. Y empezar a preparar una temporada que, bajo ningún concepto, puede ser como la que se ha vivido. Con Zaragoza presente, todo debe ser más fácil.