Adrián Liso, el "crío" de moda en el Real Zaragoza: "No sabía ni cómo celebrar el gol"

El canterano de 19 años Adrián Liso anotaba  en Huesca su primer gol con la camiseta del primer equipo del Real Zaragoza, recibiendo elogios de Víctor Fernández 
adrianliso
photo_camera adrianliso

Sólo 19 años y 18 días ha necesitado Adrián Liso para cumplir el mayor de sus sueños: marcar un gol con su Real Zaragoza. El "crío" de moda tiene nombre y apellidos, dando un salto exponencial y cualitativo desde que Víctor Fernández llegara al banquillo zaragocista. Aunque todavía le queden muchas páginas brillantes por escribir, en El Alcoraz comenzó su doctorado.

Con la sinceridad y espontaneidad que da la juventud, Liso era muy claro ante las preguntas del club minutos después de vencer por 1-2 a la S.D. Huesca: "No me lo podía creer, me he quedado un poco rayado porque he visto que entraba y no sabía ni cómo celebrarlo". Lo hacía acercándose a la afición desplazada del Real Zaragoza, dedicándoles estas palabras: "El apoyo que nos dan en todo momento y en todos los sitios es inigualable".

Liso hacía un auténtico golazo, más por la jugada en sí que por la ejecución, que contaba con la inestimable colaboración de Pulido y sobre todo de Álvaro Fernández. Pero bien podía el canterano haberse ido al suelo en la primera entrada recibida. No, no lo hizo. Siguió y siguió hasta que el botín del gol, el mayor de los tesoros, entró en la cazuela.

Fue después del partido ya, con la victoria en mano, cuando se desmelenó del todo. A escasos metros de la grada volvió a demostrar su sentimiento más profundo: "No sabéis lo bonito que es disfrutar de un gol con la gente de Zaragoza, y encima con una victoria súper importante". La gente respondía entonando su apellido "Liiiso, Liiiiso".

VÍCTOR FERNÁNDEZ Y SU "CRÍO"

Conviene aquí explicar el porqué de lo de "crío". En los micrófonos de LaLiga Hypermotion TV, fue el entrenador del Real Zaragoza, Víctor Fernández, el que lo dijo. "Tiene 18 años, es un crío", reconocía. Por cierto, tiene "ya" 19.

"Le hemos dado la oportunidad y ha sabido responder en una situación exigente", añadía Víctor, destacando que "tiene gol y ha sido una pesadilla". "Estoy orgulloso de Adrián por el sentimiento zaragocista que ha mostrado".

Eran las palabras del entrenador sobre un jugador que ya ha despertado el interés de las canteras de Real Madrid y F.C. Barcelona, pero al que costará despegar de su querido Real Zaragoza. Y más después de noches como las de este sábado.