Sergi Enrich ya luce la blanquilla: “Cuando la afición aprieta aquí es importante, lo he vivido”

Enrich se hace selfies en la grada con la afición
photo_camera Enrich se ha dado un baño de masas con su nueva afición

Sin número en la camiseta, todavía, pero Sergi Enrich ya luce la que será su camiseta para las dos próximas temporadas. Incluso ha firmado una tercera de manera opcional. Fran Escribá ya tiene a sus órdenes a su tercer delantero, sumándose a una terna en la que figuraban ya tanto Iván Azón como Sinan Bakis. Enrich, curtido en mil batallas, ha recordado lo que supone para un rival jugar en La Romareda. Algo que ahora vivirá con viento a favor.

Se ha convertido en una rutina que futbolistas que superan la treintena acaben en Ligas exóticas, seguramente en busca de abultados salarios para cerrar su carrera deportiva. No ha sido el caso de Sergi Enrich, quien a pesar de contar con ofertas más poderosas ha acabado por aceptar la del Real Zaragoza. “Cuando se puso en contacto Cordero conmigo pasó a ser la primera opción, me ha tirado mucho el proyecto, con mucha humildad, intentando hacer las cosas bien y así se ve desde fuera”, ha explicado el ariete.

Un Enrich que, además de hacer goles, destaca por su presión, sacrificio y pensamiento en el colectivo por encima del brillo individual. Le tocará entenderse arriba con otras dos importantes bazas, a las que no ha dudado en elogiar: “Estoy muy contento de compartir equipo con Azón, tiene mucho futuro, lo he seguido porque es joven y me gusta su manera de jugar. Y Bakis el año pasado hizo una muy buena temporada”.

Un animado Enrich se ha encargado de espolear al centenar de aficionados en La Romareda

El balear ha desvelado una conversación con Fran Escribá, definida como “muy sincera por parte de los dos” y considerándola clave para recalar en el club maño. Y no parece que el técnico tenga que esperar mucho para contar con su mejor versión. Lleva dos semanas entrenando con preparador físico particular que, “aunque no es lo mismo que con el grupo”, sí sirve para “en poco estar bien físicamente”.

Cordero ha sido el encargado de entregarle su nueva camiseta, todavía sin dorsal

Palabras ha tenido también hacia la afición de La Romareda, con 25.000 abonados ya y los que se espera que lleguen en próximas fechas. “He venido muchas veces y me encanta jugar aquí”, ha admitido, añadiendo que “cuando aquí aprieta la afición es importante”. Ahora falta, como el propio Enrich ha dicho, “conseguir que los aficionados estén orgullosos”. De momento, con las llegadas confirmadas, predomina la ilusión.