Escribá ya tiene a su cuarto central: Santiago Mouriño completa la defensa del Real Zaragoza

El defensor llega cedido por una temporada al Real Zaragoza. Fotografía: Atlético de Madrid.
photo_camera El defensor llega cedido por una temporada al Real Zaragoza. Fotografía: Atlético de Madrid.

El Real Zaragoza ha hecho oficial este viernes la llegada del defensor Santiago Mouriño, procedente del Atlético de Madrid, que viene cedido por una temporada. Una vez consumadas las cesiones de Mollejo y Germán Valera, también del club colchonero, el Real Zaragoza ha hecho triplete de fichajes rojiblancos y con ello, Fran Escribá ya tiene a su cuarto central que completa la defensa blanquilla.

El efectivo uruguayo de 21 años vestirá durante esta temporada 2023/24 los colores zaragocistas jugó toda la pasada campaña en la Primera División Apertura de Uruguay con el Racing Club de Montevideo, donde disputó 31 choques, y fichó por el Atlético de Madrid este pasado 3 de julio. A pesar de que había dudas respecto a su futuro y su destino, lo que estaba claro es que Mouriño tenía muchas papeletas para salir cedido, ya fuera a un conjunto de Primera, o a uno de la Liga Hypermotion como en el caso del Real Zaragoza, equipo en el que gozará de mayor protagonismo que en aquellos de la categoría de oro.

Sobre el perfil del jugador, Mouriño es un zaguero con una gran proyección. Esta pasada temporada en Uruguay, el central fue una de las grandes revelaciones de la Liga gracias a su gran potencia física, con 186 centímetros de altura y una poderosa zancada que le otorga velocidad en carrera. Aparte de su contundencia, agresividad y rapidez, el defensor también destaca por su trato al balón, teniendo un gran repertorio técnico. Asimismo, su polivalencia también es un gran credencial para Mouriño, pues a pesar de que su posición principal sea la de central, también puede desenvolverse en el lateral derecho.

Así, junto a los ya conocidos Jair, Francés y Lluis López, Fran Escribá tiene a su cuarto central. La calidad de la plantilla sigue aumentando y Escribá tiene durante esta campaña el bendito papelón de alinear a los mejores. Tener un puesto en el once está muy caro esta temporada y en la defensa, con la llegada de Mouriño como cuarto central, tampoco es distinto.