Consultoras y directivos del Inaga niegan incompatibilidades y presiones en proyectos de renovables

Se esperaba la comparecencia de Jesús Lobera, director del Inaga entre 2016 y 2023, pero ha justificado su ausencia por motivos médicos
comision-renovables
photo_camera comision-renovables

Era un día esperado en la Comisión de Investigación de las Renovables en las Cortes de Aragón por la comparecencia de varios responsables del Inaga, entre ellos su exdirector entre 2016 y 2023, aunque finalmente ha excusado su ausencia aludiendo motivos médicos. Por ello, el protagonismo se lo han llevado los responsables de dos consultoras que trabajaron, a su vez, para Forestalia y para el propio Inaga mientras se tramitaban expedientes, negando ambos que existieran incompatibilidades en su labor.

Así lo ha trasladado la directora general de Vea Qualitas, Ángela Laguna, que ha negado que la compañía informara sobre ningún expediente para el que hubiera trabajado anteriormente “ni para Forestalia ni para ningún otro promotor”. “Yo me aseguraba que no hubiéramos trabajado en ese informe que se me trasladaba, preguntando a la persona responsable de este área de negocio. Cuando no tenía duda de la compatibilidad, firmaba el documento, y, en caso contrario, comunicaba que podíamos no ser compatibles. Rechacé algunos trabajos por alguna duda razonable”, ha afirmado, antes de mantener un pequeño rifirrafe con el diputado de Podemos, Andoni Corrales.

Una idea similar ha trasladado el director de la empresa Calidad y Estudios Asesoría, Federico Vicente, que ha explicado que han estado realizando trabajos para el Inaga desde 2005 y que nunca “hemos intervenido como juez y parte” dentro de un mismo expediente. “En ningún caso nos ponemos en contacto con los promotores, ni ellos con nosotros, porque no saben qué consultora está informando sobre el expediente de turno. Los promotores nunca intervienen ni han presionado para que los informes sean acorde a sus intereses”, ha aseverado.

LOS RESPONSABLES DEL INAGA TAMBIÉN NIEGAN PRESIONES

Por otro lado, los responsables del Inaga en la anterior legislatura también han negado haber recibido cualquier tipo de presión para aceptar determinados proyectos. El secretario general técnico hasta 2022, Ángel García, ha justificado la necesidad de recurrir a consultoras por la falta de personal en el instituto, aunque ha mantenido que no recibió llamadas “de ningún tipo”. Además, y ante preguntas de varios partidos, ha aludido su salida en abril de 2022 a una “pérdida de confianza” y a las “reglas de juego”.

Su sucesor como secretario general, Andrés Medina, ha explicado que, a su llegada al puesto, requirió información a los servicios jurídicos del Pignatelli, que le dejaron “meridianamente claro” que no existían incompatibilidades y que los procesos habían sido “impecables”.